OPINIÓN · 12 ENERO, 2023 05:35

(Des)Orden mundial 2023

Ver más de

Oscar Doval

¿Cómo valoras esta información?

1
QUÉ CHÉVERE
2
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

El 3 de enero, Ian Bremmer columnista de la revista Time publicó un interesante artículo sobre los inminentes riesgos mundiales, determinantes del orden mundial en 2023.

Rusia, China, Irán y también los gringos

Bremmer califica a Rusia como un Estado delincuente, que ante la cronicidad del conflicto con Ucrania y el acorralamiento de la OTAN, así como sus propias presiones internas, bien podría emerger como una amenaza alimentaria, energética y de ciberseguridad para el mundo occidental. Escasez y mayor encarecimiento de energía y alimentos, además de ciberataques por parte de Rusia, predice el columnista de Time para este año.

Sin desconocer las barbaries de la guerra asimétrica entre Rusia y Ucrania, la irreductible y peligrosa megalomanía de Putin y una aterrorizante amenaza nuclear, nos parece una calamidad la injerencia de la OTAN en conflictos regionales. La presencia de la OTAN -de los gringos, para ser más claros-, lejos de conducir a una solución rápida, entorpece posibles salidas y arreglos más expeditos que puedan evitar muertes y sufrimiento en las zonas afectadas.

Buena muestra de lo señalado tiene correlato histórico reciente en las intervenciones militares que hicieran los americanos en Libia, Irak, Siria y Afganistán, todas movidas por el supuesto de salvar a los más débiles de la opresión de lideres arbitrarios y criminales, pero que, como contraprestación han hundido esos países en mayor miseria y sufrimiento, sin cambios políticos ni sociales o perspectivas de mejoras futuras.

Otro aspecto que desarrolla Bremmer en su artículo, es el riesgo derivado de la ralea totalitaria y nacionalista del presidente chino, Xi Jinping. Coincidimos con el articulista, en que China viene desplegando una clara actitud de desafío a Occidente desde el punto de vista político y económico, además de una incomprensible regresión a principios maoístas que parecían extintos.

Podemos sumar a lo anterior, que Xi Jinping ha hecho repetidas promesas de unificación nacional, lo que en términos fácticos se refiere a la adhesión de Taiwán, por las buenas o por las malas. Mientras los gringos y la OTAN se preparan para una probable invasión de China a Taiwán, los chinos amenazan –no en balde- con su potencial bélico, el más grande del mundo.

Tanto el arbitrario manejo del covid que ha hecho y sigue haciendo China, así como cualquier conflicto bélico en el continente asiático, expondría a Occidente a serios riesgos económicos y sociales, dada la dependencia que tenemos de productos terminados y semiterminados procedentes de la región.

Riesgo geopolítico inminente son las protestas crecientes en el mundo islámico, en las que Irán cobra particular importancia. El régimen teocrático de Irán no cederá ante las solicitudes occidentales de una mayor laxitud respecto a las restricciones sociales y políticas que impone su gobierno. Contrariamente, viene reforzando su programa nuclear e incluso suministrando armas letales a Rusia, sin ningún tipo de pudor.

Posibles conflictos simultáneos en Asia y el Medio Oriente, sumados al que actualmente se desarrolla en Europa del Este, serían muy difíciles de manejar incluso para EE. UU., por lo que vemos poco probable que se desaten en 2023. No obstante, esperamos un año lleno de tensiones y amenazas en esa materia, lo que no es poca cosa cuando se trata del comportamiento de la política y los mercados internacionales.

También en el plano político, Bremmer advierte que veremos este año una mayor polarización política y social en EE. UU., con las visiones contrapuestas de Demócratas y Republicanos, respecto al manejo interno y externo de ese país. Lo mencionado podría desatar serias tensiones internas, más aún de cara a unas complejas e impredecibles elecciones presidenciales en 2024. No hay que realizar un profundo análisis para entender que esta circunstancia restará confiabilidad a EE. UU. como destino para el resguardo de capitales y desarrollo económico.

Más allá de lo político

Claramente nos adentramos en una época de recesión global con contracción de las economías emergentes y consolidadas. Hasta ahora, los bancos centrales de los diferentes países y bloques económicos han empleado políticas monetarias y de restricción fiscal a través del aumento de tasas de interés para yugular la inflación.

Sin embargo, las políticas económicas señalada no han logrado llevar la inflación a los niveles deseados en EE. UU., los países de la Unión Europea, Reino Unido y Japón; que siguen exponiendo alzas sin precedentes en el siglo XXI. Por esta razón, esperamos que en este año se sigan reforzándo la restricción monetaria lo que podría derivar en escenarios de marcada recesión, e incluso estanflación.

El compromiso de las economías consolidadas del mundo afectará el consumo a nivel global, por lo que se espera un “coletazo” de recesión sistémica en todas las naciones que tengan estrechas relaciones comerciales con las grandes potencias económicas.

Dado lo expuesto, para este año podemos prever serio compromiso de los mercados internacionales, que inexorablemente seguirán a la baja, con algunas posibilidades de recuperación en 2024.

En otro orden de ideas, el rápido desarrollo y la falta de regulación respecto a la inteligencia artificial y la masiva penetración de redes sociales, particularmente de TikTok, surgen como alternativas de masificación y democratización de la información, así como claras amenazas respecto al control social por grupos de poder político y económico inescrupulosos.

Por otra parte, la crisis energética con mayor carestía de los commodities y productos relacionados con la misma, la escasez global de agua, la contaminación creciente y un estancamiento del desarrollo social a nivel global, son otros elementos que destacan como riesgos a la vista durante el año, en un horizonte que para nada es halagüeño.

 

***

Las opiniones expresadas en esta sección son de entera responsabilidad de sus autores.

Del mismo autor: De interinatos y oposiciones

ESPECIALES · 25 SEPTIEMBRE, 2021

Qué pasa en la frontera sur de Estados Unidos

Texto por Ivan Reyes | @IvanEReyes

ESPECIALES · 4 SEPTIEMBRE, 2021

Salud sexual en Venezuela: guía para jóvenes

Texto por Albany Andara Meza | @AlbanyAndara

ESPECIALES · 28 AGOSTO, 2019

Informe Bachelet

Texto por Julett Pineda Sleinan | @JulePineda

ESPECIALES · 29 JUNIO, 2021

#PandemiaEnVenezuela

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 15 MARZO, 2021

#UnAñoDePandemia

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 20 FEBRERO, 2021

Explosión Monagas

Texto por Ronny Rodríguez Rosas | @ronnyrodriguez

ESPECIALES · 4 FEBRERO, 2021

Cáncer en Venezuela

Texto por Mariana Souquett Gil | @nanasouquett

ESPECIALES · 7 NOVIEMBRE, 2020

INVESTIGACIÓN | Finanzas dispersas: el rompecabezas del Gobierno interino

Texto por Equipo de Investigación (*)

ESPECIALES · 5 JULIO, 2020

Civiles que hicieron historia

Texto por Efecto Cocuyo

ESPECIALES · 14 ENERO, 2020

INVESTIGACIÓN | Metro Dirección Colapso

Texto por María Victoria Fermín Kancev | @vickyfermin

ESPECIALES · 17 DICIEMBRE, 2019

INVESTIGACIÓN | 102 toneladas de droga esfumadas en manos del Estado

Texto por Cristina González | @twdecristina

ESPECIALES · 16 DICIEMBRE, 2019

INVESTIGACIÓN | Vargas: Tragedia y olvido

Texto por Efecto Cocuyo

ESPECIALES · 22 OCTUBRE, 2019

INVESTIGACIÓN | Infancia de luto

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 24 ENERO, 2019

Parir y nacer en la Venezuela del hambre

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 24 ENERO, 2019

Misses y santos

Texto por Ana Griffin y Reynaldo Mozo Zambrano

ESPECIALES · 15 JULIO, 2020

INVESTIGACIÓN | Arco Minero del Orinoco: crimen, corrupción y cianuro

Texto por Julett Pineda y Edgar López

ESPECIALES · 30 MAYO, 2019

El amargo cacao venezolano: entre el delito y el asedio oficial

Texto por Vanessa Moreno Losada | @MoreLosada24

ESPECIALES · 1 JULIO, 2021

Venezolanos en el Río Grande

Texto por Luz Mely Reyes | @LuzMelyReyes

OPINIÓN · 27 ENERO, 2023 05:35

Una estrategia económica para Venezuela

El fin de semana pasado, tuvimos la oportunidad de ver una puesta en escena en el teatro de la Torre BOD. La Monstrua, una magistral obra del recientemente fallecido autor uruguayo, Ariel Mastandrea, fue representada por la entrañable primera actriz, Gledys Ibarra, acompañada de un grupo muy joven de directores, productores, escenógrafos y vestuaristas venezolanos. […]

OPINIÓN · 27 ENERO, 2023 05:30

Las ONGs: su delito es existir

Nos encontramos nuevamente por este medio, luego de una larga pausa. Lamento mucho que el tema que hoy estamos obligados a tratar sea el de la criminalización de la libertad, materializada en el menoscabo de la justicia y la libre asociación. Tenemos prohibida la convivencia y la sociabilidad. Los tiempos de oscuridad, descritos ampliamente por […]

OPINIÓN · 26 ENERO, 2023 05:35

Educar para la paz y la no violencia

Comienza un nuevo año con la violencia como protagonista en una guerra que se sigue extendiendo en Ucrania; en la agresión a docentes y jubilados en las calles; en las series más vistos en todas las plataformas; en los videojuegos de mayor aceptación; en la información más viral en las redes sociales. Los centros educativos […]

OPINIÓN · 25 ENERO, 2023 05:50

Política de la confrontación

Hay un modo de hacer política que, al final del camino, solo trae como resultado la profundización de los males que se pretendían corregir. Es un camino que generalmente utilizan las fuerzas políticas extremas para golpear con saña, maximizar el descontento y, además, no ofrecer una agenda constructiva para desplazar a la casta gobernante de […]

OPINIÓN · 25 ENERO, 2023

(Des)Orden mundial 2023

Texto por Oscar Doval

El 3 de enero, Ian Bremmer columnista de la revista Time publicó un interesante artículo sobre los inminentes riesgos mundiales, determinantes del orden mundial en 2023.

Rusia, China, Irán y también los gringos

Bremmer califica a Rusia como un Estado delincuente, que ante la cronicidad del conflicto con Ucrania y el acorralamiento de la OTAN, así como sus propias presiones internas, bien podría emerger como una amenaza alimentaria, energética y de ciberseguridad para el mundo occidental. Escasez y mayor encarecimiento de energía y alimentos, además de ciberataques por parte de Rusia, predice el columnista de Time para este año.

Sin desconocer las barbaries de la guerra asimétrica entre Rusia y Ucrania, la irreductible y peligrosa megalomanía de Putin y una aterrorizante amenaza nuclear, nos parece una calamidad la injerencia de la OTAN en conflictos regionales. La presencia de la OTAN -de los gringos, para ser más claros-, lejos de conducir a una solución rápida, entorpece posibles salidas y arreglos más expeditos que puedan evitar muertes y sufrimiento en las zonas afectadas.

Buena muestra de lo señalado tiene correlato histórico reciente en las intervenciones militares que hicieran los americanos en Libia, Irak, Siria y Afganistán, todas movidas por el supuesto de salvar a los más débiles de la opresión de lideres arbitrarios y criminales, pero que, como contraprestación han hundido esos países en mayor miseria y sufrimiento, sin cambios políticos ni sociales o perspectivas de mejoras futuras.

Otro aspecto que desarrolla Bremmer en su artículo, es el riesgo derivado de la ralea totalitaria y nacionalista del presidente chino, Xi Jinping. Coincidimos con el articulista, en que China viene desplegando una clara actitud de desafío a Occidente desde el punto de vista político y económico, además de una incomprensible regresión a principios maoístas que parecían extintos.

Podemos sumar a lo anterior, que Xi Jinping ha hecho repetidas promesas de unificación nacional, lo que en términos fácticos se refiere a la adhesión de Taiwán, por las buenas o por las malas. Mientras los gringos y la OTAN se preparan para una probable invasión de China a Taiwán, los chinos amenazan –no en balde- con su potencial bélico, el más grande del mundo.

Tanto el arbitrario manejo del covid que ha hecho y sigue haciendo China, así como cualquier conflicto bélico en el continente asiático, expondría a Occidente a serios riesgos económicos y sociales, dada la dependencia que tenemos de productos terminados y semiterminados procedentes de la región.

Riesgo geopolítico inminente son las protestas crecientes en el mundo islámico, en las que Irán cobra particular importancia. El régimen teocrático de Irán no cederá ante las solicitudes occidentales de una mayor laxitud respecto a las restricciones sociales y políticas que impone su gobierno. Contrariamente, viene reforzando su programa nuclear e incluso suministrando armas letales a Rusia, sin ningún tipo de pudor.

Posibles conflictos simultáneos en Asia y el Medio Oriente, sumados al que actualmente se desarrolla en Europa del Este, serían muy difíciles de manejar incluso para EE. UU., por lo que vemos poco probable que se desaten en 2023. No obstante, esperamos un año lleno de tensiones y amenazas en esa materia, lo que no es poca cosa cuando se trata del comportamiento de la política y los mercados internacionales.

También en el plano político, Bremmer advierte que veremos este año una mayor polarización política y social en EE. UU., con las visiones contrapuestas de Demócratas y Republicanos, respecto al manejo interno y externo de ese país. Lo mencionado podría desatar serias tensiones internas, más aún de cara a unas complejas e impredecibles elecciones presidenciales en 2024. No hay que realizar un profundo análisis para entender que esta circunstancia restará confiabilidad a EE. UU. como destino para el resguardo de capitales y desarrollo económico.

Más allá de lo político

Claramente nos adentramos en una época de recesión global con contracción de las economías emergentes y consolidadas. Hasta ahora, los bancos centrales de los diferentes países y bloques económicos han empleado políticas monetarias y de restricción fiscal a través del aumento de tasas de interés para yugular la inflación.

Sin embargo, las políticas económicas señalada no han logrado llevar la inflación a los niveles deseados en EE. UU., los países de la Unión Europea, Reino Unido y Japón; que siguen exponiendo alzas sin precedentes en el siglo XXI. Por esta razón, esperamos que en este año se sigan reforzándo la restricción monetaria lo que podría derivar en escenarios de marcada recesión, e incluso estanflación.

El compromiso de las economías consolidadas del mundo afectará el consumo a nivel global, por lo que se espera un “coletazo” de recesión sistémica en todas las naciones que tengan estrechas relaciones comerciales con las grandes potencias económicas.

Dado lo expuesto, para este año podemos prever serio compromiso de los mercados internacionales, que inexorablemente seguirán a la baja, con algunas posibilidades de recuperación en 2024.

En otro orden de ideas, el rápido desarrollo y la falta de regulación respecto a la inteligencia artificial y la masiva penetración de redes sociales, particularmente de TikTok, surgen como alternativas de masificación y democratización de la información, así como claras amenazas respecto al control social por grupos de poder político y económico inescrupulosos.

Por otra parte, la crisis energética con mayor carestía de los commodities y productos relacionados con la misma, la escasez global de agua, la contaminación creciente y un estancamiento del desarrollo social a nivel global, son otros elementos que destacan como riesgos a la vista durante el año, en un horizonte que para nada es halagüeño.

 

***

Las opiniones expresadas en esta sección son de entera responsabilidad de sus autores.

Del mismo autor: De interinatos y oposiciones

¿Cómo valoras esta información?

1

QUÉ CHÉVERE

2

QUÉ INDIGNANTE

QUÉ CHIMBO

OPINIÓN · 27 ENERO, 2023 05:35

Una estrategia económica para Venezuela

OPINIÓN · 27 ENERO, 2023 05:30

Las ONGs: su delito es existir

OPINIÓN · 26 ENERO, 2023 05:35

Educar para la paz y la no violencia