OPINIÓN · 10 OCTUBRE, 2016 00:01

La revolución de los CLAP

Ver más de

Maria Teresa Urreiztieta

¿Cómo valoras esta información?

QUÉ CHÉVERE
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

“Los oprimidos no solamente quieren estar libres del hambre, también quieren estarlo de sus amos…”    Albert Camus Todo vale cuando se trata de la voraz compulsión de mantenerse en el poder. Las historias que escuchamos a diario nos revelan cómo las políticas del miedo, la coacción, la extorsión, la amenaza; la institucionalización de la mentira y la violencia se usan sin miramientos para subyugar a los más necesitados, débiles y desesperanzados de nuestro país. Un ejemplo, entre muchos, lo representa la actual política de alimentación y subsidios que lleva a cabo el gobierno bolivariano a través de los llamados Comités Locales de Abastecimiento y Producción, CLAP. Estos se encargan –entre otras tareas revolucionarias– de distribuir y vender bolsas con comida y otros productos regulados luego de hacer un censo casa por casa en las comunidades. Desde que comenzó esta política, hemos sabido de diversas irregularidades: desvíos, enriquecimiento sospechoso, chantaje por razones electorales y/o partidistas, casos de acaparamiento, bachaqueo, especulación y contrabando, las cuales constituyen una fuente más de corrupción, trato desigual y discriminación, de injusticia y violación de derechos ciudadanos contra las personas que conviven en una comunidad. Voy a narrar como ejemplo, el siguiente caso sucedido en un pueblo de Los Andes en la cola para comprar una bolsa CLAP. –Buenas. ¿Nombre y cédula? –Yo soy FR, cédula número xxxxxxx. –Mmm… a Ud. no le corresponde una bolsa. –¡¿Cómo que no?!  –exclama FR sorprendido–. ¡Busque bien en la lista! A mí me censaron, yo di todos mis datos. –Pues no. A Ud. no le toca la bolsa. –¡Soy recién operado de una rodilla, tengo dos hijas!… –grita FR indignado. –No le toca, ya sabe… por no apoyar a la revolución. Ud. no vota por nosotros, no le toca bolsa. ¡Por escuálido pues! –expresa triunfante el revolucionario. –Pero ¿cómo comemos? Necesitamos la comida… –FR, nervioso, comienza a rogar. –No le toca, no le toca… (vacila el revolucionario),  pero bueno… por tratarse de alguien de la comunidad y está enfermo, pues tome estas dos harinas (rasga una bolsa y saca dos paquetes de harina) y váyase de una vez… es lo que le toca por escuálido. ¿Qué tenemos aquí? Una expresión de los mecanismos perversos que va adoptando la opresión enmarcada dentro de las políticas ultra paternalistas del gobierno, creadoras de más dependencia del pueblo hacia el Estado, basadas en dádivas discrecionales que son aprovechadas para someter, controlar, coaccionar, humillar a aquellos que no apoyan al gobierno, valiéndose de su condición de vulnerabilidad y/o desventaja. Es una política al servicio de intereses de los nuevos caciques que se van erigiendo en las comunidades, lo cual revela una perversa manipulación del poder popular al utilizarlo como instrumento de opresión entre los suyos. Es un proceder indigno, cruel que se repite de mil maneras a lo largo y ancho de la geografía venezolana, denunciado y protestado casi a diario sin que tenga eco en los dirigentes locales, regionales o nacionales. El martes pasado el Presidente de la República instó a los CLAP a participar en la distribución y despacho de medicinas. Imagínense delante de qué situación estamos. Este es un claro ejemplo, sobretodo,  de cómo la violencia de Estado se va gestando, configurando y expresándose en la trama de las relaciones humanas en conflicto, en la conciencia obnubilada del militante, quien se arroga la posibilidad de violar derechos porque se sabe favorecido por un aparato cívico-militar que exige fidelidad con la revolución a través de tareas de coacción, amenazas, persecución, de represión de toda índole para el sometimiento de aquellos venezolanos que no se sumen al proyecto del gobierno. El malestar ante los abusos y las injusticias cometidas, junto a la grave crisis económica se está haciendo insoportable para la mayoría de los venezolanos. Los malestares son una denuncia y una advertencia: en las entrevistas que hemos hecho la gente habla de decepción, rabia, impotencia, frustración, desesperación, miedo, ansiedad, desolación, desamparo, tristeza, dolor. La crisis prolongada, generalizada en casi todas las áreas de la vida del país, nos dice que Venezuela está dirigiéndose peligrosamente hacia una situación de anomia extrema amenazando con truncar miles de proyectos de vida que luchan por sobrevivir y resistir a este estado de cosas. Desde una perspectiva psicopolítica, podemos decir en este momento que estamos en una situación de conmoción emocional existencial producto de la crisis, el sufrimiento prolongado y las incertidumbres, etapa que puede estar precediendo un estado de conmoción social de gran impacto y significación sociopolítica. En este clima de opresión nadie vence, ni avanza ni es libre. Ni el gobierno ni el pueblo, pues unos están reducidos a oprimir para asfixiar y dominar, los otros atenidos a la sobrevivencia y el mal vivir. En esta hora crucial a los venezolanos nos toca asumir nuevas responsabilidades para cambiar esta inaceptable situación, promoviendo y/o asumiendo en todos los espacios en donde incidimos un liderazgo crítico, audaz, superador de la polarización y de la estéril y engañosa diatriba política que logre desenmascarar las lógicas opresoras naturalizadas y contribuir con la transición hacia la recuperación del camino democrático. Foto: RNV      ]]>

ESPECIALES · 25 SEPTIEMBRE, 2021

Qué pasa en la frontera sur de Estados Unidos

Texto por Ivan Reyes | @IvanEReyes

ESPECIALES · 4 SEPTIEMBRE, 2021

Salud sexual en Venezuela: guía para jóvenes

Texto por Albany Andara Meza | @AlbanyAndara

ESPECIALES · 1 JULIO, 2021

Venezolanos en el Río Grande

Texto por Luz Mely Reyes | @LuzMelyReyes

ESPECIALES · 29 JUNIO, 2021

#PandemiaEnVenezuela

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 15 MARZO, 2021

#UnAñoDePandemia

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 20 FEBRERO, 2021

Explosión Monagas

Texto por Ronny Rodríguez Rosas | @ronnyrodriguez

ESPECIALES · 4 FEBRERO, 2021

Cáncer en Venezuela

Texto por Mariana Souquett Gil | @nanasouquett

ESPECIALES · 7 NOVIEMBRE, 2020

INVESTIGACIÓN | Finanzas dispersas: el rompecabezas del Gobierno interino

Texto por Equipo de Investigación (*)

ESPECIALES · 5 JULIO, 2020

Civiles que hicieron historia

Texto por Efecto Cocuyo

ESPECIALES · 14 ENERO, 2020

INVESTIGACIÓN | Metro Dirección Colapso

Texto por María Victoria Fermín Kancev | @vickyfermin

ESPECIALES · 17 DICIEMBRE, 2019

INVESTIGACIÓN | 102 toneladas de droga esfumadas en manos del Estado

Texto por Cristina González | @twdecristina

ESPECIALES · 16 DICIEMBRE, 2019

INVESTIGACIÓN | Vargas: Tragedia y olvido

Texto por Efecto Cocuyo

ESPECIALES · 22 OCTUBRE, 2019

INVESTIGACIÓN | Infancia de luto

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 24 ENERO, 2019

Parir y nacer en la Venezuela del hambre

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 24 ENERO, 2019

Misses y santos

Texto por Ana Griffin y Reynaldo Mozo Zambrano

ESPECIALES · 15 JULIO, 2020

INVESTIGACIÓN | Arco Minero del Orinoco: crimen, corrupción y cianuro

Texto por Julett Pineda y Edgar López

ESPECIALES · 30 MAYO, 2019

El amargo cacao venezolano: entre el delito y el asedio oficial

Texto por Vanessa Moreno Losada | @MoreLosada24

OPINIÓN · 3 OCTUBRE, 2022 05:30

Tratar la miopía con un cambio de aire

Una generación de miopes -de Mr. Magoo– está surgiendo. Una epidemia de miopía, en parte no reconocida, está afectando a los ojos de los niños. Aquellos con miopía pueden ver claramente objetos de cerca, como las palabras escritas en esta página. Pero su visión de lejos se vuelve borrosa y es probable que se necesite […]

OPINIÓN · 2 OCTUBRE, 2022 05:30

¿Por qué están prosperando tanto las autocracias?

El término autocracia se define como un «régimen político en el que una sola persona gobierna sin someterse a ningún tipo de limitación y con la facultad de promulgar y modificar leyes a su voluntad». También como una «forma de gobierno en la cual la voluntad de una sola persona es la suprema ley» es […]

OPINIÓN · 1 OCTUBRE, 2022 05:00

La Ruta Verde

La Ruta Verde no es una iniciativa de ecologistas en países ricos tan preocupados en estos tiempos por la crisis ambiental que atraviesa el mundo, no. La Ruta Verde, así con ese nombre tan ecológico, es un conjunto de acciones de mujeres en Venezuela para exigir la despenalización del aborto y la aprobación de una […]

OPINIÓN · 30 SEPTIEMBRE, 2022 05:30

913 sanciones

El pasado 16 de septiembre, el gobierno de Estados Unidos volvió a pronunciarse acerca de Venezuela, esta vez, emitiendo serias amenazas contra Maduro. El subsecretario de Estado de EE UU para el Hemisferio Occidental, Brian Nichols, ante la comisión de Relaciones Exteriores del Senado, comentó: «Nicolás Maduro comete un error grave si piensa que nuestra […]

OPINIÓN · 30 SEPTIEMBRE, 2022

La revolución de los CLAP

Texto por Maria Teresa Urreiztieta

“Los oprimidos no solamente quieren estar libres del hambre, también quieren estarlo de sus amos…”    Albert Camus Todo vale cuando se trata de la voraz compulsión de mantenerse en el poder. Las historias que escuchamos a diario nos revelan cómo las políticas del miedo, la coacción, la extorsión, la amenaza; la institucionalización de la mentira y la violencia se usan sin miramientos para subyugar a los más necesitados, débiles y desesperanzados de nuestro país. Un ejemplo, entre muchos, lo representa la actual política de alimentación y subsidios que lleva a cabo el gobierno bolivariano a través de los llamados Comités Locales de Abastecimiento y Producción, CLAP. Estos se encargan –entre otras tareas revolucionarias– de distribuir y vender bolsas con comida y otros productos regulados luego de hacer un censo casa por casa en las comunidades. Desde que comenzó esta política, hemos sabido de diversas irregularidades: desvíos, enriquecimiento sospechoso, chantaje por razones electorales y/o partidistas, casos de acaparamiento, bachaqueo, especulación y contrabando, las cuales constituyen una fuente más de corrupción, trato desigual y discriminación, de injusticia y violación de derechos ciudadanos contra las personas que conviven en una comunidad. Voy a narrar como ejemplo, el siguiente caso sucedido en un pueblo de Los Andes en la cola para comprar una bolsa CLAP. –Buenas. ¿Nombre y cédula? –Yo soy FR, cédula número xxxxxxx. –Mmm… a Ud. no le corresponde una bolsa. –¡¿Cómo que no?!  –exclama FR sorprendido–. ¡Busque bien en la lista! A mí me censaron, yo di todos mis datos. –Pues no. A Ud. no le toca la bolsa. –¡Soy recién operado de una rodilla, tengo dos hijas!… –grita FR indignado. –No le toca, ya sabe… por no apoyar a la revolución. Ud. no vota por nosotros, no le toca bolsa. ¡Por escuálido pues! –expresa triunfante el revolucionario. –Pero ¿cómo comemos? Necesitamos la comida… –FR, nervioso, comienza a rogar. –No le toca, no le toca… (vacila el revolucionario),  pero bueno… por tratarse de alguien de la comunidad y está enfermo, pues tome estas dos harinas (rasga una bolsa y saca dos paquetes de harina) y váyase de una vez… es lo que le toca por escuálido. ¿Qué tenemos aquí? Una expresión de los mecanismos perversos que va adoptando la opresión enmarcada dentro de las políticas ultra paternalistas del gobierno, creadoras de más dependencia del pueblo hacia el Estado, basadas en dádivas discrecionales que son aprovechadas para someter, controlar, coaccionar, humillar a aquellos que no apoyan al gobierno, valiéndose de su condición de vulnerabilidad y/o desventaja. Es una política al servicio de intereses de los nuevos caciques que se van erigiendo en las comunidades, lo cual revela una perversa manipulación del poder popular al utilizarlo como instrumento de opresión entre los suyos. Es un proceder indigno, cruel que se repite de mil maneras a lo largo y ancho de la geografía venezolana, denunciado y protestado casi a diario sin que tenga eco en los dirigentes locales, regionales o nacionales. El martes pasado el Presidente de la República instó a los CLAP a participar en la distribución y despacho de medicinas. Imagínense delante de qué situación estamos. Este es un claro ejemplo, sobretodo,  de cómo la violencia de Estado se va gestando, configurando y expresándose en la trama de las relaciones humanas en conflicto, en la conciencia obnubilada del militante, quien se arroga la posibilidad de violar derechos porque se sabe favorecido por un aparato cívico-militar que exige fidelidad con la revolución a través de tareas de coacción, amenazas, persecución, de represión de toda índole para el sometimiento de aquellos venezolanos que no se sumen al proyecto del gobierno. El malestar ante los abusos y las injusticias cometidas, junto a la grave crisis económica se está haciendo insoportable para la mayoría de los venezolanos. Los malestares son una denuncia y una advertencia: en las entrevistas que hemos hecho la gente habla de decepción, rabia, impotencia, frustración, desesperación, miedo, ansiedad, desolación, desamparo, tristeza, dolor. La crisis prolongada, generalizada en casi todas las áreas de la vida del país, nos dice que Venezuela está dirigiéndose peligrosamente hacia una situación de anomia extrema amenazando con truncar miles de proyectos de vida que luchan por sobrevivir y resistir a este estado de cosas. Desde una perspectiva psicopolítica, podemos decir en este momento que estamos en una situación de conmoción emocional existencial producto de la crisis, el sufrimiento prolongado y las incertidumbres, etapa que puede estar precediendo un estado de conmoción social de gran impacto y significación sociopolítica. En este clima de opresión nadie vence, ni avanza ni es libre. Ni el gobierno ni el pueblo, pues unos están reducidos a oprimir para asfixiar y dominar, los otros atenidos a la sobrevivencia y el mal vivir. En esta hora crucial a los venezolanos nos toca asumir nuevas responsabilidades para cambiar esta inaceptable situación, promoviendo y/o asumiendo en todos los espacios en donde incidimos un liderazgo crítico, audaz, superador de la polarización y de la estéril y engañosa diatriba política que logre desenmascarar las lógicas opresoras naturalizadas y contribuir con la transición hacia la recuperación del camino democrático. Foto: RNV      ]]>

¿Cómo valoras esta información?

QUÉ CHÉVERE

QUÉ INDIGNANTE

QUÉ CHIMBO

OPINIÓN · 3 OCTUBRE, 2022 05:30

Tratar la miopía con un cambio de aire

OPINIÓN · 2 OCTUBRE, 2022 05:30

¿Por qué están prosperando tanto las autocracias?

OPINIÓN · 1 OCTUBRE, 2022 05:00

La Ruta Verde