Venezuela apuesta por un futuro más verde con el proyecto «Yo Cambio»

LA HUMANIDAD · 29 ABRIL, 2016 18:46

Ver más de

Julett Pineda Sleinan | @JulePineda


¿Cómo valoras esta información?

QUÉ CHÉVERE
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

El cambio climático ha cobrado nuevas dimensiones. No solo en la Conferencia de las Partes (COP21) de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático los países buscan estar un paso más cerca de un futuro verde. Organismos multilaterales y organizaciones gubernamentales también unen esfuerzos en pro de esta causa y Venezuela estrena un nuevo proyecto de la mano de Provita y la Embajada Británica en Caracas: Yo Cambio, una iniciativa que no dice a los ciudadanos qué hacer, sino que los incorpora en la participación activa contra el calentamiento global.

«En el caso de Venezuela, la información sobre el cambio climático suele venir de afuera y la gente la siente como algo lejano«, explica Carlos Peláez, coordinador de Yo Cambio, quien define la propuesta como un proyecto divulgativo y educativo. «No queremos decirle a la gente cómo comportarse, sino que entiendan el fenómeno y se adapten a la nueva realidad climática«.

Tras una convocatoria hecha por la Embajada Británica en Caracas, que promueve proyectos en materia de democracia, derechos humanos y medio ambiente todos los años, Yo Cambio comenzó su desarrollo en el país. Como parte de una iniciativa de Provita, una asociación civil sin fines de lucro, empezó en octubre de 2015, enmarcado en el contexto de la conferencia climática más importante.

«En Gran Bretaña el cambio climático se ha convertido en uno de los principales problemas a tratar«, aseguró Nicholas Fulton, secretario político de la Embajada Británica en Caracas. En los últimos años, señaló, el calentamiento global ha cobrado mayor importancia en todo el mundo; por esta razón han decidido apoyar proyectos que promuevan un entorno más verde. De acuerdo con Fulton, para los países sale más caro ignorar el problema que atacarlo en este momento.

Con charlas dirigidas a adultos y a estudiantes, al igual que a empresas y colegios, Yo Cambio persigue mostrar los efectos del cambio climático de una manera más cercana a los venezolanos.

«Uno de los efectos es el incremento del nivel del mar y que cada vez vamos a tener menos playas. Yo soy de Choroní y he visto cómo se ha ido recortando esa extensión. Eso afecta al turismo y a los comerciantes de la zona, pero la gente no cree que el cambio climático llegue hasta ellos», advierte Peláez.

Con videos educativos, Yo Cambio explica los efectos del cambio climático a distintas audiencias para informar sobre el calentamiento global

De acuerdo con el coordinador del proyecto y con Simonetta Spavieri, de la oficina de Desarrollo Sostenible de la Embajada Británica en Caracas, atender las demandas del cambio climático traerían al país más beneficios que gastos, especialmente en materia turística, de desarrollo y como forma de combatir la pobreza.

A pesar de que la preocupación de un futuro verde no ocupa los primeros lugares en la mente de los venezolanos, Spavieri señaló que en los últimos años el cambio climático ha tocado de manera más cercana a la gente y ha ayudado a crear conciencia sobre este hecho.

«Ahora, con El Niño, la gente ha estado más preocupada por los efectos del calentamiento global«, dijo la representante de la embajada. Entre las consecuencias a futuro, Venezuela podría enfrentarse a dos graves problemas a largo plazo: sequías más fuertes y un aumento en las enfermedades tropicales. En ambos casos, es la pobreza la que sale ganando y la seguridad alimentaria la que se ve comprometida.

Carlos Peláez, director del proyecto, y Nicholas Fulton, secretario político de la Embajada Británica en Caracas

Carlos Peláez, director del proyecto, y Nicholas Fulton, secretario político de la Embajada Británica en Caracas

Para el coordinador de Yo Cambio, Carlos Peláez, en Venezuela se promueven iniciativas a favor del medio ambiente. Sin embargo, el problema de sus resultados recae en la sostenibilidad de las iniciativas. «Automercados Plazas busca diferenciarse de las otras cadenas explicando que es más ecológico, pero ¿quién piensa en comprar en un supermercado porque es más verde que otro?», dijo. Agregó que las acciones pro ambiente tampoco resultan rentables para el negocio a largo plazo.

Con la mitigación de los efectos negativos del cambio climático como objetivo principal, y con la adaptación como forma de invertir ante posibles escenarios, Yo Cambio le da a los ciudadanos las herramientas para ser parte de este proceso.

«Por ejemplo, hay parroquias donde la gente no sabe que su municipalidad tiene el deber de proveerles transporte público», explicó Peláez. La instrucción a los ciudadanos en pro de un futuro verde no es la única tarea del proyecto, sino también a instituciones y escuelas, a manera de crear replicadores de un mismo mensaje, reciclando las mismas herramientas.

Aunque la escasez y la inseguridad se llevan el primer lugar en la lista de preocupaciones de los venezolanos, el cambio climático, por su carácter técnico, es el único problema que, para los expertos, no se puede politizar.

El medio ambiente no distingue de ideologías ni de tendencias políticas y, tanto para Provita como para la Embajada Británica de Caracas, los resultados son mejores cuando el sector público y el privado trabajan en conjunto. «La COP 21 es el único lugar donde todos los presidente del mundo están unidos por una misma causa ¿Qué otro tema hace esto?«, se preguntó Peláez.