OPINIÓN · 20 AGOSTO, 2020 04:35

Dolor viralizado

Ver más de

Fernando Pereira | @cecodap | @fernanpereirav

¿Cómo valoras esta información?

2
QUÉ CHÉVERE
1
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

“El mensaje es contundente: las heridas pueden tener efectos muy lamentables”

«Mi vida ha terminado». Ese fue el mensaje con el que la adolescente Audrie Pott (15 años) se despidió en el Facebook. Momentos después, se suicidó.

Tomó esta drástica decisión porque unos días antes, unos compañeros de clase habían abusado sexualmente de ella en una fiesta mientras yacía inconsciente por los efectos del alcohol. Posteriormente, compartieron las fotos que se propagaron instantáneamente por las redes sociales.

Unos meses antes, Daisy Coleman (14), acusó a unos amigos de su hermano de haberla violado a ella y a su amiga Paige (13). Ambas chicas estaban al borde del coma etílico. Uno de los agresores admitió el crimen y confirmó la existencia de un video. No obstante, las chicas sufrieron el acoso de amigos y vecinos a través de las redes sociales.

La historia de estas adolescentes es la que recoge el documental Audrie y Daisy disponible en Netflix. Los directores Bonni Cohen y Jon Shenk, los mismos de Atleta A, no esconden su motivación fundamental por ser padres de dos adolescentes, reflexionan sobre la dimensión del fenómeno en la era que vivimos: «Desgraciadamente las agresiones sexuales son uno de los problemas más antiguos de la humanidad. Pero el nuevo problema es que cuando la chica despierta al día siguiente y se han compartido las fotos, un crimen privado se transforma en un crimen muy público de forma instantánea, creando una especie de plaza pública de la vergüenza online», comenta Shenk. 

Una película que hay que ver

Desde Cecodap recibimos una invitación de Ser Consultoría para realizar un cine foro virtual sobre el documental. Coincidíamos en que padres, maestros y las personas que trabajan con adolescentes deben ver una propuesta que documenta:

El dolor, vergüenza y las heridas que se generan por el abuso y violencia sexual.

Agresión proveniente de compañeros de estudios en las casas de algunos de ellos. No son desconocidos que utilizan lugares solitarios u oscuros.

El alcohol como un factor desinhibidor presente en los casos relatados.

El uso de las redes sociales como “paredón” para exterminar humana y moralmente a las víctimas.

Adolescentes solos o desorientados. La falta de comunicación e información sobre las actividades de los adolescentes se hace evidente en el documental.

Centros educativos igualmente ausentes, sin respuesta para una realidad que involucra a sus estudiantes porque las agresiones se realizan en actividades fuera de sus instalaciones.

Uno de los elementos más significativos es ver cómo, ante estos hechos, una parte de la sociedad se solidariza con los agresores atribuyendo la responsabilidad a las víctimas. Se entiende el hecho de que las chicas hayan asistido e ingerido licor como un tácito consentimiento para haber sido abusadas y las imágenes difundidas. 

Profundas heridas emocionales. De principio a fin, el guión no da treguas para constatar las profundas heridas y dolor que la agresión y la exposición pública tienen en la vida de estas adolescentes. Daisy y sus familiares dan cuenta de sus ideas suicidas e intentos fallidos en lograr quitarse la vida como una forma de acabar con el sufrimiento.

«Creemos que dar voz a estas chicas es esencial porque, como se puede ver, el sistema judicial es un lugar donde se va a emitir un veredicto pero son casos muy difíciles de litigar y de probar», afirma Cohen.

Los autores dejan claro en el documental que la mayoría de las víctimas permanecen en el anonimato y que la vergüenza, culpa y temor las mantiene sin voz. 

Darle voz a las víctimas, difundir reuniones de chicas víctimas de la violencia en su adolescencia promovidas por una organización creada por Daisy, su contacto con autoridades y legisladores para denunciar sus casos y los de miles de víctimas a quienes se culpabilizó, matiza el sinsabor de la falta de justicia y la impunidad que se aprecia en los casos de las protagonistas.

Este sentimiento se acrecienta mucho más al conocer en días recientes que Daisy decidió poner un fin a los 23 años. El mensaje es contundente: las heridas pueden tener efectos muy lamentables. La educación sexual desde la infancia, estrategias de autoprotección, educación digital para el uso responsable de las redes, educación emocional para desarrollar empatía, que nuestros hijos asuman la responsabilidad por el daño que ocasionen a otros y eliminar la permisividad hacia la ingesta de licor en fiestas con niños y adolescentes deben tener un lugar preponderante en las familias y centros educativos.

***

Las opiniones expresadas en esta sección son de entera responsabilidad de sus autores.

Del mismo autor: ¿Tecnovacaciones?

ESPECIALES · 25 SEPTIEMBRE, 2021

Qué pasa en la frontera sur de Estados Unidos

Texto por Ivan Reyes | @IvanEReyes

ESPECIALES · 4 SEPTIEMBRE, 2021

Salud sexual en Venezuela: guía para jóvenes

Texto por Albany Andara Meza | @AlbanyAndara

ESPECIALES · 1 JULIO, 2021

Venezolanos en el Río Grande

Texto por Luz Mely Reyes | @LuzMelyReyes

ESPECIALES · 29 JUNIO, 2021

#PandemiaEnVenezuela

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 15 MARZO, 2021

#UnAñoDePandemia

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 20 FEBRERO, 2021

Explosión Monagas

Texto por Ronny Rodríguez Rosas | @ronnyrodriguez

ESPECIALES · 4 FEBRERO, 2021

Cáncer en Venezuela

Texto por Mariana Souquett Gil | @nanasouquett

ESPECIALES · 7 NOVIEMBRE, 2020

INVESTIGACIÓN | Finanzas dispersas: el rompecabezas del Gobierno interino

Texto por Equipo de Investigación (*)

ESPECIALES · 5 JULIO, 2020

Civiles que hicieron historia

Texto por Efecto Cocuyo

ESPECIALES · 14 ENERO, 2020

INVESTIGACIÓN | Metro Dirección Colapso

Texto por María Victoria Fermín Kancev | @vickyfermin

ESPECIALES · 17 DICIEMBRE, 2019

INVESTIGACIÓN | 102 toneladas de droga esfumadas en manos del Estado

Texto por Cristina González | @twdecristina

ESPECIALES · 16 DICIEMBRE, 2019

INVESTIGACIÓN | Vargas: Tragedia y olvido

Texto por Efecto Cocuyo

ESPECIALES · 22 OCTUBRE, 2019

INVESTIGACIÓN | Infancia de luto

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 24 ENERO, 2019

Parir y nacer en la Venezuela del hambre

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 24 ENERO, 2019

Misses y santos

Texto por Ana Griffin y Reynaldo Mozo Zambrano

ESPECIALES · 15 JULIO, 2020

INVESTIGACIÓN | Arco Minero del Orinoco: crimen, corrupción y cianuro

Texto por Julett Pineda y Edgar López

ESPECIALES · 30 MAYO, 2019

El amargo cacao venezolano: entre el delito y el asedio oficial

Texto por Vanessa Moreno Losada | @MoreLosada24

OPINIÓN · 11 AGOSTO, 2022 05:35

Camino a la recuperación económica

Estamos creciendo económicamente, incluso, tendremos el más alto de toda la región latinoamericana. Según el Observatorio Venezolano de Finanzas (OVF) la economía nacional creció 12,3% en el primer semestre de 2022, con respecto al mismo período de 2021. Se trata de una recuperación «desde el sótano» donde estábamos, pues en los últimos seis años, la […]

OPINIÓN · 10 AGOSTO, 2022 05:31

Papá ¿dónde queda el Darién?

Marcos, de 7 años, se esmeraba dibujando El Ávila con sus creyones mientras escuchaba la radio de la cocina que tenía sintonizada su padre. La pregunta puso a correr a su papá Ernesto, quien tuvo que apelar a un mapa para ubicar la selva de Panamá. Ernesto trató de explicar en palabras sencillas lo dicho […]

OPINIÓN · 9 AGOSTO, 2022 05:38

Craso error: alimentar desconfianzas

La desconfianza ha sido uno de los grandes obstáculos que han tenido los partidos políticos opositores al gobierno de Nicolás Maduro para mostrarse cohesionados y, al mismo tiempo, representar una alternativa atractiva para sus electores. En los últimos años, tenemos una larga lista de episodios que han servido para alimentar la desconfianza política y, en […]

OPINIÓN · 8 AGOSTO, 2022 05:45

La prostasina: ¿un nuevo marcador de riesgo potencial de diabetes y cáncer?

Los médicos han identificado una proteína en la sangre que podría emplearse como una señal de advertencia temprana para los que corren el riesgo de padecer diabetes, cáncer o ambas enfermedades simultáneamente. Investigadores de Suecia y China tomaron muestras de sangre en más de 4500 adultos de mediana edad, como parte de un gran estudio […]

OPINIÓN · 8 AGOSTO, 2022

Dolor viralizado

Texto por Fernando Pereira | @cecodap | @fernanpereirav

«Mi vida ha terminado». Ese fue el mensaje con el que la adolescente Audrie Pott (15 años) se despidió en el Facebook. Momentos después, se suicidó.

Tomó esta drástica decisión porque unos días antes, unos compañeros de clase habían abusado sexualmente de ella en una fiesta mientras yacía inconsciente por los efectos del alcohol. Posteriormente, compartieron las fotos que se propagaron instantáneamente por las redes sociales.

Unos meses antes, Daisy Coleman (14), acusó a unos amigos de su hermano de haberla violado a ella y a su amiga Paige (13). Ambas chicas estaban al borde del coma etílico. Uno de los agresores admitió el crimen y confirmó la existencia de un video. No obstante, las chicas sufrieron el acoso de amigos y vecinos a través de las redes sociales.

La historia de estas adolescentes es la que recoge el documental Audrie y Daisy disponible en Netflix. Los directores Bonni Cohen y Jon Shenk, los mismos de Atleta A, no esconden su motivación fundamental por ser padres de dos adolescentes, reflexionan sobre la dimensión del fenómeno en la era que vivimos: «Desgraciadamente las agresiones sexuales son uno de los problemas más antiguos de la humanidad. Pero el nuevo problema es que cuando la chica despierta al día siguiente y se han compartido las fotos, un crimen privado se transforma en un crimen muy público de forma instantánea, creando una especie de plaza pública de la vergüenza online», comenta Shenk. 

Una película que hay que ver

Desde Cecodap recibimos una invitación de Ser Consultoría para realizar un cine foro virtual sobre el documental. Coincidíamos en que padres, maestros y las personas que trabajan con adolescentes deben ver una propuesta que documenta:

El dolor, vergüenza y las heridas que se generan por el abuso y violencia sexual.

Agresión proveniente de compañeros de estudios en las casas de algunos de ellos. No son desconocidos que utilizan lugares solitarios u oscuros.

El alcohol como un factor desinhibidor presente en los casos relatados.

El uso de las redes sociales como “paredón” para exterminar humana y moralmente a las víctimas.

Adolescentes solos o desorientados. La falta de comunicación e información sobre las actividades de los adolescentes se hace evidente en el documental.

Centros educativos igualmente ausentes, sin respuesta para una realidad que involucra a sus estudiantes porque las agresiones se realizan en actividades fuera de sus instalaciones.

Uno de los elementos más significativos es ver cómo, ante estos hechos, una parte de la sociedad se solidariza con los agresores atribuyendo la responsabilidad a las víctimas. Se entiende el hecho de que las chicas hayan asistido e ingerido licor como un tácito consentimiento para haber sido abusadas y las imágenes difundidas. 

Profundas heridas emocionales. De principio a fin, el guión no da treguas para constatar las profundas heridas y dolor que la agresión y la exposición pública tienen en la vida de estas adolescentes. Daisy y sus familiares dan cuenta de sus ideas suicidas e intentos fallidos en lograr quitarse la vida como una forma de acabar con el sufrimiento.

«Creemos que dar voz a estas chicas es esencial porque, como se puede ver, el sistema judicial es un lugar donde se va a emitir un veredicto pero son casos muy difíciles de litigar y de probar», afirma Cohen.

Los autores dejan claro en el documental que la mayoría de las víctimas permanecen en el anonimato y que la vergüenza, culpa y temor las mantiene sin voz. 

Darle voz a las víctimas, difundir reuniones de chicas víctimas de la violencia en su adolescencia promovidas por una organización creada por Daisy, su contacto con autoridades y legisladores para denunciar sus casos y los de miles de víctimas a quienes se culpabilizó, matiza el sinsabor de la falta de justicia y la impunidad que se aprecia en los casos de las protagonistas.

Este sentimiento se acrecienta mucho más al conocer en días recientes que Daisy decidió poner un fin a los 23 años. El mensaje es contundente: las heridas pueden tener efectos muy lamentables. La educación sexual desde la infancia, estrategias de autoprotección, educación digital para el uso responsable de las redes, educación emocional para desarrollar empatía, que nuestros hijos asuman la responsabilidad por el daño que ocasionen a otros y eliminar la permisividad hacia la ingesta de licor en fiestas con niños y adolescentes deben tener un lugar preponderante en las familias y centros educativos.

***

Las opiniones expresadas en esta sección son de entera responsabilidad de sus autores.

Del mismo autor: ¿Tecnovacaciones?

¿Cómo valoras esta información?

2

QUÉ CHÉVERE

1

QUÉ INDIGNANTE

QUÉ CHIMBO

OPINIÓN · 11 AGOSTO, 2022 05:35

Camino a la recuperación económica

OPINIÓN · 10 AGOSTO, 2022 05:31

Papá ¿dónde queda el Darién?

OPINIÓN · 9 AGOSTO, 2022 05:38

Craso error: alimentar desconfianzas