OPINIÓN · 15 JUNIO, 2020 04:45

Ojalá que no llueva plástico en el campo

Ver más de

Paulino Betancourt Figueroa | @p_betanco

¿Cómo valoras esta información?

8
QUÉ CHÉVERE
QUÉ INDIGNANTE
2
QUÉ CHIMBO

“Pero estudios como este muestran que las cosas nunca desaparecen realmente”

La contaminación plástica va más allá de ensuciar los océanos del mundo. Según un nuevo estudio, también está en el aire que respiramos, está soplando y cayendo con las gotas de lluvia. Cada año más de mil toneladas métricas de esa amenaza invisible, las partículas microplásticas, esos pequeños fragmentos menores a 5 milímetros, se acumulan en los parques nacionales y áreas silvestres en el oeste norteamericano. Esto equivale a unos 200 millones de botellitas plásticas. El mundo produjo casi 400 millones de toneladas métricas de plástico y la producción no muestra signos de desaceleración. En Venezuela, la producción per cápita de residuos plásticos estimada es de 29 gramos por día.

El nuevo artículo, publicado el jueves en la revista Science, informa que se encontró plástico en partes remotas de los EE.UU. Los investigadores recolectaron muestras en 11 parques nacionales y áreas silvestres. “No hay rincón o agujero en la superficie de la tierra que no tengan microplásticos”, escribe Janice Brahney y coautores del estudio. Hallaron pequeños trozos de plástico en el 98% de las 339 muestras que recolectaron y los mismos representaron el 4% de las partículas de polvo que se analizaron.

Las tomas de muestras se realizaron tanto en condiciones de sequía como durante períodos lluviosos, lo que permitió determinar que las partículas más grandes cayeron junto a la lluvia y nieve, mientras que las más pequeñas aparecieron en condiciones secas. Los investigadores concluyeron que las partículas depositadas en climas húmedos probablemente se originaron relativamente cerca, con los trozos de plástico arrastrados al aire por las tormentas de los centros urbanos, regresando con la lluvia y la nieve. En cambio, sugirieron que las partículas más pequeñas y livianas habían sido transportadas a distancias extremadamente largas en corrientes altas de la atmósfera, convertidas en parte de los ciclos de transporte global de polvo. Los depósitos secos constituyeron más del 75% del plástico que se analizó y probablemente viajan más lejos que las partículas del suelo porque son mucho más livianas.

Si bien es conocida la presencia de plásticos en los vertederos, en los océanos y en ambientes de agua dulce, la investigación sobre partículas en el aire es más reciente. Artículos científicos anteriores realizados en Europa, China y el Ártico, habían descrito la búsqueda de microplásticos en el aire. Esto confirma aún más un escenario infernal: los microplásticos están esparciéndose por todo el mundo. Fluyen hacia los océanos a través de las aguas residuales y contaminan los ecosistemas marinos e incluso son arrastrados fuera del agua durante la evaporación y se transportan a tierra con la brisa marina. Estos son procesos atmosféricos fundamentales y están cayendo en forma de “lluvia plástica”. ¡La nueva lluvia ácida!

La lluvia plástica podría ser un problema más insidioso que la lluvia ácida, que es consecuencia de las emisiones de dióxido de azufre y óxido de nitrógeno. Al implementar depuradores en plantas de energía y convertidores catalíticos en automóviles, en los últimos decenios, los países han reducido el problema de la acidificación. Pero el microplástico ya ha corrompido incluso los entornos más remotos y no hay forma de limpiar el agua, la tierra o el aire de las partículas, el material está absolutamente en todas partes. Lo que hace que el plástico sea tan útil, su resistencia, es lo que también lo convierte en un contaminante alarmante: el plástico nunca desaparece, sino que se rompe en pedazos cada vez más pequeños que se infiltran en los rincones del planeta. Aún peor, se espera que los desechos plásticos anuales aumenten a 460 millones de toneladas para el 2030, según la consultora McKinsey.

¿Qué pasa si «respiramos» plástico?

El fenómeno podría contribuir a la alteración ambiental de las comunidades microbianas y causar un daño ecológico más amplio. Los humanos también podríamos estar en riesgo. La presencia de tantas partículas finas en el aire significa que también lo estamos respirando. Los efectos en la salud por respirar partículas de plástico no se conocen bien, aunque los tamaños de las partículas detectadas son consistentes con aquellas que se acumulan en el tejido pulmonar. La contaminación por partículas, que incluye polvo y hollín, se ha relacionado con ataques cardíacos, derrames cerebrales y enfermedades respiratorias. La Organización Mundial de la Salud estima que la contaminación por partículas pequeñas causó 4,2 millones de muertes prematuras en todo el mundo en el año 2016.

Para la Profesora Stephanie Wright, que estudia el impacto de los microplásticos inhalados en la salud, dijo que “estas concentraciones siguen siendo pequeñas en comparación con otras partículas”, como el negro de humo que se encuentra en el hollín todos los días. Pero, hasta que tengamos una comprensión más sólida de nuestra exposición, es difícil inferir los efectos sobre la salud.

Pero dejando a un lado las muchas incógnitas restantes, esta investigación establece una pieza crítica del rompecabezas con respecto al ciclo de vida microplástico, que se vuelve cada vez más complejo con cada nuevo estudio. Los científicos han estado tratando de descubrir qué sucede con la contaminación plástica del mundo y casi todo parece “desaparecer” en el medio ambiente. Pero estudios como este muestran que las cosas nunca desaparecen realmente.

Otra incógnita es si sería posible eliminar todo el plástico del mundo natural y cuánto tiempo podría llevar eso. Incluso si agitamos una varita mágica y dejamos de usarlo, no está claro cuánto tiempo continuará circulando a través de los sistemas de aguas de nuestros ríos y océanos. Según lo que sabemos sobre el plástico, que se encuentra en las fuentes profundas de agua subterránea y acumulado en los ríos, supongo que siglos.

ESPECIALES · 25 SEPTIEMBRE, 2021

Qué pasa en la frontera sur de Estados Unidos

Texto por Ivan Reyes | @IvanEReyes

ESPECIALES · 4 SEPTIEMBRE, 2021

Salud sexual en Venezuela: guía para jóvenes

Texto por Albany Andara Meza | @AlbanyAndara

ESPECIALES · 1 JULIO, 2021

Venezolanos en el Río Grande

Texto por Luz Mely Reyes | @LuzMelyReyes

ESPECIALES · 29 JUNIO, 2021

#PandemiaEnVenezuela

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 15 MARZO, 2021

#UnAñoDePandemia

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 20 FEBRERO, 2021

Explosión Monagas

Texto por Ronny Rodríguez Rosas | @ronnyrodriguez

ESPECIALES · 4 FEBRERO, 2021

Cáncer en Venezuela

Texto por Mariana Souquett Gil | @nanasouquett

ESPECIALES · 7 NOVIEMBRE, 2020

INVESTIGACIÓN | Finanzas dispersas: el rompecabezas del Gobierno interino

Texto por Equipo de Investigación (*)

ESPECIALES · 5 JULIO, 2020

Civiles que hicieron historia

Texto por Efecto Cocuyo

ESPECIALES · 14 ENERO, 2020

INVESTIGACIÓN | Metro Dirección Colapso

Texto por María Victoria Fermín Kancev | @vickyfermin

ESPECIALES · 17 DICIEMBRE, 2019

INVESTIGACIÓN | 102 toneladas de droga esfumadas en manos del Estado

Texto por Cristina González | @twdecristina

ESPECIALES · 16 DICIEMBRE, 2019

INVESTIGACIÓN | Vargas: Tragedia y olvido

Texto por Efecto Cocuyo

ESPECIALES · 22 OCTUBRE, 2019

INVESTIGACIÓN | Infancia de luto

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 24 ENERO, 2019

Parir y nacer en la Venezuela del hambre

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 24 ENERO, 2019

Misses y santos

Texto por Ana Griffin y Reynaldo Mozo Zambrano

ESPECIALES · 15 JULIO, 2020

INVESTIGACIÓN | Arco Minero del Orinoco: crimen, corrupción y cianuro

Texto por Julett Pineda y Edgar López

ESPECIALES · 30 MAYO, 2019

El amargo cacao venezolano: entre el delito y el asedio oficial

Texto por Vanessa Moreno Losada | @MoreLosada24

OPINIÓN · 1 OCTUBRE, 2022 05:00

La Ruta Verde

La Ruta Verde no es una iniciativa de ecologistas en países ricos tan preocupados en estos tiempos por la crisis ambiental que atraviesa el mundo, no. La Ruta Verde, así con ese nombre tan ecológico, es un conjunto de acciones de mujeres en Venezuela para exigir la despenalización del aborto y la aprobación de una […]

OPINIÓN · 30 SEPTIEMBRE, 2022 05:30

913 sanciones

El pasado 16 de septiembre, el gobierno de Estados Unidos volvió a pronunciarse acerca de Venezuela, esta vez, emitiendo serias amenazas contra Maduro. El subsecretario de Estado de EE UU para el Hemisferio Occidental, Brian Nichols, ante la comisión de Relaciones Exteriores del Senado, comentó: «Nicolás Maduro comete un error grave si piensa que nuestra […]

OPINIÓN · 29 SEPTIEMBRE, 2022 05:30

El acoso escolar, una realidad que no puede esperar

Un año escolar que se inicia es un espacio determinante para fijar los pilares de la convivencia, entre ellos los límites a cualquier tipo de violencia y discriminación. Ser nuevo en el centro educativo, haber sido transferido de otra sección, las condiciones de los uniformes o útiles escolares pueden dar pie a que un estudiante […]

OPINIÓN · 28 SEPTIEMBRE, 2022 05:30

Aborto legal, seguro y gratuito

Nuevamente, hoy 28 septiembre, Día de Acción Global por un aborto legal y seguro, los grupos de mujeres de movimientos feministas en el mundo nos levantamos para exigir a los gobiernos la despenalización y legalización del aborto y la facilitación del acceso al mismo, con el objetivo de reducir las muertes por interrupciones inseguras del […]

OPINIÓN · 28 SEPTIEMBRE, 2022

Ojalá que no llueva plástico en el campo

Texto por Paulino Betancourt Figueroa | @p_betanco

La contaminación plástica va más allá de ensuciar los océanos del mundo. Según un nuevo estudio, también está en el aire que respiramos, está soplando y cayendo con las gotas de lluvia. Cada año más de mil toneladas métricas de esa amenaza invisible, las partículas microplásticas, esos pequeños fragmentos menores a 5 milímetros, se acumulan en los parques nacionales y áreas silvestres en el oeste norteamericano. Esto equivale a unos 200 millones de botellitas plásticas. El mundo produjo casi 400 millones de toneladas métricas de plástico y la producción no muestra signos de desaceleración. En Venezuela, la producción per cápita de residuos plásticos estimada es de 29 gramos por día.

El nuevo artículo, publicado el jueves en la revista Science, informa que se encontró plástico en partes remotas de los EE.UU. Los investigadores recolectaron muestras en 11 parques nacionales y áreas silvestres. “No hay rincón o agujero en la superficie de la tierra que no tengan microplásticos”, escribe Janice Brahney y coautores del estudio. Hallaron pequeños trozos de plástico en el 98% de las 339 muestras que recolectaron y los mismos representaron el 4% de las partículas de polvo que se analizaron.

Las tomas de muestras se realizaron tanto en condiciones de sequía como durante períodos lluviosos, lo que permitió determinar que las partículas más grandes cayeron junto a la lluvia y nieve, mientras que las más pequeñas aparecieron en condiciones secas. Los investigadores concluyeron que las partículas depositadas en climas húmedos probablemente se originaron relativamente cerca, con los trozos de plástico arrastrados al aire por las tormentas de los centros urbanos, regresando con la lluvia y la nieve. En cambio, sugirieron que las partículas más pequeñas y livianas habían sido transportadas a distancias extremadamente largas en corrientes altas de la atmósfera, convertidas en parte de los ciclos de transporte global de polvo. Los depósitos secos constituyeron más del 75% del plástico que se analizó y probablemente viajan más lejos que las partículas del suelo porque son mucho más livianas.

Si bien es conocida la presencia de plásticos en los vertederos, en los océanos y en ambientes de agua dulce, la investigación sobre partículas en el aire es más reciente. Artículos científicos anteriores realizados en Europa, China y el Ártico, habían descrito la búsqueda de microplásticos en el aire. Esto confirma aún más un escenario infernal: los microplásticos están esparciéndose por todo el mundo. Fluyen hacia los océanos a través de las aguas residuales y contaminan los ecosistemas marinos e incluso son arrastrados fuera del agua durante la evaporación y se transportan a tierra con la brisa marina. Estos son procesos atmosféricos fundamentales y están cayendo en forma de “lluvia plástica”. ¡La nueva lluvia ácida!

La lluvia plástica podría ser un problema más insidioso que la lluvia ácida, que es consecuencia de las emisiones de dióxido de azufre y óxido de nitrógeno. Al implementar depuradores en plantas de energía y convertidores catalíticos en automóviles, en los últimos decenios, los países han reducido el problema de la acidificación. Pero el microplástico ya ha corrompido incluso los entornos más remotos y no hay forma de limpiar el agua, la tierra o el aire de las partículas, el material está absolutamente en todas partes. Lo que hace que el plástico sea tan útil, su resistencia, es lo que también lo convierte en un contaminante alarmante: el plástico nunca desaparece, sino que se rompe en pedazos cada vez más pequeños que se infiltran en los rincones del planeta. Aún peor, se espera que los desechos plásticos anuales aumenten a 460 millones de toneladas para el 2030, según la consultora McKinsey.

¿Qué pasa si «respiramos» plástico?

El fenómeno podría contribuir a la alteración ambiental de las comunidades microbianas y causar un daño ecológico más amplio. Los humanos también podríamos estar en riesgo. La presencia de tantas partículas finas en el aire significa que también lo estamos respirando. Los efectos en la salud por respirar partículas de plástico no se conocen bien, aunque los tamaños de las partículas detectadas son consistentes con aquellas que se acumulan en el tejido pulmonar. La contaminación por partículas, que incluye polvo y hollín, se ha relacionado con ataques cardíacos, derrames cerebrales y enfermedades respiratorias. La Organización Mundial de la Salud estima que la contaminación por partículas pequeñas causó 4,2 millones de muertes prematuras en todo el mundo en el año 2016.

Para la Profesora Stephanie Wright, que estudia el impacto de los microplásticos inhalados en la salud, dijo que “estas concentraciones siguen siendo pequeñas en comparación con otras partículas”, como el negro de humo que se encuentra en el hollín todos los días. Pero, hasta que tengamos una comprensión más sólida de nuestra exposición, es difícil inferir los efectos sobre la salud.

Pero dejando a un lado las muchas incógnitas restantes, esta investigación establece una pieza crítica del rompecabezas con respecto al ciclo de vida microplástico, que se vuelve cada vez más complejo con cada nuevo estudio. Los científicos han estado tratando de descubrir qué sucede con la contaminación plástica del mundo y casi todo parece “desaparecer” en el medio ambiente. Pero estudios como este muestran que las cosas nunca desaparecen realmente.

Otra incógnita es si sería posible eliminar todo el plástico del mundo natural y cuánto tiempo podría llevar eso. Incluso si agitamos una varita mágica y dejamos de usarlo, no está claro cuánto tiempo continuará circulando a través de los sistemas de aguas de nuestros ríos y océanos. Según lo que sabemos sobre el plástico, que se encuentra en las fuentes profundas de agua subterránea y acumulado en los ríos, supongo que siglos.

¿Cómo valoras esta información?

8

QUÉ CHÉVERE

QUÉ INDIGNANTE

2

QUÉ CHIMBO

OPINIÓN · 1 OCTUBRE, 2022 05:00

La Ruta Verde

OPINIÓN · 30 SEPTIEMBRE, 2022 05:30

913 sanciones

OPINIÓN · 29 SEPTIEMBRE, 2022 05:30

El acoso escolar, una realidad que no puede esperar