Discurso, poder y género - Efecto Cocuyo

OPINIÓN · 5 AGOSTO, 2020 04:35

Discurso, poder y género

Ver más de

Susana Reina | @feminismoinc

¿Cómo valoras esta información?

5
QUÉ CHÉVERE
2
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

“Las palabras crean realidades, nos modifican y modifican a otros”

En ocasiones observo foros donde los panelistas hombres hablan y la reacción de algunas mujeres pareciera ir más allá de la simple afinidad racional por el argumento planteado. Hace poco vi en un webinar a una moderadora anticipar a dos panelistas femeninas el fin de su tiempo de exposición 5 minutos antes, quizá como un gesto previamente acordado. Luego, al siguiente expositor, un varón, le dejó consumir 14 minutos extra sin interrumpirle y después expresarle, como primer mensaje, su total admiración por lo expuesto.

En otro foro al que asistí, un expositor anunció con tono bastante condescendiente que los cambios feministas habrían de llegar, quizá no al ritmo que esperábamos, pero que este no era el momento para nuestra agenda. Más adelante en la misma jornada, una expositora aclaró por qué creía ella que parte de lo dicho por él no era razonable y este señor interrumpió esa intervención para imponer nuevamente su punto, sin que la panelista interrumpida hiciera defensa de su uso de palabra. Esto me lleva a pensar que las mujeres estamos entrenadas para escuchar y reaccionar al liderazgo masculino de manera diferente al liderazgo femenino.

Las feministas sabemos que una de las herramientas para provocar el cambio social al que aspiramos, aquel que permita a todas las mujeres del mundo desenvolverse sin las ataduras y limitaciones impuestas por el patriarcado y sus roles preconcebidos en términos de género, pasa por el lenguaje y por su uso extendido más allá del ámbito privado. Espacio donde resulta más habitual escuchar la voz de las mujeres, aunque también sabemos que el mundo está lleno de hogares en los que sus voces están extraordinariamente restringidas.

Ya sabemos que lenguaje es poder

Nuestra configuración como especie social tuvo en el lenguaje una de sus herramientas biológicas fundamentales. Somos seres sociales que configuran y modulan sus sensaciones y su apreciación del mundo a través del lenguaje. Además, llevamos esta socialización con el lenguaje más allá de lo apreciativo y nos adentramos hacia la representación simbólica en torno a asuntos de muy difícil precisión en el ámbito sensorial: con lenguaje intentamos expresar lo que imaginamos.

Nuestro sistema nervioso central se reconfigura a partir del lenguaje. Nuestra manera de sentir lo que nos sucede; es decir, la emocionalidad y la conexión de todo nuestro cuerpo con las emociones y con nuestro lenguaje constituye una triada potente para la maquinaria social que constituimos y alimentamos las personas.

En coaching ontológico decimos, además, que el lenguaje no es inocente. Las palabras crean realidades, nos modifican y modifican a otros. De este modo se abren innumerables potencialidades (positivas y negativas) a partir del lenguaje. Gracias a la triada lenguaje, cuerpo y emoción, sabemos que muchas de estas potencialidades no necesariamente se activan solo desde la palabra. Al mover el cuerpo también cambiamos, cambia lo que sentimos y lo que decimos. Al engancharnos con una emoción diferente a la que estamos sintiendo, es probable que nuestro cuerpo reaccione a dicha emoción y también que nuestra voz y las palabras que nos llegan sean también diferentes a las que surgirían sin esta nueva emocionalidad.

Una de las realidades que constituimos en sociedad supone ejercicios de poder y estructuras de poder a partir de estos ejercicios. Así, por ejemplo, los adultos utilizan las palabras para hacer llegar su experiencia de vida a los más jóvenes e inexpertos. Semejante experiencia es percibida como ventaja, genera cambios en el grupo social y fortalece la relación entre experiencia y poder. Mezclado con liderazgo puede constituir auténticos anclajes sociales y culturales con implicaciones de gran arraigo espacial y temporal.

Diferencias biológicas y culturales

He pensado en esta conexión histórico-biológica entre el ejercicio de la autoridad y el poder que el mundo masculino ha ejercido sobre el femenino, lo cual lleva a múltiples situaciones que cada vez resultan más evidentes y chocantes gracias a la denuncia feminista: el hombre explica, interrumpe la palabra de la mujer para “aclararle”, “corregirle”, “ayudarle”; y la mujer siente, muchas veces, que esto es normal.

Algunos han llegado a pensar que este paciente ejercicio de tolerancia femenina sobre las formas avasallantes de intervención dialógica masculina forman parte de una suerte de empoderamiento basado en cualidades que aparentemente nos hacen a nosotras más “cooperativas”, “diplomáticas”, “pacientes” y de ahí, poca distancia hacia “gráciles” o “delicadas”, “lo más bello que existe en la Tierra”, eso y pendejadas micromachistas por el estilo.

Creo que la correspondencia entre lenguaje y poder masculino podría tener amplio arraigo biológico. Me refiero a que, por ejemplo, es probable que el macho humano utilizara más habitualmente el diálogo como medio de conquista sexual (comportamiento de cortejo sexo diferenciado) y desde esa habilidad persuasiva entrenada, mezclada con su capacidad para ejercer la violencia, también fuera habitual la ampliación de su liderazgo.

Quizá, usando sus contrapoderes, la hembra conquista más en términos visuales y por ello las formas diferenciadas del cuerpo femenino, tan llamativas para el mundo del mercadeo que abusa de la sexualización visual del mensaje, con graves implicaciones sobre las múltiples formas de prostitución.

Más allá de la apropiación de la palabra

Estoy convencida de que, si queremos trastocar los sistemas que perpetúan estructuras injustas de poder y promover más autoridad e influencia para las mujeres en todos los ámbitos de la vida, especialmente en aquellos en los que se decide lo común y lo público, es imprescindible que nos apropiemos de la palabra y que le demos a esta adquisición nuestro propio carácter, nuestro ritmo, nuestra personalidad.

Tal vez esto no sea suficiente. Quizá sea necesario que el aporte solidario masculino incluya, de una vez por todas, ensayar mucho más la autocorrección y la escucha. Urgen ejercicios de desempoderamiento también.

***

Las opiniones expresadas en esta sección son de entera responsabilidad de sus autores.

De la misma autora: Flor Isava, una feminista

ESPECIALES · 5 JULIO, 2020

Civiles que hicieron historia

Texto por Efecto Cocuyo

ESPECIALES · 14 ENERO, 2020

Metro Dirección Colapso

Texto por María Victoria Fermín Kancev | @vickyfermin

ESPECIALES · 17 DICIEMBRE, 2019

102 toneladas de droga esfumadas en manos del Estado

Texto por Cristina González | @twdecristina

ESPECIALES · 16 DICIEMBRE, 2019

Vargas: Tragedia y olvido

Texto por Efecto Cocuyo

ESPECIALES · 22 OCTUBRE, 2019

Infancia de luto

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 24 ENERO, 2019

Parir y nacer en la Venezuela del hambre

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 24 ENERO, 2019

Misses y santos

Texto por Ana Griffin y Reynaldo Mozo Zambrano

ESPECIALES · 15 JULIO, 2020

Arco Minero del Orinoco: crimen, corrupción y cianuro

Texto por Julett Pineda y Edgar López

ESPECIALES · 30 MAYO, 2019

El amargo cacao venezolano: entre el delito y el asedio oficial

Texto por Vanessa Moreno Losada | @MoreLosada24

OPINIÓN · 24 SEPTIEMBRE, 2020 04:35

El dolor de los niños no prescribe

La flagrante violación a los derechos humanos fue constatada por el informe que recientemente presentó la Misión Internacional de expertos de las Naciones Unidas. Desde Cecodap alertamos que los niños viven en carne propia los delitos de lesa humanidad allí denunciados. La misión de la ONU pudo revisar la actuación de las llamadas Operaciones de […]

OPINIÓN · 23 SEPTIEMBRE, 2020 04:51

Ruth Bader Ginsburg: justicia feminista

Nunca serán suficientes las palabras de homenaje que merece una mujer como la jueza Ruth Bader Ginsburg, recién fallecida a sus 87 años. Un ícono de superación, de valentía, de resistencia y lucha por la causa feminista desde la más alta posición de justicia en uno de los países más poderosos y machistas del mundo. […]

OPINIÓN · 22 SEPTIEMBRE, 2020 04:35

El “zamureo” de la política

Hay realidades que parecieran no tener explicación. Son realidades turbias. Son realidades que se prestan al juego de la política. Pero de la política cuyo ejercicio es simplemente disimulo. Disimulo para justificar la apariencia que mejor convenga al momento. Así como a los intereses de quienes se aprovechan de las circunstancias situadas en el contexto […]

OPINIÓN · 21 SEPTIEMBRE, 2020 04:45

Venus, ¿el vivo “lucero” de la mañana?

Venus, la estrella vespertina, uno de los objetos más brillantes y bellos del cielo nocturno, es casi un gemelo de la Tierra en tamaño y masa, pero es radicalmente diferente en casi todos los demás aspectos. La temperatura de su superficie promedia los 470 ºC, lo suficientemente caliente como para derretir el plomo. Su atmósfera […]