Sebin se encuentra a las afueras de la sede de Provea

LA HUMANIDAD · 20 SEPTIEMBRE, 2022 12:00

Ver más de

Reynaldo Mozo Zambrano | @reymozo


¿Cómo valoras esta información?

QUÉ CHÉVERE
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

Funcionarios del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (Sebin) se apostaron a las afueras de la sede de la organización defensora de derechos humanos Provea este martes 20 de septiembre.

La ONG tenía previsto realizar una conferencia de prensa para exigir la liberación de seis activistas, sindicalistas, y defensores de derechos humanos detenidos por la administración de Nicolás Maduro.  

“Funcionarios del SEBIN intentaron ingresar a sede de PROVEA, Caracas, para intimidar a familiares de los trabajadores (Alcides Bracho, Gabriel Blanco, Néstor Astudillo, Alonso Meléndez, Emilio Negrin y Reynaldo Cortés) quienes realizaban una rueda de prensa por su libertad”, se lee en un tuit de la ONG.

Fuentes allegadas a la organización indicaron que los funcionarios de inteligencia se retiraron del frente del edificio donde está ubicada la sede de la ONG, pero se desplegaron en los alrededores en el centro de Caracas.

Hasta el momento se desconoce el motivo de la presencia de los funcionarios del Sebin en las cercanías de la sede de Provea.

Tercer informe de la Misión

La mañana de este martes, en Ginebra, la Misión Internacional Independiente de Determinación de Hechos de los Hechos sobre Venezuela presentó su tercer informe donde concluyó que tanto la Dirección General de Contrainteligencia Militar (Dgcim) como el Sebin forman parte de una maquinaria diseñada y ejecutada para cumplir con el plan del gobierno de reprimir a la disidencia.

Según testimonios de exempleados del Sebin, recopilados por los expertos de las Naciones Unidas, la tortura la ordenó directamente el presidente Nicolás Maduro, o las y los directores de línea o el director general de este organismo.

“El Sebin recurría a una serie de métodos de tortura como palizas, descargas eléctricas, asfixia con bolsas de plástico y posturas de tensión, así como amenazas de muerte y violación u otras formas de tortura psicológica”, según la investigación.

La misión recibió información, confirmando que el director general recibía a su vez órdenes de autoridades del más alto nivel del gobierno venezolano, incluidos el presidente Maduro y el primer vicepresidente del Partido Socialista Unido de Venezuela (Psuv), Diosdado Cabello.

El informe reveló que en 122 casos, hubo víctimas que fueron sometidas a tortura, violencia sexual y/u otros tratos crueles, inhumanos o degradantes perpetrados por agentes del DGCIM. La tortura se llevó a cabo en su sede  de “Boleíta”, en Caracas, y en una red de centros de detención encubiertos en todo el país.

La Misión de la ONU señala que el Sebin ha torturado o infligido malos tratos a detenidos -entre ellos políticos de la oposición, periodistas, manifestantes y defensores de los derechos humanos- principalmente en el centro de detención “El Helicoide”, en Caracas.

Este grupo especial ha investigado 51 casos que ocurrieron desde 2014.

LA HUMANIDAD · 30 SEPTIEMBRE, 2022

Sebin se encuentra a las afueras de la sede de Provea

Texto por Reynaldo Mozo Zambrano | @reymozo

Funcionarios del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (Sebin) se apostaron a las afueras de la sede de la organización defensora de derechos humanos Provea este martes 20 de septiembre.

La ONG tenía previsto realizar una conferencia de prensa para exigir la liberación de seis activistas, sindicalistas, y defensores de derechos humanos detenidos por la administración de Nicolás Maduro.  

“Funcionarios del SEBIN intentaron ingresar a sede de PROVEA, Caracas, para intimidar a familiares de los trabajadores (Alcides Bracho, Gabriel Blanco, Néstor Astudillo, Alonso Meléndez, Emilio Negrin y Reynaldo Cortés) quienes realizaban una rueda de prensa por su libertad”, se lee en un tuit de la ONG.

Fuentes allegadas a la organización indicaron que los funcionarios de inteligencia se retiraron del frente del edificio donde está ubicada la sede de la ONG, pero se desplegaron en los alrededores en el centro de Caracas.

Hasta el momento se desconoce el motivo de la presencia de los funcionarios del Sebin en las cercanías de la sede de Provea.

Tercer informe de la Misión

La mañana de este martes, en Ginebra, la Misión Internacional Independiente de Determinación de Hechos de los Hechos sobre Venezuela presentó su tercer informe donde concluyó que tanto la Dirección General de Contrainteligencia Militar (Dgcim) como el Sebin forman parte de una maquinaria diseñada y ejecutada para cumplir con el plan del gobierno de reprimir a la disidencia.

Según testimonios de exempleados del Sebin, recopilados por los expertos de las Naciones Unidas, la tortura la ordenó directamente el presidente Nicolás Maduro, o las y los directores de línea o el director general de este organismo.

“El Sebin recurría a una serie de métodos de tortura como palizas, descargas eléctricas, asfixia con bolsas de plástico y posturas de tensión, así como amenazas de muerte y violación u otras formas de tortura psicológica”, según la investigación.

La misión recibió información, confirmando que el director general recibía a su vez órdenes de autoridades del más alto nivel del gobierno venezolano, incluidos el presidente Maduro y el primer vicepresidente del Partido Socialista Unido de Venezuela (Psuv), Diosdado Cabello.

El informe reveló que en 122 casos, hubo víctimas que fueron sometidas a tortura, violencia sexual y/u otros tratos crueles, inhumanos o degradantes perpetrados por agentes del DGCIM. La tortura se llevó a cabo en su sede  de “Boleíta”, en Caracas, y en una red de centros de detención encubiertos en todo el país.

La Misión de la ONU señala que el Sebin ha torturado o infligido malos tratos a detenidos -entre ellos políticos de la oposición, periodistas, manifestantes y defensores de los derechos humanos- principalmente en el centro de detención “El Helicoide”, en Caracas.

Este grupo especial ha investigado 51 casos que ocurrieron desde 2014.

¿Cómo valoras esta información?

QUÉ CHÉVERE

QUÉ INDIGNANTE

QUÉ CHIMBO