Sebin libera a periodista y secretaria del Correo del Caroní

LA HUMANIDAD · 21 OCTUBRE, 2020 08:48

Sebin libera a periodista y secretaria del Correo del Caroní

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

Ver más de

Efecto Cocuyo | @efectococuyo

¿Cómo valoras esta información?

QUÉ CHÉVERE
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

Luego de permanecer varias horas en la sede del  Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (Sebin), la periodistas María Ramírez Cabello y la secretaria Susana Reyes fueron puestas en libertad este martes, luego de ser detenidas durante el allanamiento practicado por el organismo a la sede del diario Correo del Caroní, en Puerto Ordaz, estado Bolívar.

En su cuenta de Twitter informó el medio que “Susana Reyes y María Ramírez Cabello fueron liberadas luego de cinco horas detenidas arbitrariamente en la sede del Servicio Bolivariano de Inteligencia (Sebin)”, ubicado en San Félix.

También el Sindicato de Trabajadores de la Prensa (Sntp) informó sobre la liberación e indicó que a ambas trabajadoras “les devolvieron sus teléfonos celulares”.

Las trabajadoras del medio fueron detenidas durante un allanamiento realizado al Correo del Caroní,  donde, además de sus teléfonos personales, fueron incautados por parte de la comisión del Sebin los cuadernos administrativos de la empresa y una computadora de la sala de redacción.

Este martes 20 de octubre a las 9:25 a. m. agentes del Sebin allanaron la sede del medio, cuyo director, David Natera, ya había sido detenido durante unas horas el lunes 12 de octubre.

El diario denunció en su cuenta de Twitter este día que una comisión del Sebin allanaba la sede e impedía la entrada al abogado del medio, Roderick Germán Borregales.

“Me dijeron que no podía estar. Que me saliera. Ellos dicen que es una visita domiciliaria pero no es más que un eufemismo para disimular un allanamiento”, dijo Borregales, según recoge el propio diario en Twitter.

El Sindicato Nacional de Trabajadores de la Prensa (Sntp), la ONG Espacio Público y el Instituto Prensa y Sociedad (Ipys Venezuela) alertaron sobre este hecho.

También la ONG defensora de los derechos humanos, Provea, denunció que se trataba de “otra acción arbitraria, ilegal e injusta contra el medio regional”. Exigieron respeto a la libertad de prensa y expresión,  y “no más persecución.