Habrá desenlace, pero en unidad - Efecto Cocuyo

OPINIÓN · 28 DICIEMBRE, 2018 04:14

Habrá desenlace, pero en unidad

Ver más de

Oscar Morales Rodríguez

¿Cómo valoras esta información?

QUÉ CHÉVERE
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

Por todas las circunstancias que conocemos, hoy el ciudadano le cuesta mucho alzar la vista para intentar ver un poquito más allá del tiempo presente, y si hoy alguien le dice que habrá un desenlace y estas son las últimas Navidades del presidente Maduro, muchos le contestarían: “Deja la burla”. Y los más optimistas expresarían un simple: Ay, ojalá”.

Estamos en presencia de una sociedad extenuada, donde el Estado no garantiza ni su existencia misma. El único cambio en el que cree el país, es el del precio de cualquier producto al final de la tarde. Y todas las proyecciones nos informan que el próximo año se acelerarán aún más los precios, de tal manera que, en un mediodía tendremos la inflación que Colombia o Chile tienen en un año.

Siguiendo con los reportes que nos acercan los organismos internacionales, nos encontramos que los cubanos y los haitianos perciben un mayor ingreso salarial que nosotros, dado que nuestro salario mínimo es muchísimo menos que un dólar diario. Y por si fuera poco, las cifras nos señalan que al terminar el próximo año lo único que exportaremos serán venezolanos.

Sin embargo, no todo es lamento fúnebre.  Hoy se notan muchos esfuerzos por agrupar a especialistas de distintas materias para proponer planes, proyectos y programas que nos saque del pantano cuando se materialice un cambio de administración. Entre tanta dispersión de fuerzas opositoras, al menos los equipos técnicos que los rodean sí existen muchos puntos comunes para reconducir al país, bajo ideas consensuadas y perspectivas de largo alcance. Y para este propósito a nadie se puede excluir, a todos debemos escuchar.

Indudablemente, firmamos el peor año económico que la historia contemporánea ha registrado. Y si permanecen todas las condiciones que se sufren hoy, no es difícil predecir que todas las señales apocalípticas nos acompañarán el próximo año.

Un desenlace inesperado

Pese a todo, la experiencia histórica nos dice que ningún país ha soportado una depresión económica y una hiperinflación por tanto tiempo, debido a que siempre los responsables cambian o los cambian. Es tan asfixiante e inhumana la vida diaria que termina rebelándose la población de cualquier manera. Nadie sabe cómo será el desenlace de este drama humanitario, pero sí habrá fin, y los culpables lo saben. Por esta razón, buscan la forma de ganar tiempo e intentar con algunos gestos transmitir un  poquito de seguridad y dominio, pero se les nota la inestabilidad e ingobernabilidad por todos los costados.

El país se les fue de las manos, ya no pueden ocultar sus desmanes y están registrados todos sus abusos. Solamente estamos a la espera de una oposición coordinada, cohesionada y tercamente unida para ver la luz de esta larga noche.

* * *

Las opiniones expresadas en esta sección son de entera responsabilidad de sus autores

ESPECIALES · 12 MAYO, 2019

Madres coraje de Venezuela

Texto por Julett Pineda

ESPECIALES · 24 ENERO, 2019

Parir y nacer en la Venezuela del hambre

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 24 JULIO, 2017

Caracas 450

ESPECIALES · 24 ENERO, 2019

Misses y santos

Texto por Ana Griffin y Reynaldo Mozo Zambrano

OPINIÓN · 22 SEPTIEMBRE, 2019 01:13

¿Creará China un imperio?

Hasta ahora la diplomacia China ha sido extremadamente cautelosa e interrelacionada con otros actores globales.

OPINIÓN · 21 SEPTIEMBRE, 2019 05:31

Preocupaciones de la gente

La mayoría de la gente del país está clamando por soluciones concretas que respondan a sus necesidades.

OPINIÓN · 20 SEPTIEMBRE, 2019 05:46

ONU: Misión de Determinación de Hechos

Más de 100 organizaciones han solicitado al Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas crear una Comisión de Investigación para Venezuela

OPINIÓN · 20 SEPTIEMBRE, 2019 04:44

La verdadera negociación, tarde o temprano

Otra vez los votantes opositores están confundidos porque no saben a quién escuchar.