OPINIÓN · 28 AGOSTO, 2022 05:32

Las cavilaciones de Nicolás

Ver más de

Piero Trepiccione

¿Cómo valoras esta información?

6
QUÉ CHÉVERE
QUÉ INDIGNANTE
1
QUÉ CHIMBO

Una pregunta que pocos se formulan es ¿en qué piensa Nicolás Maduro? Generalmente, el liderazgo político del país y las agencias de inteligencia en el exterior reaccionan a sus acciones, actúan en respuesta a la dinámica que él y sus acompañantes fijan en la agenda pública y rara vez, profundizan en el análisis para determinar cuáles, en realidad, serían sus próximos pasos.

Pero Nicolás Maduro, aún con la complejidad del entorno que lo obliga a responder demasiado rápido para llevar adelante la gestión pública y política, se nutre de sus cavilaciones que lo obligan a discernir sobre sus momentos políticos. Justo ahora se pregunta en sus reflexiones. ¿Debo ir a la reelección en 2024? Y surgen dos aspectos que lo hacen dudar. El primero de ellos es el apego al poder. A Nicolás le gusta ejercerlo, no cabe dubitación al respecto. Va a cumplir dos periodos presidenciales de seis años cada uno y obviamente, por deseo propio u obligado por las circunstancias quiere seguir al mando. También, como cualquier otro, siente cansancio después de toda una vida dedicada a la política. Quiere reposar, disfrutar los fines de semana como cualquier mortal. Es el deseo oculto de muchos gobernantes en el mundo. Querer “vivir la cotidianidad” sin sobresaltos y casi de incógnito. Pero a él particularmente, esto se le hace muy difícil.

Maduro cavila y dice: ¿si no soy yo, quién? Tarek El Aissami, Wladimir Padrino López, Carmen Meléndez, Diosdado Cabello, Héctor Rodríguez, Rafael Lacava, Jorge o Delcy Rodríguez, María Gabriela Chávez, Cilia Flores, entre algunas otras posibilidades que pasan por su mente. También piensa, ¿seré yo capaz de designar a un sucesor que sea respetado por todas las facciones internas del Psuv? Ante tantas disyuntivas se inclina por mantener el poder y optar por la reelección en 2024, pero esto no está claro aún ni para él ni para su entorno. Es una forma también de mantener el suspenso hasta último momento y desequilibrar a los adversarios.

Las cavilaciones de Nicolás también se toman su tiempo en analizar la geopolítica global y continental. ¿Qué nuevos escenarios me permitirían mejorar mi posición interna gracias al petróleo? ¿Cómo y cuándo negociar con los norteamericanos? ¿Cómo hago para obtener financiamiento internacional sin perder poder interno? ¿Cómo me mantengo tres pasos adelante para sobrevivir políticamente? Y un aspecto demasiado importante, ¿cómo desmonto una narrativa asociada a un modelo económico que no dio resultados pero que está asociado a la figura más relevante de la revolución bolivariana, Hugo Chávez? Nada fáciles las respuestas. Nicolás Maduro incluso intenta hacer resonar sus cavilaciones a través de “terceros”, perfectos ventrílocuos que prueban el terreno de la opinión pública para medir la seguridad de los pasos a emprender. Las redes sociales, en este sentido, son sus grandes aliadas para “dejar colar” tendencias que apuntalen su macro estrategia.

Hoy en día, queramos o no, en Venezuela, todos los caminos conducen a las cavilaciones de Nicolás Maduro. Particularmente en medio de una semana bastante complicada con el tema cambiario en el país. Una semana que ha trastocado de nuevo la economía individual, familiar, emprendedora y estatal con pronósticos verdaderamente reservados. Los peores recuerdos de la escasez de alimentos, la inflación desbordada, la reaparición del “bachaqueo”, entre otros resortes impulsores de la migración, se repiten con mucha frecuencia en las conversaciones de pasillos, calles y panaderías. El país espera que estas cavilaciones abran nuevas posibilidades a una línea de desarrollo estable en un país ya despolarizado y harto de los sobresaltos.

***

Las opiniones expresadas en esta sección son de entera responsabilidad de sus autores.

Del mismo autor: Lula y Bolsonaro a ritmo de samba y geopolítica

ESPECIALES · 25 SEPTIEMBRE, 2021

Qué pasa en la frontera sur de Estados Unidos

Texto por Ivan Reyes | @IvanEReyes

ESPECIALES · 4 SEPTIEMBRE, 2021

Salud sexual en Venezuela: guía para jóvenes

Texto por Albany Andara Meza | @AlbanyAndara

ESPECIALES · 1 JULIO, 2021

Venezolanos en el Río Grande

Texto por Luz Mely Reyes | @LuzMelyReyes

ESPECIALES · 29 JUNIO, 2021

#PandemiaEnVenezuela

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 15 MARZO, 2021

#UnAñoDePandemia

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 20 FEBRERO, 2021

Explosión Monagas

Texto por Ronny Rodríguez Rosas | @ronnyrodriguez

ESPECIALES · 4 FEBRERO, 2021

Cáncer en Venezuela

Texto por Mariana Souquett Gil | @nanasouquett

ESPECIALES · 7 NOVIEMBRE, 2020

INVESTIGACIÓN | Finanzas dispersas: el rompecabezas del Gobierno interino

Texto por Equipo de Investigación (*)

ESPECIALES · 5 JULIO, 2020

Civiles que hicieron historia

Texto por Efecto Cocuyo

ESPECIALES · 14 ENERO, 2020

INVESTIGACIÓN | Metro Dirección Colapso

Texto por María Victoria Fermín Kancev | @vickyfermin

ESPECIALES · 17 DICIEMBRE, 2019

INVESTIGACIÓN | 102 toneladas de droga esfumadas en manos del Estado

Texto por Cristina González | @twdecristina

ESPECIALES · 16 DICIEMBRE, 2019

INVESTIGACIÓN | Vargas: Tragedia y olvido

Texto por Efecto Cocuyo

ESPECIALES · 22 OCTUBRE, 2019

INVESTIGACIÓN | Infancia de luto

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 24 ENERO, 2019

Parir y nacer en la Venezuela del hambre

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 24 ENERO, 2019

Misses y santos

Texto por Ana Griffin y Reynaldo Mozo Zambrano

ESPECIALES · 15 JULIO, 2020

INVESTIGACIÓN | Arco Minero del Orinoco: crimen, corrupción y cianuro

Texto por Julett Pineda y Edgar López

ESPECIALES · 30 MAYO, 2019

El amargo cacao venezolano: entre el delito y el asedio oficial

Texto por Vanessa Moreno Losada | @MoreLosada24

OPINIÓN · 6 DICIEMBRE, 2022 05:30

Aprender a pensar, inferir y actuar

Mientras los procesos de formación universitaria sigan acumulando procesos de enseñanza-aprendizaje en forma de datos inertes, los resultados serán profesionales apáticos. Por consiguiente, profesionales sin mayor observancia de problemas del desarrollo, con actitudes empobrecidas ante las necesidades que crea la complejidad de las realidades. Además, actitudes siempre escurridizas de la atención que requiere el desencuentro […]

OPINIÓN · 5 DICIEMBRE, 2022 05:30

El futuro de la humanidad: ¿una especie biotecnológica?

Todas las especies son transitorias, pueden extinguirse, generar otras nuevas o transformarse con el tiempo debido a las mutaciones y los cambios ambientales. Entonces ¿qué se podría esperar de una especie al evolucionar en la Tierra durante un millón de años? En ese momento, los continentes tendrán un aspecto similar al actual y el Sol […]

OPINIÓN · 4 DICIEMBRE, 2022 05:30

Venezuela en negociación

Una nueva ronda de negociación se ha iniciado en México para abordar la particular situación de Venezuela. Un acuerdo social suscrito por las partes va a permitir reabrir el juego financiero para atender la difícil complejidad social del país. En medio de la desconfianza precedente y las aristas que han envuelto las posiciones en torno […]

OPINIÓN · 3 DICIEMBRE, 2022 05:30

Hay que recordar al VIH-SIDA

Diciembre empieza recordándonos un grave problema de salud: el del VIH-SIDA, una de las pandemias más devastadoras en el último medio siglo. Según datos mundiales de ONUSIDA -el programa de Naciones Unidas para el SIDA-, desde los primeros casos de SIDA, hace casi 40 años, 40 millones de personas han muerto por esta causa y […]

OPINIÓN · 3 DICIEMBRE, 2022

Las cavilaciones de Nicolás

Texto por Piero Trepiccione

Una pregunta que pocos se formulan es ¿en qué piensa Nicolás Maduro? Generalmente, el liderazgo político del país y las agencias de inteligencia en el exterior reaccionan a sus acciones, actúan en respuesta a la dinámica que él y sus acompañantes fijan en la agenda pública y rara vez, profundizan en el análisis para determinar cuáles, en realidad, serían sus próximos pasos.

Pero Nicolás Maduro, aún con la complejidad del entorno que lo obliga a responder demasiado rápido para llevar adelante la gestión pública y política, se nutre de sus cavilaciones que lo obligan a discernir sobre sus momentos políticos. Justo ahora se pregunta en sus reflexiones. ¿Debo ir a la reelección en 2024? Y surgen dos aspectos que lo hacen dudar. El primero de ellos es el apego al poder. A Nicolás le gusta ejercerlo, no cabe dubitación al respecto. Va a cumplir dos periodos presidenciales de seis años cada uno y obviamente, por deseo propio u obligado por las circunstancias quiere seguir al mando. También, como cualquier otro, siente cansancio después de toda una vida dedicada a la política. Quiere reposar, disfrutar los fines de semana como cualquier mortal. Es el deseo oculto de muchos gobernantes en el mundo. Querer “vivir la cotidianidad” sin sobresaltos y casi de incógnito. Pero a él particularmente, esto se le hace muy difícil.

Maduro cavila y dice: ¿si no soy yo, quién? Tarek El Aissami, Wladimir Padrino López, Carmen Meléndez, Diosdado Cabello, Héctor Rodríguez, Rafael Lacava, Jorge o Delcy Rodríguez, María Gabriela Chávez, Cilia Flores, entre algunas otras posibilidades que pasan por su mente. También piensa, ¿seré yo capaz de designar a un sucesor que sea respetado por todas las facciones internas del Psuv? Ante tantas disyuntivas se inclina por mantener el poder y optar por la reelección en 2024, pero esto no está claro aún ni para él ni para su entorno. Es una forma también de mantener el suspenso hasta último momento y desequilibrar a los adversarios.

Las cavilaciones de Nicolás también se toman su tiempo en analizar la geopolítica global y continental. ¿Qué nuevos escenarios me permitirían mejorar mi posición interna gracias al petróleo? ¿Cómo y cuándo negociar con los norteamericanos? ¿Cómo hago para obtener financiamiento internacional sin perder poder interno? ¿Cómo me mantengo tres pasos adelante para sobrevivir políticamente? Y un aspecto demasiado importante, ¿cómo desmonto una narrativa asociada a un modelo económico que no dio resultados pero que está asociado a la figura más relevante de la revolución bolivariana, Hugo Chávez? Nada fáciles las respuestas. Nicolás Maduro incluso intenta hacer resonar sus cavilaciones a través de “terceros”, perfectos ventrílocuos que prueban el terreno de la opinión pública para medir la seguridad de los pasos a emprender. Las redes sociales, en este sentido, son sus grandes aliadas para “dejar colar” tendencias que apuntalen su macro estrategia.

Hoy en día, queramos o no, en Venezuela, todos los caminos conducen a las cavilaciones de Nicolás Maduro. Particularmente en medio de una semana bastante complicada con el tema cambiario en el país. Una semana que ha trastocado de nuevo la economía individual, familiar, emprendedora y estatal con pronósticos verdaderamente reservados. Los peores recuerdos de la escasez de alimentos, la inflación desbordada, la reaparición del “bachaqueo”, entre otros resortes impulsores de la migración, se repiten con mucha frecuencia en las conversaciones de pasillos, calles y panaderías. El país espera que estas cavilaciones abran nuevas posibilidades a una línea de desarrollo estable en un país ya despolarizado y harto de los sobresaltos.

***

Las opiniones expresadas en esta sección son de entera responsabilidad de sus autores.

Del mismo autor: Lula y Bolsonaro a ritmo de samba y geopolítica

¿Cómo valoras esta información?

6

QUÉ CHÉVERE

QUÉ INDIGNANTE

1

QUÉ CHIMBO

OPINIÓN · 6 DICIEMBRE, 2022 05:30

Aprender a pensar, inferir y actuar

OPINIÓN · 5 DICIEMBRE, 2022 05:30

El futuro de la humanidad: ¿una especie biotecnológica?

OPINIÓN · 4 DICIEMBRE, 2022 05:30

Venezuela en negociación