Mujeres migrantes y empleabilidad en pandemia - Efecto Cocuyo

OPINIÓN · 22 JULIO, 2020 04:35

Mujeres migrantes y empleabilidad en pandemia

Ver más de

Susana Reina | @feminismoinc

¿Cómo valoras esta información?

7
QUÉ CHÉVERE
QUÉ INDIGNANTE
1
QUÉ CHIMBO

“Reducir la brecha entre hombres y mujeres lleva a su vez a la reducción de la pobreza”

Ya van aproximadamente 150 días de cuarentena en la mayoría de los países. Medida necesaria, pero al mismo tiempo causante de estragos económicos y sociales producto de la recesión implícita. Uno de sus efectos negativos más extendidos es sin duda la pérdida del empleo.  

Según la Organización Internacional del Trabajo (OIT), la crisis económica y laboral provocada por COVID-19 podría aumentar el desempleo mundial en casi 25 millones de personas, un 15% adicional a la cifra de desempleados registrada por otras razones diferentes a la pandemia. Se prevé además un aumento exponencial del subempleo, ya que las consecuencias económicas del brote del virus se traducen en reducciones de horas de trabajo y salarios, reducción de empresas formales (y de empleos formales) y reducción general de medios de vida para las familias.

En la mayoría de los casos, con o sin crisis sanitaria, la población migrante es reclutada para realizar trabajos precarios sin goce de protección ni apoyo socioeconómico alguno. Muchos profesionales que migran se ven en la necesidad de aceptar trabajos que están por debajo de su calificación para poder subsistir, desperdiciándose talentos importantes para el desarrollo del país de acogida.

Este proceso trae aparejado a nivel personal muchos conflictos emocionales y cognitivos. Además de todo el trabajo de adaptación cultural que deben hacer las personas que migran, muchas veces en ambientes cargados de xenofobia. Es así como la experiencia migratoria exige un despliegue de competencias extraordinarias con las que no siempre se cuenta.

Impacto en las mujeres migrantes

Si esta pandemia se vive en condición de migrante, el riesgo de perder el empleo crece exponencialmente. Si además se es mujer, las probabilidades de mantenerlo o de encontrar uno nuevo disminuyen sensiblemente. En comparación con el 93% de los hombres, sólo el 67% de las mujeres de América Latina y el Caribe participan en la fuerza de trabajo formal y más de 126 millones trabajan en el sector informal.  

OIT alerta sobre la afectación desproporcionada que la pobreza y precariedad laboral tiene sobre las mujeres, ya que los sectores donde se desempeñan usualmente –salud, cuidados, comercio, servicios– son los más afectados. Este organismo ya registraba antes de la emergencia 30 millones de mujeres desempleadas en el sector formal en América Latina.

Por otro lado, destaca OIT, el escenario de interrupción laboral debido a COVID-19 provoca que las mujeres y niñas tengan más probabilidades de perder su fuente de ingresos que sus contrapartes masculinas y menos acceso a los mecanismos de protección social. Al mismo tiempo, sufren más complicaciones para acceder a las opciones de teletrabajo o generar ingresos a través del trabajo fuera de sus hogares.

Fundación Mujeres Migrantes

Inquietas por estas proyecciones, la Fundación Mujeres Migrantes (@mujeresmigrantes) se ha propuesto como uno de sus ejes estratégicos de trabajo, la empleabilidad. Con base de operaciones situada en Santiago de Chile, sus lideresas Pamela Astudillo y Yiniba Castillo, venezolanas residentes en esa ciudad, vienen trabajando desde hace dos años en el acompañamiento a mujeres que han migrado

Al inicio tenían un radio de intervención local, pero gracias a la realización de reuniones virtuales que trajo el confinamiento, se están uniendo migrantes de habla hispana de muchas otras ciudades que logran beneficiarse de las actividades emprendidas por esta fundación. 

Ellas están conscientes de que la migración se vive como una mezcla de muchas emociones volátiles y estados de ánimo que a veces son positivos y otras negativos. Entre el duelo y la esperanza, la tristeza y la ansiedad, la resignación y la ambición, todo es reto y desafío en el migrante. Si ya la situación de base es comprometida, en medio de esta crisis sin fecha de vencimiento, la sensación es peor.

Para abordar este importante tema, la fundación convocó en días pasados a un nutrido grupo de mujeres en situación de migración con quienes me reuní para brindarles herramientas fortalecedoras de sus emociones y transmitirles conocimientos que les ayuden a mantenerse firmes, resilientes y orientadas al logro. Fue un espacio para pensar en estrategias lingüísticas, emocionales y corporales que facilitan el soporte psicológico requerido para no abandonar el sueño de un empleo acorde a sus vocaciones y capacidades, en lugar de hacerlo por necesidad y subsistencia.

No es fácil abordar una situación como esta sin sentirse como una vendedora de espejitos. Lamentablemente todo prevé que en los próximos meses aumentará la desocupación laboral y la brecha de desigualdad ya existente entre hombres y mujeres se ensanchará. Pero aun dentro de este terrible escenario, contar y hacer uso de los propios acervos personales para actuar en la dirección deseada sin que ocurran episodios graves de descontención emocional, es una gran ventaja. 

Aprender a manejar la frustración, confiar en el propio sentido de eficacia, explicar los eventos que nos pasan con optimismo, regular patrones de ansiedad, fortalecer el cuerpo para contar con la energía y salud que se requiere en un momento de tanta incertidumbre y confusión, son destrezas que se aprenden y funcionan. Eso sí está en nuestras manos lograrlo. Gracias a Mujeres Migrantes por tejer las redes que posibilitan este trabajo.

Es necesario proteger el empleo de las mujeres

Según OXFAM, los países que presentan una mayor igualdad de género suelen tener unos mayores niveles de ingresos. Los datos provenientes de muchos países demuestran que reducir la brecha entre hombres y mujeres lleva a su vez a la reducción de la pobreza: “En América Latina, por ejemplo, el aumento del número de mujeres en trabajos remunerados entre 2000 y 2010 fue responsable de cerca del 30% de la reducción de la pobreza en general y de la desigualdad de ingresos”, dicen en su web.

Esto debería ser argumento suficiente para apoyar la tesis de que necesitamos una economía que beneficie tanto a hombres como a mujeres, asignando valor al trabajo de los cuidados, reduciendo la brecha salarial por género e incorporando a más mujeres en la toma de decisiones y formulación de políticas públicas orientadas al desarrollo, al mismo tiempo que se ofrecen servicios de apoyo a las mujeres y madres trabajadoras.

Por ello, las feministas seguiremos insistiendo y pidiendo a los gobiernos, sobre todo los receptores de migrantes, que las medidas económicas que se tomen para enfrentar las crisis estén basadas en datos desagregados por sexo y se enfoquen en promover la reinserción laboral femenina en empleos de calidad, de forma que se asegure su autonomía real en términos más justos y equitativos.

Tenemos una oportunidad única para revisar todo este andamiaje social que excluye a las mujeres de la economía formal y avanzar así en progreso y desarrollo.

***

Las opiniones expresadas en esta sección son de entera responsabilidad de sus autores.

De la misma autora: Miedo al éxito y brecha de género laboral

ESPECIALES · 20 FEBRERO, 2021

Explosión Monagas

Texto por Ronny Rodríguez Rosas | @ronnyrodriguez

ESPECIALES · 7 NOVIEMBRE, 2020

INVESTIGACIÓN | Finanzas dispersas: el rompecabezas del Gobierno interino

Texto por Equipo de Investigación (*)

ESPECIALES · 5 JULIO, 2020

Civiles que hicieron historia

Texto por Efecto Cocuyo

ESPECIALES · 14 ENERO, 2020

INVESTIGACIÓN | Metro Dirección Colapso

Texto por María Victoria Fermín Kancev | @vickyfermin

ESPECIALES · 17 DICIEMBRE, 2019

INVESTIGACIÓN | 102 toneladas de droga esfumadas en manos del Estado

Texto por Cristina González | @twdecristina

ESPECIALES · 16 DICIEMBRE, 2019

INVESTIGACIÓN | Vargas: Tragedia y olvido

Texto por Efecto Cocuyo

ESPECIALES · 22 OCTUBRE, 2019

INVESTIGACIÓN | Infancia de luto

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 24 ENERO, 2019

Parir y nacer en la Venezuela del hambre

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 24 ENERO, 2019

Misses y santos

Texto por Ana Griffin y Reynaldo Mozo Zambrano

ESPECIALES · 15 JULIO, 2020

INVESTIGACIÓN | Arco Minero del Orinoco: crimen, corrupción y cianuro

Texto por Julett Pineda y Edgar López

ESPECIALES · 30 MAYO, 2019

El amargo cacao venezolano: entre el delito y el asedio oficial

Texto por Vanessa Moreno Losada | @MoreLosada24

OPINIÓN · 5 MAYO, 2021 04:16

Ante las denuncias, coherencia

Estoy en no menos de 5 grupos de redes de mujeres de distintos países. Hice una encuesta rápida para saber cuantas habían sido víctimas de insinuaciones, acoso, hostigamiento o abuso sexual en su vida laboral. Las respuestas positivas fueron del 85%; duda un 7% porque no saben si “aquello” fue o no fue; el resto […]

OPINIÓN · 4 MAYO, 2021 04:08

La comunidad: raíz de nuestra identidad

Venezuela se nos presenta hoy como el territorio de, por lo menos, dos países, dos mundos, dos historias y significados. El Estado Comunal sobrevenido en programa impuesto y la comunidad que se ha venido cultivando hace ya más de 500 años de nuestra historia hispanoamericana. La vida, tradición y cultura están de nuestro lado. Del […]

OPINIÓN · 3 MAYO, 2021 04:30

Ya era hora: #MeToo venezolano

Más allá del asombro, la rabia, el dolor y la indignación que da el leer por las redes tantos testimonios de mujeres, hermanas venezolanas, sobre sus experiencias como víctimas (sí, víctimas) de acoso sexual o violación, de la cual fueron objeto, me da alegría feminista el que al fin esto se revele abiertamente. Intentos anteriores […]

OPINIÓN · 3 MAYO, 2021 04:00

El costoso legado ambiental de los pozos abandonados

En todas las ciudades petroleras de Venezuela, el oro negro que nos ha proporcionado riquezas, empleos y movilidad social, también ha dejado un impacto negativo en el ambiente. Después de más de un siglo de agresivas perforaciones, por parte de las compañías de combustibles fósiles -no es difícil de ver- se han producido cambios en […]