Venezolanos deportados que volvieron a Trinidad y Tobago seguirán en cuarentena otra semana

LA HUMANIDAD · 8 DICIEMBRE, 2020 18:06

Ver más de

María Victoria Fermín Kancev | @vickyfermin

Foto por T&T Guardian

¿Cómo valoras esta información?

QUÉ CHÉVERE
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

Una semana más deberán permanecer en cuarentena los venezolanos deportados de Trinidad y Tobago el pasado 22 de noviembre, que luego retornaron a la isla amparados en una medida judicial y fueron detenidos por las autoridades.

El 25 de noviembre la jueza Avason Quinlan-Williams ordenó el traslado de estos migrantes desde la comisaría policial de Erin (en la costa sur) donde los habían detenido, hasta las instalaciones del helipuerto de Chaguaramas, al noroeste de Trinidad.

En este último lugar, dijo la jueza, deberían cumplir 14 días de cuarentena como protocolo de prevención del COVID-19.

Avason Quinlan-Williams también decidió en esa ocasión que las autoridades no podrían deportarlos hasta tanto el tribunal tomara una decisión sobre si otorgarles o no el asilo, luego de una evaluación individual de cada caso.

Los padres de algunos niños informaron a Efecto Cocuyo que este martes 8 de diciembre estaba previsto que culminara el período de cuarentena.

Ellos tenían la expectativa de reencontrarse con sus familiares. Sin embargo, recibieron la noticia de que aún no los dejarían salir de donde permanecen en aislamiento.

Caso de COVID-19

El miércoles de 2 diciembre el diario local Guardian informó que el helipuerto de Chaguaramas fue cerrado para visitantes, luego de que un migrante venezolano dio positivo para coronavirus.

La Fuerza de Defensa de Trinidad y Tobago había reportado el domingo 29 de noviembre, a través de un comunicado, que sus funcionarios capturaron a otro grupo de migrantes venezolanos por ingresar al país ilegalmente y los llevaron a la base del helipuerto.

Cuando se les hizo la prueba del coronavirus, uno de ellos dio positivo. Por esta razón, todas las personas que interactuaron con el grupo debían hacerse la prueba y tomar medidas necesarias, de acuerdo con los protocolos de salud aceptados.

Según la normativa, todas las personas que tuvieron un contacto principal del migrante ahora son consideradas como positivas para COVID-19 y tendrán que cumplir cuarentena por 14 días, reportó el medio de comunicación.

Esta sería la razón por la que el primer grupo aún debe permanecer aislado. Sin embargo, la madre de uno de los 16 niños que esperaba encontrarse este martes con él aseguró que los infantes no habían entrado en contacto con el nuevo grupo de venezolanos.

Deportación en pausa

Según el sitio web de Guardian, 21  de los migrantes que regresaron a la isla tras ser repatriados ya obtuvieron órdenes judiciales que impiden su deportación a la espera de un litigio contra el Estado.

El medio explicó que los abogados representantes del grupo tuvieron que presentar demandas individuales por los 16 niños y nueve adultos.

Según sus fuentes, “finalmente pudieron presentar demandas para 22 del grupo, ya que no pudieron encontrar parientes que vivieran en Trinidad y Tobago, ya sea ilegal o ilegalmente, en cuyo nombre se podrían haber presentado las demandas para el resto del grupo”.

Si bien el primer caso presentado en nombre de un niño de cuatro años, su hermana y su madre fue tratado por el juez Avason Quinlan-Williams, quien se desempeñó como juez de emergencia la semana pasada, los otros que se presentaron durante el fin de semana fueron al azar asignado a otros jueces.

Agregaron que a varios niños les han otorgado medidas cautelares provisionales.