«Silencio epidemiológico» denuncia la Sociedad de Ultrasonografía en Obstetricia en casos de microcefalia

LA HUMANIDAD · 5 FEBRERO, 2016 11:02

Ver más de

Maria Laura Chang | @marilachang


¿Cómo valoras esta información?

QUÉ CHÉVERE
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

El virus del zika ha sido vinculado con daños neurológicos que se traducen en microcefalia de fetos que comprometen el crecimiento y desarrollo de su Sistema Nervioso Central (SNC). Es por ello que la Sociedad Venezolana de Ultrasonografía en Obstetricia y Ginecología  (Sovuog) emitió un comunicado en el que comparte las recomendaciones para el personal médico y mujeres embarazadas. Alertan, en primer lugar, que el período de mayor vulnerabilidad para la aparición del daño es el comprendido en las primeras 16 semanas el embarazo.

La Sovuog destaca que el diagnóstico de reducción de las medidas del cráneo del feto, por sí solas, no deberían tener valor a menos de que estén acompañadas por evidencia de pérdida o alteración de la anatomía normal del cerebro del feto.

El mensaje fue compartido por la sociedad a los pediatras “ante el silencio epidemiológico”, según afirman en el comunicado.  La Organización Mundial de la Salud (OMS) declaró este lunes, 1 de febrero, que los casos de microcefalia y otros desórdenes neurológicos como el Síndrome de Guillain Barré en Brasil constituyen una emergencia sanitaria de alcance internacional. Actualmente continúan las investigaciones para establecer los vínculos con el virus del zika.

“Hasta el momento no es posible establecer otros riesgos neurológicos en fetos cuyas madres hayan sido infectadas entre las 17 primeras semanas y el término del embarazo (39 o más semanas)”, explica la Sociedad.

Reportes de prensa dan cuenta de que en el estado Zulia se ubicó un caso a través de un ecosonograma en el que un feto aparecía sin cráneo. Además, la neonatóloga Rosalinda Prieto informó que el 27 de enero nació en el Materno Infantil de El Valle una niña con microcefalia. Aún se investiga si podría ser consecuencia del zika.

info_1 (2)

La Sociedad aconseja a los médicos que practiquen la ultrasonografía embrio-fetal manejar la ontogénesis “imagenológica” del Sistema Nervioso Central del feto para detectar manifestaciones de daño en el mismo.

Subrayan que las mujeres embarazadas deben maximizar todas las medidas para controlar el mosquito y prevenir su proliferación. “Deben usar repelentes (en su ausencia se puede agregar vitamina B12 a la crema hidratante) y mosquiteros, eliminar los criaderos del zancudo, así como dejar la menor área del cuerpo expuesta a picaduras”, se lee en el comunicado.

Recuerdan que en caso de contraer el virus durante el embarazo, no hay tratamiento, fármaco o medicamento disponible que se pueda ofrecer para disminuir los efectos y las posibilidades de recrear estas complicaciones. “Paracetamol (acetaminofén) y antihistamínicos son los únicos medicamentos que pueden ser utilizados, complementados con reposo y buena hidratación”, destacan y agregan que, al igual que con el dengue, se debe evitar los medicamentos a base de ácido acetilsalicílico (Aspirina).

La Sovuog aconseja prevenir la gestación. “El virus ataca al embrión y al feto, teniendo preferencia por el tejido nervioso, el cual se desarrolla durante todo el embarazo y continúa luego del nacimiento”, explican en la nota.

Existe dificultad para realizar las pruebas para el diagnóstico del zika, pese a ello la Sociedad indica cómo deberían hacerse:

Estas pruebas incluyen PCR en muestras de suero de fase aguda, que detectan RNA viral y otras pruebas para detectar anticuerpos específicos en el suero (ELISA para detectar la inmunoglobulina IgM), se ha descrito reactividad cruzada con otras virosis por flavivirus como el dengue y el chikunguya. Las pruebas diagnósticas deberían incluir una muestra de suero de fase aguda recogida tan pronto como sea posible después de la aparición de la enfermedad y una segunda muestra recogida de dos a tres semanas después de la primera.

Para el diagnóstico de microcefalia los médicos deben:

-Poseer curvas de referencia para la circunferencia cefálica y evaluar cada tres semanas dicho parámetro.

-Estar familiarizados con la imagenología de laminación cerebral y proceso de corticalización de hemisferios cerebrales en condiciones normales.

-Debemos recordar que el desarrollo cortical comprende desde la histogénesis, última etapa embrionaria, y todo el periodo fetal. Lo más probable es que el virus actúe sobre la proliferación y la apoptosis. Mayor impacto hasta las 16 semanas y posibilidad de anomalías funcionales de 17 a 38 semanas.

Para más información: www.sovuog.com.ve

Foto: EFE