Ucevistas aseguran que no negociarán su autonomía por el mantenimiento de la Universidad

LA HUMANIDAD · 10 NOVIEMBRE, 2021 19:51

Ver más de

Reymar Reyes Moncayo | @MoncayoReymar


¿Cómo valoras esta información?

QUÉ CHÉVERE
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

A tres meses de ejecución del plan de rehabilitación y mantenimiento dentro de la Universidad Central de Venezuela (UCV) por parte del Ejecutivo nacional, decanos y gremios insisten en señalar que defenderán su autonomía universitaria, a pesar de que el gobierno emprendió una iniciativa unilateral sin concertar con anterioridad un programa de trabajo con el Consejo de Preservación y Desarrollo (Copred) y las autoridades de la casa de estudio.

Miembros del núcleo de decanos y gremios de la UCV se reunieron este 10 noviembre en la Plaza del  Rectorado para hacer público un comunicado en el que recalcan que las actividades dentro de “la Ciudad Universitaria de Caracas constituyen una obligación del Estado venezolano una vez que quedó inscrita en la lista de Patrimonio Mundial de la Organización de las Nacionales Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco) por representar, entre otros, una obra del arte del genio creador humanos y por ser un ejemplo de un tipo de construcción arquitectónico que ilustra uno o más períodos de la historia humana”.

Aclaran que “el creciente deterioro de la Ciudad Universitaria es la consecuencia natural generada por una irresponsable actuación del Estado al asignarle a nuestra institución un presupuesto que no ha respondido a las necesidades institucionales”.

Por tanto, rechazan que las actividades de mantenimiento se ejecuten sin concertación con las autoridades universitarias y sin el asesoramiento previo de la Copred, como estructura responsable de la preservación del patrimonio, lo que contraviene el principio de autonomía universitaria.

Desde el 2 de agosto

Los trabajos de restauración de la Universidad Central de Venezuela (UCV) empezaron el lunes 2 agosto sin que el Consejo de Preservación y Desarrollo (Copred) fuera contactado para asesorar la ejecución de las obras en función de cuidar el trabajo del arquitecto Carlos Raúl Villanueva en la Ciudad Universitaria, declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 2001.

De acuerdo al arquitecto Pablo Molina, director de la Copred, a pesar de que actualmente hay reuniones semanales entre la comisión presidencial y el Copred para informarse mutuamente sobre sobre necesidades, diagnósticos y elaboración de planes y acciones”, los frentes de obras fueron propuestos y abiertos de forma repentina y han avanzado con las decisiones que se toman en la marcha.

Aunque Nicolás Maduro informó que fueron aprobados 40 millones de dólares para la realización de estas obras, la comisión que trabaja en el campus universitario no ha ofrecido información detallada sobre el presupuesto a las autoridades de la universidad. Tampoco han presentado planes de acción para la conservación de los resultados.

Igualmente, Maduro también informó que hay cinco empresas especializadas en construcción atendiendo los trabajos, todas contratadas por el Estado.

¿Cuál es la evaluación del Copred?

Según la evaluación del arquitecto Pablo Molina, director del Copred, los avances más importantes que se han alcanzado se ubican en el área de la Facultad de Arquitectura, el comedor, la plaza de Rectorado, la plaza cubierta y los proyectos de paisajismo. Sin embargo, hay más de 35 frentes de obra activos.

Asegura que hay “un intento serio y profesional de hacerle seguimiento y control a las obras para que sean respetuosas del patrimonio”, pues la participación de profesionales especializados es cada vez mayor, lo cual hace que se garantice una correcta ejecución y que “deje de ser un operativo de rescate”.

Según Molina, el gobierno tenía la intención de que las obras estuvieran listas en la tercera semana de octubre para que pudieran empezar las clases presenciales, pero en ese momento ni los salones, ni los sanitarios, ni el comedor estaban en condiciones de ser utilizados por los estudiantes.

Así mismo, destaca que el reinicio de clases presenciales no solo depende de estas obras, sino de otros factores como la aceptación por parte del gremio de profesores y trabajadores, la garantía de acceder a los servicios básicos, así como preparar una plataforma electrónica idónea para que el proceso de inscripciones sea exitoso.

Aunque Molina asegura que hay presiones por parte del gobierno en cuanto a las fechas de entrega, no se tiene una seguridad de cuándo podrían alcanzar las metas respecto a aulas, sanitarios y otras áreas.

 Se le ha hecho hincapié en que deben presentar un plan de mantenimiento de la inversión que se está haciendo en la universidad, que implicará equipar a la dirección de mantenimiento con los implementos necesarios, ateniendo también la garantía del acceso al agua y a la seguridad.

El asedio a la universidad

El déficit presupuestario al que ha sido sometida la UCV es la principal causa de su deterioro. Desde hace varios años que el gobierno nacional no ha aprobado los fondos que la universidad necesita para el mantenimiento de sus instalaciones, el pago de su personal y el desarrollo de sus investigaciones y demás actividades.

Actualmente, según informó Amalio Belmonte, vicerrector académico de la UCV, el 80% del presupuesto que recibe la universidad se destina al pago de nóminas, mientras que el remanente apenas alcanza para labores menores de mantenimiento.

Frente a esto, el núcleo de Decanos de la UCV y las agrupaciones gremiales rechazan que la posibilidad de que el gobierno nacional pretende doblegar la autonomía universitaria de la designación de “protectores” externos a la universidad y afines al oficialismo.  

De la misma manera, las agrupaciones universitarias rechazan que la visita de Nicolás Maduro y otros funcionarios de gobierno a la Ciudad Universitaria se realice fuera de los horarios laborales y sin haber concertado un recorrido formal, calificando este hecho como “un allanamiento al recinto universitario y un acto violatorio de la Constitución Nacional”.