OPINIÓN · 5 NOVIEMBRE, 2022 05:30

Crímenes de inocentes

Ver más de

Leoncio Barrios | @Leonciobarrios

¿Cómo valoras esta información?

4
QUÉ CHÉVERE
2
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

No hay crímenes feos, ni bonitos pero hay crímenes horrendos como cuando la víctima tiene poca edad. Mientras menos edad tenga, mayor espanto produce el crimen. Se trata de matar a un o una inocente. También es horrendo, independientemente de la edad de la víctima, cuando el asesinato sigue a una violación sexual y más, cuando el violador/asesino es familiar de la víctima.

Los crímenes sexuales en donde víctima y victimario tienen nexos familiares nos dice que algo mal ocurre en la institución familiar y que la sociedad ha fallado en suministrar recursos educativos para impedir esas conductas y esos crímenes. Familia y sociedad pasan a ser corresponsables de esos crímenes.

Tres impactantes crímenes

Una niña de 5 años fue violada sexualmente y asesinada. El acusado del crimen es su hermanastro de 15 años. Dos niños pero no en juego de niños. La autopsia ha revelado que la niña había sido abusada sexualmente con anterioridad. No se sabe si por el mismo niño asesino.

Un abuelo fue detenido por haber violado, reiteradamente, a 6 nietas, entre 3 y 16 años. Ninguna muerta pero todas lesionadas de por vida. No se sabe si la madre de estas niñas también, en su momento, fue objeto sexual de su padre. El incesto es una conducta que no surge de un día para otro, ni se desarrolla con la edad. El abuelo ha podido sentirse con derecho de macho, de pater familia.

Una madre, para vengarse de su marido, asesina a su hija de 6 años, antes de que el padre se la lleve con derecho otorgado por un tribunal. Violencia vicaria llaman a ese acto. No es sexual pero es violencia de género.

Crímenes sexuales o de género entre miembros de la misma familia ocurren en cualquier sitio de cualquier país. El incesto, la violencia sexual y la de género, particularmente hacia mujeres, son problemas universales.

Reacciones sociales ante un crimen

Ante cualquier crimen, la reacción inmediata es saber quién lo ejecutó. Labor fundamentalmente policial. Una segunda búsqueda es a quién culpar. Labor fundamentalmente social. Culpable es no solo quien comete el crimen o delito, también lo es, en algún grado, quien o quienes por incitación, colaboración u omisión permiten que se cometa.

En los crímenes de estas niñas -todas son niñas- hay, al menos, una persona acusada de haber ejecutado el delito. El hermanastro, el abuelo y la madre. Pero es necesario ir más allá. Toquemos algunas aristas de cada uno de estos crímenes.

El hermanastro asesino viola a la niña y la mata. Usualmente, cuando la víctima conoce al victimario, éste la calla para siempre para que no lo identifique. Le toca a la policía averiguar por qué, si es que el adolescente había abusado de ella con anterioridad, la mató en esta ocasión. Hay posibilidad de que el violador anterior fuese otro. El adolescente asesino sabía que había hecho algo muy malo: tener sexo y, además, con su hermana, una niña muy pequeña. Eso es pecado, está prohibido, está penado por la ley. Lo que es claro es que la mató por haber abusado sexualmente de ella. Si hubiera sido otro juego sin contenido sexual, no tendría por qué matarla. Lo sexual considerado como delito.

El abuelo violó a sus 6 nietas -lo hasta ahora sabido- porque se consideraba en derecho. “Con mis hijas no te metas, me meto yo, quien tiene derecho”. Ese precario pensamiento machista es más frecuente de lo que pensamos. Padres y abuelos se auto atribuyen o asumen el derecho que la sociedad patriarcal les otorga sobre sus hijas y lo extienden hasta donde les da la gana. Quizás no todos piensen en poseerlas sexualmente pero sí que ellas son parte de su posesión y claro, a algunos se les va la mano, como a este abuelo y a algunos padres o padrastros.

La mamá odia al padre de su hija, sabe que su comportamiento como madre no ha sido el adecuado, un juez o jueza admite el reclamo del padre pero ella, antes de cederle la guardia y custodia, decide matarla. La creencia de la propiedad privada sobre los hijos o hijas vuelve a aparecer.

En todos estos crímenes de mujeres-niñas, aparece como lugar común la figura de la madre. En uno, en el de la madre asesina de manera protagónica, en los otros dos, el del hermanastro y el abuelo, por su omisión. ¿Dónde estaban esas madres que no captaron lo que a esa niña, lo que a esas seis niñas les estaba ocurriendo?, se preguntan en las redes. Inclusive, las noticias dicen que las madres de las víctimas han sido interrogadas e inclusive, detenidas. Nadie plantea la responsabilidad de los padres, de los hombres, en estos casos.

Lo que dicen los crímenes sexuales

Vivimos en una cultura hipersexualizada. Eso no fuese problema si junto al fácil acceso al porno por internet, la letra de canciones machistas que impone la industria musical, la preponderancia de imágenes erotizadas, con visión machista, en publicidad; recibiéramos, por esos mismos medios, educación sexual integral.

La flexibilización de normas sexuales en la sociedad contemporánea junto a la perpetuación de pensamientos sexuales arcaicos están entre los factores que hacen de lo sexual algo peligroso. Le tenemos miedo al sexo, lo ocultamos y así es fácil hacerlo delito, cometer crímenes por su causa.

Las sociedades requieren con urgencia de educación sexual. En la medida que la impartamos, niños, niñas, jóvenes y adultos reduciremos los riesgos de ser víctimas de delitos sexuales y también de no actuar en lo sexual como delincuentes.

Por el bien de la humanidad, por la salvación de nuestros niños, niñas y adolescentes, es necesario impartir una educación sexual científica, no solo biologicista sino con consideraciones culturales, visión de género, de derechos sexuales. No moral. Sobre todo, deslastrada del pensamiento machista que predomina también en la ciencias.

***

Las opiniones expresadas en esta sección son de entera responsabilidad de sus autores.

Del mismo autor: Buena salud mental es un hueso duro de roer

ESPECIALES · 25 SEPTIEMBRE, 2021

Qué pasa en la frontera sur de Estados Unidos

Texto por Ivan Reyes | @IvanEReyes

ESPECIALES · 4 SEPTIEMBRE, 2021

Salud sexual en Venezuela: guía para jóvenes

Texto por Albany Andara Meza | @AlbanyAndara

ESPECIALES · 1 JULIO, 2021

Venezolanos en el Río Grande

Texto por Luz Mely Reyes | @LuzMelyReyes

ESPECIALES · 29 JUNIO, 2021

#PandemiaEnVenezuela

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 15 MARZO, 2021

#UnAñoDePandemia

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 20 FEBRERO, 2021

Explosión Monagas

Texto por Ronny Rodríguez Rosas | @ronnyrodriguez

ESPECIALES · 4 FEBRERO, 2021

Cáncer en Venezuela

Texto por Mariana Souquett Gil | @nanasouquett

ESPECIALES · 7 NOVIEMBRE, 2020

INVESTIGACIÓN | Finanzas dispersas: el rompecabezas del Gobierno interino

Texto por Equipo de Investigación (*)

ESPECIALES · 5 JULIO, 2020

Civiles que hicieron historia

Texto por Efecto Cocuyo

ESPECIALES · 14 ENERO, 2020

INVESTIGACIÓN | Metro Dirección Colapso

Texto por María Victoria Fermín Kancev | @vickyfermin

ESPECIALES · 17 DICIEMBRE, 2019

INVESTIGACIÓN | 102 toneladas de droga esfumadas en manos del Estado

Texto por Cristina González | @twdecristina

ESPECIALES · 16 DICIEMBRE, 2019

INVESTIGACIÓN | Vargas: Tragedia y olvido

Texto por Efecto Cocuyo

ESPECIALES · 22 OCTUBRE, 2019

INVESTIGACIÓN | Infancia de luto

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 24 ENERO, 2019

Parir y nacer en la Venezuela del hambre

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 24 ENERO, 2019

Misses y santos

Texto por Ana Griffin y Reynaldo Mozo Zambrano

ESPECIALES · 15 JULIO, 2020

INVESTIGACIÓN | Arco Minero del Orinoco: crimen, corrupción y cianuro

Texto por Julett Pineda y Edgar López

ESPECIALES · 30 MAYO, 2019

El amargo cacao venezolano: entre el delito y el asedio oficial

Texto por Vanessa Moreno Losada | @MoreLosada24

OPINIÓN · 3 DICIEMBRE, 2022 05:30

Hay que recordar al VIH-SIDA

Diciembre empieza recordándonos un grave problema de salud: el del VIH-SIDA, una de las pandemias más devastadoras en el último medio siglo. Según datos mundiales de ONUSIDA -el programa de Naciones Unidas para el SIDA-, desde los primeros casos de SIDA, hace casi 40 años, 40 millones de personas han muerto por esta causa y […]

OPINIÓN · 2 DICIEMBRE, 2022 06:30

Lo bueno y no tan bueno sobre Chevron

La OFAC extendió la licencia general 41 que autoriza a la multinacional petrolera Chevron a reiniciar sus operaciones de producción y exportación de crudo, el pasado 26 de noviembre. La licencia no permite realizar pagos de regalías o utilidades al gobierno nacional, PDVSA o empresas relacionadas, así como a personas u organizaciones vinculadas con Rusia. […]

OPINIÓN · 1 DICIEMBRE, 2022 06:30

Tareas pendientes para proteger a los niños

¿Qué está pasando en el país?, ¿por qué tanta crueldad hacia los niños? El video de un niño siendo abusado por varias mujeres reavivó el sentimiento. El Fiscal General presentó un balance en el marco del 53° Aniversario del Ministerio Público que concluye que se han registrado un total de 1.494 casos de delitos de […]

OPINIÓN · 30 NOVIEMBRE, 2022 05:30

Mi historia, mis términos

Así se llama el libro que en días pasados presentamos desde la ONGs Resonalia y FeminismoINC, fruto de un trabajo liderado por la activista feminista María Luisa Campos y en esfuerzo solidario con muchas otras mujeres y organizaciones feministas en Venezuela. Se trata de un libro para sobrevivientes de violencia sexual basado en una traducción […]

OPINIÓN · 30 NOVIEMBRE, 2022

Crímenes de inocentes

Texto por Leoncio Barrios | @Leonciobarrios

No hay crímenes feos, ni bonitos pero hay crímenes horrendos como cuando la víctima tiene poca edad. Mientras menos edad tenga, mayor espanto produce el crimen. Se trata de matar a un o una inocente. También es horrendo, independientemente de la edad de la víctima, cuando el asesinato sigue a una violación sexual y más, cuando el violador/asesino es familiar de la víctima.

Los crímenes sexuales en donde víctima y victimario tienen nexos familiares nos dice que algo mal ocurre en la institución familiar y que la sociedad ha fallado en suministrar recursos educativos para impedir esas conductas y esos crímenes. Familia y sociedad pasan a ser corresponsables de esos crímenes.

Tres impactantes crímenes

Una niña de 5 años fue violada sexualmente y asesinada. El acusado del crimen es su hermanastro de 15 años. Dos niños pero no en juego de niños. La autopsia ha revelado que la niña había sido abusada sexualmente con anterioridad. No se sabe si por el mismo niño asesino.

Un abuelo fue detenido por haber violado, reiteradamente, a 6 nietas, entre 3 y 16 años. Ninguna muerta pero todas lesionadas de por vida. No se sabe si la madre de estas niñas también, en su momento, fue objeto sexual de su padre. El incesto es una conducta que no surge de un día para otro, ni se desarrolla con la edad. El abuelo ha podido sentirse con derecho de macho, de pater familia.

Una madre, para vengarse de su marido, asesina a su hija de 6 años, antes de que el padre se la lleve con derecho otorgado por un tribunal. Violencia vicaria llaman a ese acto. No es sexual pero es violencia de género.

Crímenes sexuales o de género entre miembros de la misma familia ocurren en cualquier sitio de cualquier país. El incesto, la violencia sexual y la de género, particularmente hacia mujeres, son problemas universales.

Reacciones sociales ante un crimen

Ante cualquier crimen, la reacción inmediata es saber quién lo ejecutó. Labor fundamentalmente policial. Una segunda búsqueda es a quién culpar. Labor fundamentalmente social. Culpable es no solo quien comete el crimen o delito, también lo es, en algún grado, quien o quienes por incitación, colaboración u omisión permiten que se cometa.

En los crímenes de estas niñas -todas son niñas- hay, al menos, una persona acusada de haber ejecutado el delito. El hermanastro, el abuelo y la madre. Pero es necesario ir más allá. Toquemos algunas aristas de cada uno de estos crímenes.

El hermanastro asesino viola a la niña y la mata. Usualmente, cuando la víctima conoce al victimario, éste la calla para siempre para que no lo identifique. Le toca a la policía averiguar por qué, si es que el adolescente había abusado de ella con anterioridad, la mató en esta ocasión. Hay posibilidad de que el violador anterior fuese otro. El adolescente asesino sabía que había hecho algo muy malo: tener sexo y, además, con su hermana, una niña muy pequeña. Eso es pecado, está prohibido, está penado por la ley. Lo que es claro es que la mató por haber abusado sexualmente de ella. Si hubiera sido otro juego sin contenido sexual, no tendría por qué matarla. Lo sexual considerado como delito.

El abuelo violó a sus 6 nietas -lo hasta ahora sabido- porque se consideraba en derecho. “Con mis hijas no te metas, me meto yo, quien tiene derecho”. Ese precario pensamiento machista es más frecuente de lo que pensamos. Padres y abuelos se auto atribuyen o asumen el derecho que la sociedad patriarcal les otorga sobre sus hijas y lo extienden hasta donde les da la gana. Quizás no todos piensen en poseerlas sexualmente pero sí que ellas son parte de su posesión y claro, a algunos se les va la mano, como a este abuelo y a algunos padres o padrastros.

La mamá odia al padre de su hija, sabe que su comportamiento como madre no ha sido el adecuado, un juez o jueza admite el reclamo del padre pero ella, antes de cederle la guardia y custodia, decide matarla. La creencia de la propiedad privada sobre los hijos o hijas vuelve a aparecer.

En todos estos crímenes de mujeres-niñas, aparece como lugar común la figura de la madre. En uno, en el de la madre asesina de manera protagónica, en los otros dos, el del hermanastro y el abuelo, por su omisión. ¿Dónde estaban esas madres que no captaron lo que a esa niña, lo que a esas seis niñas les estaba ocurriendo?, se preguntan en las redes. Inclusive, las noticias dicen que las madres de las víctimas han sido interrogadas e inclusive, detenidas. Nadie plantea la responsabilidad de los padres, de los hombres, en estos casos.

Lo que dicen los crímenes sexuales

Vivimos en una cultura hipersexualizada. Eso no fuese problema si junto al fácil acceso al porno por internet, la letra de canciones machistas que impone la industria musical, la preponderancia de imágenes erotizadas, con visión machista, en publicidad; recibiéramos, por esos mismos medios, educación sexual integral.

La flexibilización de normas sexuales en la sociedad contemporánea junto a la perpetuación de pensamientos sexuales arcaicos están entre los factores que hacen de lo sexual algo peligroso. Le tenemos miedo al sexo, lo ocultamos y así es fácil hacerlo delito, cometer crímenes por su causa.

Las sociedades requieren con urgencia de educación sexual. En la medida que la impartamos, niños, niñas, jóvenes y adultos reduciremos los riesgos de ser víctimas de delitos sexuales y también de no actuar en lo sexual como delincuentes.

Por el bien de la humanidad, por la salvación de nuestros niños, niñas y adolescentes, es necesario impartir una educación sexual científica, no solo biologicista sino con consideraciones culturales, visión de género, de derechos sexuales. No moral. Sobre todo, deslastrada del pensamiento machista que predomina también en la ciencias.

***

Las opiniones expresadas en esta sección son de entera responsabilidad de sus autores.

Del mismo autor: Buena salud mental es un hueso duro de roer

¿Cómo valoras esta información?

4

QUÉ CHÉVERE

2

QUÉ INDIGNANTE

QUÉ CHIMBO

OPINIÓN · 3 DICIEMBRE, 2022 05:30

Hay que recordar al VIH-SIDA

OPINIÓN · 2 DICIEMBRE, 2022 06:30

Lo bueno y no tan bueno sobre Chevron

OPINIÓN · 1 DICIEMBRE, 2022 06:30

Tareas pendientes para proteger a los niños