Un periodista preso y detenciones arbitrarias a trabajadores de la prensa ha dejado el Estado de Alarma - Efecto Cocuyo

CORONAVIRUS · 28 MARZO, 2020 18:06

Un periodista preso y detenciones arbitrarias a trabajadores de la prensa ha dejado el Estado de Alarma

Texto por Reynaldo Mozo Zambrano | @reymozo

Ver más de

Reynaldo Mozo Zambrano | @reymozo

¿Cómo valoras esta información?

2
QUÉ CHÉVERE
1
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

En los días transcurridos desde que se decretó el Estado de Alarma nacional el régimen de Nicolás Maduro se ha ensañado contra trabajadores de la prensa. Un periodista preso, otros hostigados y obligados a borrar sus trabajos periodísticos ha dejado la cobertura sobre la pandemia de la COVID-19 en Venezuela.

Darvinson Rojas, quien este viernes 27 de marzo, cumple seis días privado de libertad, fue detenido por 15 funcionarios de las Fuerzas de Acciones Especiales (Faes)  cuando se encontraba en su residencia en Mamera, al oeste de Caracas.

En un principio los funcionarios le aseguraron a Rojas que había una denuncia de un presunto caso de coronavirus en su casa y tras la negativa del periodista de abrirles la puerta, se lo llevaron a la fuerza.

El comunicador fue presentado ante los tribunales y acusado de instigación al odio e instigación pública. Sus abogados privados no pudieron defenderlo, ya que se le asignó defensa pública.

Además de la detención de Darvinson Rojas, funcionarios de la policía sacaron de su casa en el estado Vargas a Beatriz Rodríguez,  directora del diario La Verdad de Vargas, para que rindiera declaraciones sobre una publicación de un caso de COVID-19 que el diario varguense pudo confirmar y publicar.

Rodríguez fue a rendir declaraciones en la Fiscalía el pasado 25 de marzo, y su interrogatorio duró al menos una hora. “Yo no tengo nada que temer”, dijo la comunicadora ante el asedio de los funcionarios policiales.

Entre los abusos cometidos por el régimen de Maduro se encuentran el del periodista Yarnaldo Tovar, quien fue detenido el 25 de marzo, mientras recopilaba información sobre el coronavirus en las afueras del hospital de Coche. Tovar pudo avisar al medio en el cual trabaja que los funcionarios policiales le quitarían el teléfono celular con el que realizaba su trabajo.

La periodista Rosalí Hernández también fue detenida por las Faes. Mientras la comunicadora realizaba cobertura sobre la pandemia COVID-19 en Caracas, los funcionarios del denominado grupo de extermino la detuvieron y le borraron el material.

Hernández relata que es la cuarta vez que es detenida por los funcionarios mientras realiza la cobertura de la pandemia. “Estaba en Catia y me detuvieron mientras reportaba lo que era la esterilización de las calles”.

Buscan silenciar

Para Edgar Cárdenas, Secretario General Colegio Nacional de Periodista (CNP) seccional Caracas, Maduro busca silenciar a la prensa libre con las últimas acciones en contra de los periodistas.

Después del decreto emitido por Maduro respecto a la pandemia coronavirus se han presentado situaciones de agresiones a periodistas en el desempeño de sus funciones y su labor profesional (…) Ciertamente es una manera de silenciar a la prensa libre y silenciar la opinión”, dijo.

Cárdenas señala que el caso de Darvinson Rojas es un mensaje a los periodistas venezolanos, porque después que el tribunal dictó medidas cautelares de liberación el comunicador aún no ha sido liberado.

“Extraoficialmente se informó que probablemente podría ser liberado dentro de tres semanas. Es evidente que es una demostración del gobierno de Maduro, de la fuerza que detenta tratando de evitar que los periodistas sigan informando y cumplan con la labor de informar”, explica.

Cárdenas enfatizó en que el gobierno madurista ha olvidado que el periodismo es un servicio público y que está previsto en la constitución. “La información es un derecho humano intangible que en estados de emergencia no se puede limitar”.