Retorno seguro a clases requiere invertir en las escuelas, advierte Fe y Alegría

LA HUMANIDAD · 16 FEBRERO, 2021 12:44

Retorno seguro a clases requiere invertir en las escuelas, advierte Fe y Alegría

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

Ver más de

Efecto Cocuyo | @efectococuyo

¿Cómo valoras esta información?

11
QUÉ CHÉVERE
1
QUÉ INDIGNANTE
1
QUÉ CHIMBO

Para un retorno seguro a clases presenciales en Venezuela no solo se deben garantizar las condiciones para evitar la propagación del coronavirus sino que, además, se deben combatir los obstáculos que impiden a los miembros de la comunidad educativa llegar a los planteles.

La directora del Programa Escuelas de Fe y Alegría, Noelbis Aguilar, consideró que el llamado del Ejecutivo nacional a reincorporarse a las aulas el próximo mes de marzo tiene un lado positivo, tomando en cuenta que muchos niños, niñas y adolescentes no cuentan con los recursos necesarios para dar continuidad a su proceso educativo bajo la modalidad de educación a distancia.

Sin embargo, aseguró que un retorno seguro a clases requiere de mucha preparación previa, así como de una inversión importante en infraestructura escolar y de un protocolo de bioseguridad estricto.

Planteó que esta reincorporación a las aulas debe ser un proceso progresivo y descentralizado que dependerá de la evolución de número de contagios en cada región. 

Recordó que la escasez de dinero en efectivo y transporte público, así como los salarios precarios de los educadores también han impedido que estos puedan llegar a sus puestos de trabajo.

Preparación de las escuelas

“Para ese retorno a clases es fundamental que haya agua y jabón, ¿Quién va a proveer de eso?”, se preguntó Aguilar. Insistió en que ese es recurso indispensable especialmente en pandemia y, que no se puede negociar. 

La dotación de termómetros infrarrojos, mascarillas, caretas y material para garantizar una desinfección continua y eficiente también serán fundamentales para mitigar los riesgos de contagio, dijo la educadora. 

Agregó que lo ideal sería que cada niño tuviera en su morral un gel antibacterial, y que se puedan realizar algunos triajes en las escuelas, así como de reactivar los programas de alimentación escolar y dotar a los niños y niñas en mayor situación de vulnerabilidad de kits con los útiles escolares

Esta preparación de las escuelas debe ir de la mano con una campaña de concientización con las familias y las comunidades, para afinar cuáles deben ser los hábitos y comportamientos durante esta reincorporación a las aulas.

 Alianzas y atención psicoemocional

Para la vocera de Fe y Alegría la inversión que requieren las instituciones educativas requiere de un gran acuerdo de diálogo nacional y propuso que el Estado venezolano pueda establecer alianzas con las distintas agencias de Naciones Unidas dedicadas a la protección de la infancia. 

Insistió en que se debe prestar especial atención al apoyo psicoemocional de maestros y estudiantes. Como ejemplo, mencionó que aún hay casos de estigmatización si alguien se contagia de coronavirus, por lo que se deberá aprender a manejar estas situaciones para evitar la exclusión de algún niño o niña por estas causas. 

Los planteles necesitarán además evaluar si se cuenta con el personal suficiente para atender a las y los estudiantes, que no solo deberá encargase de cuidarlos sino que también necesita estar protegido: “Se deberá formar a los docentes para ver cómo van a ser las nuevas dinámicas de trabajo y de higienización”.

Aguilar señaló que una planificación y comunicación claras son clave para combatir la incertidumbre, la angustia y para recuperar la confianza en medio de esta crisis sanitaria. 

Parte de esta confianza será necesaria para poder establecer controles epidemiológicos efectivos y que las familias comuniquen a las escuelas si tienen familiares con síntomas para prender las alertas y activar los protocolos. 

Atención a los educadores 

El traslado de los docentes y el personal a las escuelas se ha visto especialmente comprometido en los últimos años debido a la escasez de transporte público y efectivo, así como salarios precarios que no alcanza para satisfacer sus necesidades básicas.

“La gente está muy desmotivada… tenemos déficit de personal”, advirtió Aguilar. Consideró que esa planificación debe tomar en cuenta este fenómeno y atender las necesidades de este sector. 

Los educadores, dijo además, deben estar dentro de los grupos prioritarios para recibir la vacuna anticoronavirus