OPINIÓN · 3 ABRIL, 2017 13:48

“El Madurazo”

Ver más de

Javier Antonio Vivas Santana | @jvivassantana

¿Cómo valoras esta información?

QUÉ CHÉVERE
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

Las sentencias 155 y 156 emanadas por parte del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) en las cuales no sólo suprime las funciones de la Asamblea Nacional sino que además la sustituye como órgano legislador en nuestro país, sin contar con las facultades de emperador que otorga al presidente de la República, son una clara evidencia, y prueba fehaciente sobre la ruptura del orden constitucional. Hoy, Venezuela vive una neodictadura o neototalitarismo.

El madurismo a través del TSJ y con la anuencia del Consejo Nacional Electoral (CNE) ha dado un zarpazo sobre los cauces institucionales. Todos han pisoteado el Derecho al Voto, al mantener un contubernio político que «suspende» indefinidamente las consultas populares, tal y como ocurrió con las elecciones para gobernadores, vencidas desde diciembre de 2016, y cuyo horizonte electoral, ni siquiera aparece marcado por un cronograma cuando finaliza el primer trimestre de 2017.

O sea, también es evidente que tanto el TSJ como el CNE quienes deberían ser garantes en la estabilidad democrática, juegan a la posibilidad de acciones sobrevenidas que pudieran «justificar» un «estado de conmoción», y de esta manera, tener excusas incluso para evitar las elecciones presidenciales que de hecho y naturaleza político-jurídico deberían realizarse en 2018, pero que es casi seguro, serían diferidas para 2019, o más allá, tomando en cuenta que siempre habrá un leitmotiv que tendrá el madurismo para no cumplir con lo establecido en la Constitución, hasta que consideren que hayan podido recuperar el apoyo popular que perdieron, por culpa de ellos mismos, y cuyas nefastas políticas públicas, han empobrecido a la nación como un todo, y hundido a su élite gubernamental en la bazofia de la inmoralidad y los tioles de la corrupción.

En este momento, no sólo estamos hablando de una simple pugna entre poderes ¡No! Quienes integran la cúpula del TSJ han convertido las letras de nuestra Carta Magna es simples palabras nugatorias. El espíritu del constituyente, basado en el poder originario del pueblo, fue impregnado por sentencias seudo-jurídicas, derivadas de órdenes políticas. Y esas «sentencias» están contaminadas de anomia, cuya orientación está dirigida hacia una sima cada vez más profunda, es decir, estamos muy distantes de la cima de la sociedad en sus ámbitos axiológicos y de bienestar colectivo.

Si los venezolanos no logramos revertir con protestas sociales y manifestaciones amparadas en lo poco que aún nos queda de «constitucionalidad», estaremos ante una situación de facto que nos colocaría en una situación hegemónica del poder en contra de la ciudadanía. Verbigracia, en lo sucesivo, Maduro y su cúpula podrían controlar nuestras vidas en todos los espacios societarios tanto públicos como privados. Terminar por arrebatarnos los portales o medios de comunicación en los cuales todavía podemos expresarnos con relativa autonomía de pensamiento, y peor, encarcelarnos, como ha venido ocurriendo con varios venezolanos, por nuestra forma de pensar o negación a la sumisión ideológica o reclamos de nuestros derechos como ciudadanos ¡Una perversión!

Las recientes sentencias del TSJ sólo pueden catalogadas como «El Madurazo» porque son la síntesis de la letrina de un gobierno que sólo ha causado dolor, sufrimiento y hambre al pueblo de Bolívar. El chavismo así como los grupos sensatos de oposición rechazamos esta podredumbre política. Es hora de informarle a Maduro y sus zascandiles «jurídicos» que aunque intenten por la vía de las imposiciones y del terror, callarnos como pueblo, en cualquier instante de la historia deberán rendir cuentas a la verdadera justicia. A propósito de ser ciego. Quien tenga ojos que vea.

ESPECIALES · 25 SEPTIEMBRE, 2021

Qué pasa en la frontera sur de Estados Unidos

Texto por Ivan Reyes | @IvanEReyes

ESPECIALES · 4 SEPTIEMBRE, 2021

Salud sexual en Venezuela: guía para jóvenes

Texto por Albany Andara Meza | @AlbanyAndara

ESPECIALES · 28 AGOSTO, 2019

Informe Bachelet

Texto por Julett Pineda Sleinan | @JulePineda

ESPECIALES · 29 JUNIO, 2021

#PandemiaEnVenezuela

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 15 MARZO, 2021

#UnAñoDePandemia

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 20 FEBRERO, 2021

Explosión Monagas

Texto por Ronny Rodríguez Rosas | @ronnyrodriguez

ESPECIALES · 4 FEBRERO, 2021

Cáncer en Venezuela

Texto por Mariana Souquett Gil | @nanasouquett

ESPECIALES · 7 NOVIEMBRE, 2020

INVESTIGACIÓN | Finanzas dispersas: el rompecabezas del Gobierno interino

Texto por Equipo de Investigación (*)

ESPECIALES · 5 JULIO, 2020

Civiles que hicieron historia

Texto por Efecto Cocuyo

ESPECIALES · 14 ENERO, 2020

INVESTIGACIÓN | Metro Dirección Colapso

Texto por María Victoria Fermín Kancev | @vickyfermin

ESPECIALES · 17 DICIEMBRE, 2019

INVESTIGACIÓN | 102 toneladas de droga esfumadas en manos del Estado

Texto por Cristina González | @twdecristina

ESPECIALES · 16 DICIEMBRE, 2019

INVESTIGACIÓN | Vargas: Tragedia y olvido

Texto por Efecto Cocuyo

ESPECIALES · 22 OCTUBRE, 2019

INVESTIGACIÓN | Infancia de luto

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 24 ENERO, 2019

Parir y nacer en la Venezuela del hambre

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 24 ENERO, 2019

Misses y santos

Texto por Ana Griffin y Reynaldo Mozo Zambrano

ESPECIALES · 15 JULIO, 2020

INVESTIGACIÓN | Arco Minero del Orinoco: crimen, corrupción y cianuro

Texto por Julett Pineda y Edgar López

ESPECIALES · 30 MAYO, 2019

El amargo cacao venezolano: entre el delito y el asedio oficial

Texto por Vanessa Moreno Losada | @MoreLosada24

ESPECIALES · 1 JULIO, 2021

Venezolanos en el Río Grande

Texto por Luz Mely Reyes | @LuzMelyReyes

OPINIÓN · 27 ENERO, 2023 05:35

Una estrategia económica para Venezuela

El fin de semana pasado, tuvimos la oportunidad de ver una puesta en escena en el teatro de la Torre BOD. La Monstrua, una magistral obra del recientemente fallecido autor uruguayo, Ariel Mastandrea, fue representada por la entrañable primera actriz, Gledys Ibarra, acompañada de un grupo muy joven de directores, productores, escenógrafos y vestuaristas venezolanos. […]

OPINIÓN · 27 ENERO, 2023 05:30

Las ONGs: su delito es existir

Nos encontramos nuevamente por este medio, luego de una larga pausa. Lamento mucho que el tema que hoy estamos obligados a tratar sea el de la criminalización de la libertad, materializada en el menoscabo de la justicia y la libre asociación. Tenemos prohibida la convivencia y la sociabilidad. Los tiempos de oscuridad, descritos ampliamente por […]

OPINIÓN · 26 ENERO, 2023 05:35

Educar para la paz y la no violencia

Comienza un nuevo año con la violencia como protagonista en una guerra que se sigue extendiendo en Ucrania; en la agresión a docentes y jubilados en las calles; en las series más vistos en todas las plataformas; en los videojuegos de mayor aceptación; en la información más viral en las redes sociales. Los centros educativos […]

OPINIÓN · 25 ENERO, 2023 05:50

Política de la confrontación

Hay un modo de hacer política que, al final del camino, solo trae como resultado la profundización de los males que se pretendían corregir. Es un camino que generalmente utilizan las fuerzas políticas extremas para golpear con saña, maximizar el descontento y, además, no ofrecer una agenda constructiva para desplazar a la casta gobernante de […]

OPINIÓN · 25 ENERO, 2023

“El Madurazo”

Texto por Javier Antonio Vivas Santana | @jvivassantana

Las sentencias 155 y 156 emanadas por parte del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) en las cuales no sólo suprime las funciones de la Asamblea Nacional sino que además la sustituye como órgano legislador en nuestro país, sin contar con las facultades de emperador que otorga al presidente de la República, son una clara evidencia, y prueba fehaciente sobre la ruptura del orden constitucional. Hoy, Venezuela vive una neodictadura o neototalitarismo.

El madurismo a través del TSJ y con la anuencia del Consejo Nacional Electoral (CNE) ha dado un zarpazo sobre los cauces institucionales. Todos han pisoteado el Derecho al Voto, al mantener un contubernio político que «suspende» indefinidamente las consultas populares, tal y como ocurrió con las elecciones para gobernadores, vencidas desde diciembre de 2016, y cuyo horizonte electoral, ni siquiera aparece marcado por un cronograma cuando finaliza el primer trimestre de 2017.

O sea, también es evidente que tanto el TSJ como el CNE quienes deberían ser garantes en la estabilidad democrática, juegan a la posibilidad de acciones sobrevenidas que pudieran «justificar» un «estado de conmoción», y de esta manera, tener excusas incluso para evitar las elecciones presidenciales que de hecho y naturaleza político-jurídico deberían realizarse en 2018, pero que es casi seguro, serían diferidas para 2019, o más allá, tomando en cuenta que siempre habrá un leitmotiv que tendrá el madurismo para no cumplir con lo establecido en la Constitución, hasta que consideren que hayan podido recuperar el apoyo popular que perdieron, por culpa de ellos mismos, y cuyas nefastas políticas públicas, han empobrecido a la nación como un todo, y hundido a su élite gubernamental en la bazofia de la inmoralidad y los tioles de la corrupción.

En este momento, no sólo estamos hablando de una simple pugna entre poderes ¡No! Quienes integran la cúpula del TSJ han convertido las letras de nuestra Carta Magna es simples palabras nugatorias. El espíritu del constituyente, basado en el poder originario del pueblo, fue impregnado por sentencias seudo-jurídicas, derivadas de órdenes políticas. Y esas «sentencias» están contaminadas de anomia, cuya orientación está dirigida hacia una sima cada vez más profunda, es decir, estamos muy distantes de la cima de la sociedad en sus ámbitos axiológicos y de bienestar colectivo.

Si los venezolanos no logramos revertir con protestas sociales y manifestaciones amparadas en lo poco que aún nos queda de «constitucionalidad», estaremos ante una situación de facto que nos colocaría en una situación hegemónica del poder en contra de la ciudadanía. Verbigracia, en lo sucesivo, Maduro y su cúpula podrían controlar nuestras vidas en todos los espacios societarios tanto públicos como privados. Terminar por arrebatarnos los portales o medios de comunicación en los cuales todavía podemos expresarnos con relativa autonomía de pensamiento, y peor, encarcelarnos, como ha venido ocurriendo con varios venezolanos, por nuestra forma de pensar o negación a la sumisión ideológica o reclamos de nuestros derechos como ciudadanos ¡Una perversión!

Las recientes sentencias del TSJ sólo pueden catalogadas como «El Madurazo» porque son la síntesis de la letrina de un gobierno que sólo ha causado dolor, sufrimiento y hambre al pueblo de Bolívar. El chavismo así como los grupos sensatos de oposición rechazamos esta podredumbre política. Es hora de informarle a Maduro y sus zascandiles «jurídicos» que aunque intenten por la vía de las imposiciones y del terror, callarnos como pueblo, en cualquier instante de la historia deberán rendir cuentas a la verdadera justicia. A propósito de ser ciego. Quien tenga ojos que vea.

¿Cómo valoras esta información?

QUÉ CHÉVERE

QUÉ INDIGNANTE

QUÉ CHIMBO

OPINIÓN · 27 ENERO, 2023 05:35

Una estrategia económica para Venezuela

OPINIÓN · 27 ENERO, 2023 05:30

Las ONGs: su delito es existir

OPINIÓN · 26 ENERO, 2023 05:35

Educar para la paz y la no violencia