Sustitución del León de Caracas es delito patrimonial, asegura Fundación de la Memoria Urbana - Efecto Cocuyo

LA HUMANIDAD · 11 DICIEMBRE, 2018 14:32

Sustitución del León de Caracas es delito patrimonial, asegura Fundación de la Memoria Urbana

Texto por María Victoria Fermín Kancev | @vickyfermin

Ver más de

María Victoria Fermín Kancev | @vickyfermin

¿Cómo valoras esta información?

QUÉ CHÉVERE
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

“Deshonra a la ciudad”. La presidenta de la Fundación de la Memoria Urbana, Hannia Gómez, consideró que sustituir el emblemático León de Caracas por una estatua de la cacica Apacuana, en la avenida Valle-Coche, es “un delito patrimonial” y persigue “golpear emocionalmente” a la población.

La arquitecta señaló que el anuncio, realizado este lunes, 10 de diciembre, por la alcaldesa Érika Farías, “es una afrenta contra el patrimonio intangible de la capital” que se compone de los símbolos, efemérides y la historia de la ciudad, según contempla la Unesco (La Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura).

“Esta es una práctica que han tenido los chavistas desde que llegaron al poder como cuando quitaron la estatua de Colón y comenzaron a querer cambiarle el nombre a las cosas”, dijo. “Me da la impresión de que han vuelto con furor y ganas de dominar psicológicamente a la población y el reemplazar los símbolos de la ciudad es una forma”.

Patrimonio cultural

De acuerdo con el Catálogo del Patrimonio Cultural venezolano 2004-2005, la estatua León de Caracas es obra de Clemente Díaz y se realizó a petición del Concejo Municipal del Distrito Federal en 1984, para ser instalado en un pedestal de concreto en la salida norte de Boquerón 2, en la autopista Caracas la Guaira.

Gómez precisó que mover la estatua a la autopista Valle-Coche ya representaba una arbitrariedad, un delito patrimonial y un oprobio a la historia de la ciudad.

También cuestionó de dónde salió el dinero para construir la estatua y opinó que Érika Farías incurre “en un mal uso del cargo”. Señaló que, aunque en el pasado estas acciones tuvieron mucho rechazo de los ciudadanos e incluso de la comunidad internacional, actualmente hay menos gente en Caracas y quienes permanecen “están sobreviviendo”.

La especialista consideró que, en el fondo, esta medida es “una operación negativa contra la memoria indígena” porque el cambio tenderá a generar rechazo.

La cacica Apacuana, según describió la alcaldesa Erika Farías, es una guerrera indígena “madre, líder espiritual y cacica de la etnia Quiriquire impulsora de la resistencia contra la colonización española”.