OPINIÓN · 18 ABRIL, 2021 05:32

Alcanzar lo imposible: la ruta electoral en Venezuela

Ver más de

Piero Trepiccione

¿Cómo valoras esta información?

2
QUÉ CHÉVERE
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

Venezuela en estos momentos, al igual que la región, está siendo blanco del crecimiento sostenido de la pandemia provocada por la covid-19. Es un vendaval que nos ha emboscado en medio de dos circunstancias particulares. La primera de ellas, un conflicto político de larga data que ha resquebrajado la institucionalidad y el relacionamiento entre los factores de poder de acuerdo a normas convenidas. La segunda, consecuencia en algo de la primera, una economía destrozada que ha deteriorado al máximo las capacidades de respuesta del Estado ante la crisis.

En virtud de ello, tenemos a una sociedad que se ha venido desprendiendo de la polarización política y se ha concentrado en su supervivencia. Ya no tenemos dos grandes polos alineados con Nicolás Maduro y Juan Guaidó, sino un gran centro político que desaprueba la gestión del liderazgo actual del país y quiere fórmulas alternativas por medio de las cuales, se pueda iniciar un proceso de recuperación económica e institucional del país en el mediano y largo plazo.

Este nuevo centro político es de enorme envergadura y concentra un gran descontento con la situación actual del país y con la manera particular en cómo se han gestionado las cosas. Alrededor del noventa por ciento de la población venezolana está alineada con ese descontento y está mirando lo que ocurre más con criterios de realidad, que con algún tipo de visión ideológica partidaria. Esta circunstancia ha creado un nuevo imaginario colectivo con una energía social demasiado concentrada, que está a la espera de su canalización por vías democráticas.

Esa canalización debe ser orientada con estrategias coherentes y asociadas al sentimiento generalizado de la población, hacia un rumbo electoral. Si bien es cierto, que este camino tiene grandes detractores, unos que cuestionan abiertamente las actuales condiciones electorales de escasa competitividad equilibrada (lo cual es cierto) y aquellos, que, desde el gobierno actual, desalientan la participación, para que solo unos pocos, controlados por esquemas clientelares, puedan definir los resultados y seguir ostentando el poder con el esquema de disuadir el descontento mayoritario de la población con desmovilización. También es cierto que esa energía social canalizada adecuadamente con una ruta firme y clarificada puede generar una avalancha social que transforme la actual situación de conflicto político y legitimidad fraccionada, en un nuevo consenso mayoritario que impulse cambios claves para nuestro futuro inmediato.

Decía Max Weber, uno de los grandes íconos de la ciencia política contemporánea, “Quien hace política pacta con los poderes diabólicos que acechan a todo poder” y “Toda experiencia histórica confirma la verdad de que el hombre no hubiera obtenido lo posible si no hubiera pugnado una y otra vez por alcanzar lo imposible” con estas dos aportaciones claves que nos señala el alemán, se nos abre una perspectiva clara en torno a la necesidad de orientar todos los esfuerzos, todas las negociaciones, todos los acuerdos y toda la gran energía social acumulada hasta ahora, hacia un norte electoral desde el cual, se pueda abrir el caudal que rompa el dique de la parálisis que ha colocado a los venezolanos en una situación desesperada, con impactos negativos para todo el hemisferio occidental.

Alcanzar lo imposible es posible gracias a la política. Kennedy en 1961 fijó el objetivo: “los EEUU tienen que colocar un hombre en la luna antes de finalizar la década” y algo que estaba pautado que ocurriera en los ochenta o noventa se adelantó para bien de la humanidad. Hoy en día en Venezuela hay que fijar un horizonte electoral que rompa todos los temores, que desde las redes sociales se promueven contra los deseos de participar de la población. Aspirando a lo imposible, alcanzaremos lo deseado.

***

Las opiniones expresadas en esta sección son de entera responsabilidad de sus autores.

ESPECIALES · 25 SEPTIEMBRE, 2021

Qué pasa en la frontera sur de Estados Unidos

Texto por Ivan Reyes | @IvanEReyes

ESPECIALES · 4 SEPTIEMBRE, 2021

Salud sexual en Venezuela: guía para jóvenes

Texto por Albany Andara Meza | @AlbanyAndara

ESPECIALES · 1 JULIO, 2021

Venezolanos en el Río Grande

Texto por Luz Mely Reyes | @LuzMelyReyes

ESPECIALES · 29 JUNIO, 2021

#PandemiaEnVenezuela

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 15 MARZO, 2021

#UnAñoDePandemia

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 20 FEBRERO, 2021

Explosión Monagas

Texto por Ronny Rodríguez Rosas | @ronnyrodriguez

ESPECIALES · 4 FEBRERO, 2021

Cáncer en Venezuela

Texto por Mariana Souquett Gil | @nanasouquett

ESPECIALES · 7 NOVIEMBRE, 2020

INVESTIGACIÓN | Finanzas dispersas: el rompecabezas del Gobierno interino

Texto por Equipo de Investigación (*)

ESPECIALES · 5 JULIO, 2020

Civiles que hicieron historia

Texto por Efecto Cocuyo

ESPECIALES · 14 ENERO, 2020

INVESTIGACIÓN | Metro Dirección Colapso

Texto por María Victoria Fermín Kancev | @vickyfermin

ESPECIALES · 17 DICIEMBRE, 2019

INVESTIGACIÓN | 102 toneladas de droga esfumadas en manos del Estado

Texto por Cristina González | @twdecristina

ESPECIALES · 16 DICIEMBRE, 2019

INVESTIGACIÓN | Vargas: Tragedia y olvido

Texto por Efecto Cocuyo

ESPECIALES · 22 OCTUBRE, 2019

INVESTIGACIÓN | Infancia de luto

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 24 ENERO, 2019

Parir y nacer en la Venezuela del hambre

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 24 ENERO, 2019

Misses y santos

Texto por Ana Griffin y Reynaldo Mozo Zambrano

ESPECIALES · 15 JULIO, 2020

INVESTIGACIÓN | Arco Minero del Orinoco: crimen, corrupción y cianuro

Texto por Julett Pineda y Edgar López

ESPECIALES · 30 MAYO, 2019

El amargo cacao venezolano: entre el delito y el asedio oficial

Texto por Vanessa Moreno Losada | @MoreLosada24

OPINIÓN · 4 OCTUBRE, 2022 05:30

Competencia de egos

La cultura política venezolana ha caído en la más recóndita depresión, que ha resultado de la exfoliación que de las fortalezas y esperanzas del venezolano ha realizado la gestión dictatorial desde hace 22 años. Venezuela no sólo se volvió un extraño país, sino que se anuncia el exterminio del sistema democrático. Atrás quedó la carta […]

OPINIÓN · 3 OCTUBRE, 2022 05:30

Tratar la miopía con un cambio de aire

Una generación de miopes -de Mr. Magoo– está surgiendo. Una epidemia de miopía, en parte no reconocida, está afectando a los ojos de los niños. Aquellos con miopía pueden ver claramente objetos de cerca, como las palabras escritas en esta página. Pero su visión de lejos se vuelve borrosa y es probable que se necesite […]

OPINIÓN · 2 OCTUBRE, 2022 05:30

¿Por qué están prosperando tanto las autocracias?

El término autocracia se define como un «régimen político en el que una sola persona gobierna sin someterse a ningún tipo de limitación y con la facultad de promulgar y modificar leyes a su voluntad». También como una «forma de gobierno en la cual la voluntad de una sola persona es la suprema ley» es […]

OPINIÓN · 1 OCTUBRE, 2022 05:00

La Ruta Verde

La Ruta Verde no es una iniciativa de ecologistas en países ricos tan preocupados en estos tiempos por la crisis ambiental que atraviesa el mundo, no. La Ruta Verde, así con ese nombre tan ecológico, es un conjunto de acciones de mujeres en Venezuela para exigir la despenalización del aborto y la aprobación de una […]

OPINIÓN · 1 OCTUBRE, 2022

Alcanzar lo imposible: la ruta electoral en Venezuela

Texto por Piero Trepiccione

Venezuela en estos momentos, al igual que la región, está siendo blanco del crecimiento sostenido de la pandemia provocada por la covid-19. Es un vendaval que nos ha emboscado en medio de dos circunstancias particulares. La primera de ellas, un conflicto político de larga data que ha resquebrajado la institucionalidad y el relacionamiento entre los factores de poder de acuerdo a normas convenidas. La segunda, consecuencia en algo de la primera, una economía destrozada que ha deteriorado al máximo las capacidades de respuesta del Estado ante la crisis.

En virtud de ello, tenemos a una sociedad que se ha venido desprendiendo de la polarización política y se ha concentrado en su supervivencia. Ya no tenemos dos grandes polos alineados con Nicolás Maduro y Juan Guaidó, sino un gran centro político que desaprueba la gestión del liderazgo actual del país y quiere fórmulas alternativas por medio de las cuales, se pueda iniciar un proceso de recuperación económica e institucional del país en el mediano y largo plazo.

Este nuevo centro político es de enorme envergadura y concentra un gran descontento con la situación actual del país y con la manera particular en cómo se han gestionado las cosas. Alrededor del noventa por ciento de la población venezolana está alineada con ese descontento y está mirando lo que ocurre más con criterios de realidad, que con algún tipo de visión ideológica partidaria. Esta circunstancia ha creado un nuevo imaginario colectivo con una energía social demasiado concentrada, que está a la espera de su canalización por vías democráticas.

Esa canalización debe ser orientada con estrategias coherentes y asociadas al sentimiento generalizado de la población, hacia un rumbo electoral. Si bien es cierto, que este camino tiene grandes detractores, unos que cuestionan abiertamente las actuales condiciones electorales de escasa competitividad equilibrada (lo cual es cierto) y aquellos, que, desde el gobierno actual, desalientan la participación, para que solo unos pocos, controlados por esquemas clientelares, puedan definir los resultados y seguir ostentando el poder con el esquema de disuadir el descontento mayoritario de la población con desmovilización. También es cierto que esa energía social canalizada adecuadamente con una ruta firme y clarificada puede generar una avalancha social que transforme la actual situación de conflicto político y legitimidad fraccionada, en un nuevo consenso mayoritario que impulse cambios claves para nuestro futuro inmediato.

Decía Max Weber, uno de los grandes íconos de la ciencia política contemporánea, “Quien hace política pacta con los poderes diabólicos que acechan a todo poder” y “Toda experiencia histórica confirma la verdad de que el hombre no hubiera obtenido lo posible si no hubiera pugnado una y otra vez por alcanzar lo imposible” con estas dos aportaciones claves que nos señala el alemán, se nos abre una perspectiva clara en torno a la necesidad de orientar todos los esfuerzos, todas las negociaciones, todos los acuerdos y toda la gran energía social acumulada hasta ahora, hacia un norte electoral desde el cual, se pueda abrir el caudal que rompa el dique de la parálisis que ha colocado a los venezolanos en una situación desesperada, con impactos negativos para todo el hemisferio occidental.

Alcanzar lo imposible es posible gracias a la política. Kennedy en 1961 fijó el objetivo: “los EEUU tienen que colocar un hombre en la luna antes de finalizar la década” y algo que estaba pautado que ocurriera en los ochenta o noventa se adelantó para bien de la humanidad. Hoy en día en Venezuela hay que fijar un horizonte electoral que rompa todos los temores, que desde las redes sociales se promueven contra los deseos de participar de la población. Aspirando a lo imposible, alcanzaremos lo deseado.

***

Las opiniones expresadas en esta sección son de entera responsabilidad de sus autores.

¿Cómo valoras esta información?

2

QUÉ CHÉVERE

QUÉ INDIGNANTE

QUÉ CHIMBO

OPINIÓN · 4 OCTUBRE, 2022 05:30

Competencia de egos

OPINIÓN · 3 OCTUBRE, 2022 05:30

Tratar la miopía con un cambio de aire

OPINIÓN · 2 OCTUBRE, 2022 05:30

¿Por qué están prosperando tanto las autocracias?