Venezuela vive su año más violento y puede superar la tasa de 90 homicidios por cada 100 mil habitantes

LA HUMANIDAD · 28 DICIEMBRE, 2015 17:09

Ver más de

Ibis Leon | @ibisL


¿Cómo valoras esta información?

QUÉ CHÉVERE
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

Honduras ocupaba el primer lugar en el ranking de los países más violentos de América en 2013. Ese año fueron asesinadas 90, 4 personas por cada 100 mil habitantes en el país centroamericano, según el Informe Global de Homicidios de la Organización de Naciones Unidas (ONU). Venezuela podría ocupar este primer lugar al cierre de 2015.

De acuerdo con las proyecciones que maneja el Observatorio Venezolano de Violencia, el año podría terminar con un saldo de 27.875 muertes violentas. Una cifra que la ONG tilda de “histórica” y que supera por 2.895 muertes (10,3%) las 24.980 registradas en 2014.

Esto significa que la tasa de homicidios aumentó a 90 fallecidos por cada cien mil habitantes, lo que podría colocar a Venezuela en el primer puesto del ranking, solo disputable con El Salvador que se calcula alcance las 91 muertes.

El aumento se evidencia cuando se contrasta la cifra oficial contenida en la Memoria y Cuenta del Ministerio de Interior y Justicia de 2013. Ese año, se contabilizaron 24.763 muertes; es decir, 79 homicidios por cada cien mil habitantes.

 

El OVV va más allá y estima que el país aportará el 19% del total de los 145.000 homicidios que se calcula se producirán en América Latina y El Caribe este 2015.

Estas son las seis causas que agudizaron la violencia en el país, de acuerdo con el informe:

  1. En Venezuela las mafias y las bandas criminales han seguido utilizando la violencia como herramienta para sustentar el incremento del control territorial y las actividades del tráfico de drogas, secuestro y extorsión de comerciantes y empresarios.
  2. Se ha profundizado el deterioro de los cuerpos de seguridad del Estado. Los policías perciben que el futuro de sus ascensos y promociones están cada vez más politizados y dependen menos de su desempeño profesional. Tampoco existe el incentivo salarial.
  3. Se ha privatizado la seguridad. Debido al abandono de la protección de las personas por el Estado, los individuos, comunidades o empresas asumen las labores de seguridad de forma privada (se arman, contratan vigilantes y guardaespaldas). Y ante la ausencia de castigo a los criminales, se procede a ejercerla por cuenta propia, esto aplica tanto a los ciudadanos que ejecutan linchamientos o contratan sicarios, como a los propios funcionarios policiales o militares, quienes han respondido con las ejecuciones extrajudiciales.
  4. Se produjo una militarización represiva de la seguridad, tanto en sus posiciones de mando como en el tipo de acción emprendida. Las Operaciones de Liberación del Pueblo contribuyen a aumentar la violencia en Venezuela.
  5. El empobrecimiento rápido y sostenido, cuando ocurre en un contexto donde la ley se ha convertido en una sugerencia y el castigo no existe, se convierte en un factor criminógeno.
  6. La destrucción institucional continúa siendo el factor explicativo más relevante del incremento sostenido de la violencia y el delito.

Foto: Runrunes.