Regreso a clases: escuelas de occidente están en pésimo estado, advierten docentes

LA HUMANIDAD · 29 SEPTIEMBRE, 2022 22:25

Ver más de

Albany Andara Meza | @AlbanyAndara


¿Cómo valoras esta información?

2
QUÉ CHÉVERE
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

Las filtraciones se extienden por los techos y alcanzan las paredes de varias escuelas públicas. Maestros miran con el ceño fruncido las manchas de humedad en los muros despintados, los pupitres endebles por décadas de uso, las ventanas sin cristales y las puertas viejas que rechinan, algunas separadas de sus bisagras.

En el occidente de Venezuela esta escena se repite en los estados Zulia y Táchira, según denuncias de gremios docentes. En ciudades zulianas y tachirenses, por lo menos un 70 % de los planteles se encuentra en pésimas condiciones a pocos días del inicio de clases, pautado para el 3 de octubre, advirtió la secretaria general del Sindicato de Maestros, Carmen Teresa Márquez. 

«Las escuelas están en malas condiciones. Aunado a eso, las lluvias que en los últimos días cayeron han venido deteriorando con más fuerza los espacios. El gobierno ha arreglado muy pocas escuelas; las que están en barriadas no tienen servicios, no tienen agua potable o baños funcionales. No están preparadas, pero van a abrir las puertas en octubre, por orden del Ministerio», dijo Márquez a Efecto Cocuyo

Actualmente, hay por lo menos 29.103 escuelas en el país, de acuerdo con datos del Ministerio de Educación. Asimismo, la matrícula de estudiantes en Venezuela es de 8.763.066 inscritos.

La vicepresidenta ejecutiva del gobierno de Nicolás Maduro, Delcy Rodríguez, afirmó el 27 de junio que las Brigadas comunitarias y militares (Bricomiles) estaban reparando casi 21 mil centros educativos del territorio nacional. Educadores niegan la cifra suministrada por Rodríguez y acusan al proyecto de ser solo un «maquillaje». 

Estudiar sin servicios

El informe «Estudiar entre ruinas», presentado por Centros Comunitarios de Aprendizaje (Cecodap) en julio de este año, arrojó datos sobre el grave deterioro de las escuelas públicas en distintos estados de Venezuela, incluyendo en territorio zuliano. 

«Tal es el caso del estado Zulia, por ejemplo, en donde hay instituciones educativas que no tienen energía eléctrica en la mayoría de sus instalaciones desde hace años debido al hurto de cables. Durante la reportería de este trabajo se pudo conocer de esta situación en al menos diez planteles en dos de los 21 municipios del estado», indica el balance. 

En la avenida 27 de Maracaibo, la capital de la entidad, se reportó que en el plantel Luz del Saber no había electricidad en varios salones a inicios de 2022. Una situación similar se presenta en la escuela Jesús Enrique Lossada, de acuerdo con denuncias que representantes han realizado desde el mes de abril.

Los racionamientos eléctricos a los que es sometido el estado también preocupan a padres y maestros, ya que algunos pueden durar hasta 12 horas. 

«La electricidad sigue siendo un drama en Zulia y con el incremento de las lluvias ha empeorado la situación. No existen ni ha existido políticas acordes y eficientes que permitan mejorar la condición de los servicios públicos», dijo a Efecto Cocuyo Mariana Fernández, vocera de la Federación Nacional de Sociedades de Padres y Representantes (Fenasopadres) en Zulia. 

Según el Comité de Víctimas por los Apagones, este fue el estado con mayor número de fallas de energía registradas en la primera mitad de 2022: en total 11.521. 

Cecodap alertó que iniciar las clases bajo este panorama significa someter a los estudiantes a prestar atención en un salón con temperaturas hasta de 34 °C, sin ventilación ni espacios tecnológicos habilitados para su desarrollo integral. 

Lea más en: 59 % de las escuelas de Venezuela tienen fallas de infraestructura y luz, revela balance de Cecodap

Por otro lado, recientemente usuarios han solicitado al gobierno que revise la Escuela Nacional Divina Pastora de la avenida 56, donde los muros están llenos de grietas, hay botes de agua y la maleza cubre el patio. 

Este 29 de septiembre el Sindicato de la Educación del Zulia (Sindetezul) informó que por lo menos 85 % de las escuelas de este edtado no tiene agua o servicios tecnológicos.

«El maestro está mal pagado. Hay condiciones precarias desde todo punto de vista”, denunció Alexander Castro, secretario general del Sindetezul.

Iniciar un año escolar sin recursos

La Comisión de Derechos Humanos del Estado Zulia (Codhez) advirtió el 31 de agosto que desde inicios de 2021 se registraron constantes robos a instituciones de la entidad. 

«Han dejado a las escuelas desalojadas y con pérdidas incalculables ante el descuido y desatención de los órganos competentes. Abundan escuelas sin pupitres, sin salas sanitarias, totalmente saqueadas y en ruinas, sin comedores escolares», informó la ONG a través de su balance anual. 

Fernández recordó que no hay cifras oficiales que muestren cuántas escuelas han sido víctimas de hurto entre 2021 y 2022. 

«Una de las grandes tragedias educativas de los últimos años es que no existen datos confiables ni estadísticas. Lo que conocemos es producto de las denuncias que hacen los papás y las investigaciones de diferentes organizaciones, que por cierto coinciden en que Zulia está entre los primeros estados con mayor número de infraestructura en malas condiciones», puntualizó. 

SOS en las escuelas de Táchira

A 366 kilómetros de Zulia, las escuelas tachirenses no se encuentran en mejores condiciones, en especial las rurales. En San Cristóbal algunas han tenido que recurrir al apoyo de organizaciones no gubernamentales e internacionales, como el caso de Escuela Bolivariana Bustamante, ubicada en la ciudad de San Cristóbal. 

Para finales de mayo, la ONG Fundación Red de Emergencia de Ayuda Humanitaria Venezuela (FUNREAHV) y el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) ya estaban reacondicionando los espacios.

Son estas asociaciones no estatales las que han monitoreado la situación de los planteles educativos en el interior del país a lo largo del año. El 21 de septiembre Fundaredes señaló a través de sus redes sociales que las instituciones públicas carecen de programas de atención continua que provengan del Ministerio de Educación y que «…atiendan las necesidades de reparación, mantenimiento y mejoras en general a su infraestructura». 

El Observatorio de Educación de Fundaredes citó el caso de la escuela Arístides Garbiras en San Cristóbal, que lleva 15 años esperando ser rehabilitada. Imágenes muestran cercas colapsadas y techos despegados, así como la humedad que levanta la pintura de las paredes, incluso las exteriores. 

¿Dónde están las Bricomiles? 

Testimonios de docentes sugieren que las Bricomiles no actúan en todos los planteles del estado, incluso si estos están a punto de colapsar. 

«El uso de estas brigadas en instituciones educativas, sirve para evadir las responsabilidades que tienen los organismos gubernamentales, de brindar mantenimiento y recuperación de infraestructuras y ambientes aptos para el estudio», expresó Fundaredes en su cuenta oficial de Twitter. 

Gustavo Velasco, secretario del Colegio de Licenciados en Educación, seccional Táchira, denunció el 28 de septiembre que las brigadas solo habían cortado la maleza en la Escuela Técnica Industrial de San Cristóbal y no atendieron los graves problemas de filtración y alumbrado. 

«Lo de las Bricomil es más mediático que la realidad. La realidad es que las escuelas están en malas condiciones. Existe una alianza entre los militares y las comunidades educativas, que funciona a medias. Es el mismo programa que el gobierno saca cada vez que va a comenzar el año escolar, pero que al final no se desarrolla como tiene que ser», expresó Carmen Teresa Márquez al respecto. 

LA HUMANIDAD · 7 DICIEMBRE, 2022

Regreso a clases: escuelas de occidente están en pésimo estado, advierten docentes

Texto por Albany Andara Meza | @AlbanyAndara

Las filtraciones se extienden por los techos y alcanzan las paredes de varias escuelas públicas. Maestros miran con el ceño fruncido las manchas de humedad en los muros despintados, los pupitres endebles por décadas de uso, las ventanas sin cristales y las puertas viejas que rechinan, algunas separadas de sus bisagras.

En el occidente de Venezuela esta escena se repite en los estados Zulia y Táchira, según denuncias de gremios docentes. En ciudades zulianas y tachirenses, por lo menos un 70 % de los planteles se encuentra en pésimas condiciones a pocos días del inicio de clases, pautado para el 3 de octubre, advirtió la secretaria general del Sindicato de Maestros, Carmen Teresa Márquez. 

«Las escuelas están en malas condiciones. Aunado a eso, las lluvias que en los últimos días cayeron han venido deteriorando con más fuerza los espacios. El gobierno ha arreglado muy pocas escuelas; las que están en barriadas no tienen servicios, no tienen agua potable o baños funcionales. No están preparadas, pero van a abrir las puertas en octubre, por orden del Ministerio», dijo Márquez a Efecto Cocuyo

Actualmente, hay por lo menos 29.103 escuelas en el país, de acuerdo con datos del Ministerio de Educación. Asimismo, la matrícula de estudiantes en Venezuela es de 8.763.066 inscritos.

La vicepresidenta ejecutiva del gobierno de Nicolás Maduro, Delcy Rodríguez, afirmó el 27 de junio que las Brigadas comunitarias y militares (Bricomiles) estaban reparando casi 21 mil centros educativos del territorio nacional. Educadores niegan la cifra suministrada por Rodríguez y acusan al proyecto de ser solo un «maquillaje». 

Estudiar sin servicios

El informe «Estudiar entre ruinas», presentado por Centros Comunitarios de Aprendizaje (Cecodap) en julio de este año, arrojó datos sobre el grave deterioro de las escuelas públicas en distintos estados de Venezuela, incluyendo en territorio zuliano. 

«Tal es el caso del estado Zulia, por ejemplo, en donde hay instituciones educativas que no tienen energía eléctrica en la mayoría de sus instalaciones desde hace años debido al hurto de cables. Durante la reportería de este trabajo se pudo conocer de esta situación en al menos diez planteles en dos de los 21 municipios del estado», indica el balance. 

En la avenida 27 de Maracaibo, la capital de la entidad, se reportó que en el plantel Luz del Saber no había electricidad en varios salones a inicios de 2022. Una situación similar se presenta en la escuela Jesús Enrique Lossada, de acuerdo con denuncias que representantes han realizado desde el mes de abril.

Los racionamientos eléctricos a los que es sometido el estado también preocupan a padres y maestros, ya que algunos pueden durar hasta 12 horas. 

«La electricidad sigue siendo un drama en Zulia y con el incremento de las lluvias ha empeorado la situación. No existen ni ha existido políticas acordes y eficientes que permitan mejorar la condición de los servicios públicos», dijo a Efecto Cocuyo Mariana Fernández, vocera de la Federación Nacional de Sociedades de Padres y Representantes (Fenasopadres) en Zulia. 

Según el Comité de Víctimas por los Apagones, este fue el estado con mayor número de fallas de energía registradas en la primera mitad de 2022: en total 11.521. 

Cecodap alertó que iniciar las clases bajo este panorama significa someter a los estudiantes a prestar atención en un salón con temperaturas hasta de 34 °C, sin ventilación ni espacios tecnológicos habilitados para su desarrollo integral. 

Lea más en: 59 % de las escuelas de Venezuela tienen fallas de infraestructura y luz, revela balance de Cecodap

Por otro lado, recientemente usuarios han solicitado al gobierno que revise la Escuela Nacional Divina Pastora de la avenida 56, donde los muros están llenos de grietas, hay botes de agua y la maleza cubre el patio. 

Este 29 de septiembre el Sindicato de la Educación del Zulia (Sindetezul) informó que por lo menos 85 % de las escuelas de este edtado no tiene agua o servicios tecnológicos.

«El maestro está mal pagado. Hay condiciones precarias desde todo punto de vista”, denunció Alexander Castro, secretario general del Sindetezul.

Iniciar un año escolar sin recursos

La Comisión de Derechos Humanos del Estado Zulia (Codhez) advirtió el 31 de agosto que desde inicios de 2021 se registraron constantes robos a instituciones de la entidad. 

«Han dejado a las escuelas desalojadas y con pérdidas incalculables ante el descuido y desatención de los órganos competentes. Abundan escuelas sin pupitres, sin salas sanitarias, totalmente saqueadas y en ruinas, sin comedores escolares», informó la ONG a través de su balance anual. 

Fernández recordó que no hay cifras oficiales que muestren cuántas escuelas han sido víctimas de hurto entre 2021 y 2022. 

«Una de las grandes tragedias educativas de los últimos años es que no existen datos confiables ni estadísticas. Lo que conocemos es producto de las denuncias que hacen los papás y las investigaciones de diferentes organizaciones, que por cierto coinciden en que Zulia está entre los primeros estados con mayor número de infraestructura en malas condiciones», puntualizó. 

SOS en las escuelas de Táchira

A 366 kilómetros de Zulia, las escuelas tachirenses no se encuentran en mejores condiciones, en especial las rurales. En San Cristóbal algunas han tenido que recurrir al apoyo de organizaciones no gubernamentales e internacionales, como el caso de Escuela Bolivariana Bustamante, ubicada en la ciudad de San Cristóbal. 

Para finales de mayo, la ONG Fundación Red de Emergencia de Ayuda Humanitaria Venezuela (FUNREAHV) y el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) ya estaban reacondicionando los espacios.

Son estas asociaciones no estatales las que han monitoreado la situación de los planteles educativos en el interior del país a lo largo del año. El 21 de septiembre Fundaredes señaló a través de sus redes sociales que las instituciones públicas carecen de programas de atención continua que provengan del Ministerio de Educación y que «…atiendan las necesidades de reparación, mantenimiento y mejoras en general a su infraestructura». 

El Observatorio de Educación de Fundaredes citó el caso de la escuela Arístides Garbiras en San Cristóbal, que lleva 15 años esperando ser rehabilitada. Imágenes muestran cercas colapsadas y techos despegados, así como la humedad que levanta la pintura de las paredes, incluso las exteriores. 

¿Dónde están las Bricomiles? 

Testimonios de docentes sugieren que las Bricomiles no actúan en todos los planteles del estado, incluso si estos están a punto de colapsar. 

«El uso de estas brigadas en instituciones educativas, sirve para evadir las responsabilidades que tienen los organismos gubernamentales, de brindar mantenimiento y recuperación de infraestructuras y ambientes aptos para el estudio», expresó Fundaredes en su cuenta oficial de Twitter. 

Gustavo Velasco, secretario del Colegio de Licenciados en Educación, seccional Táchira, denunció el 28 de septiembre que las brigadas solo habían cortado la maleza en la Escuela Técnica Industrial de San Cristóbal y no atendieron los graves problemas de filtración y alumbrado. 

«Lo de las Bricomil es más mediático que la realidad. La realidad es que las escuelas están en malas condiciones. Existe una alianza entre los militares y las comunidades educativas, que funciona a medias. Es el mismo programa que el gobierno saca cada vez que va a comenzar el año escolar, pero que al final no se desarrolla como tiene que ser», expresó Carmen Teresa Márquez al respecto. 

¿Cómo valoras esta información?

2

QUÉ CHÉVERE

QUÉ INDIGNANTE

QUÉ CHIMBO

LA HUMANIDAD · 7 DICIEMBRE, 2022 22:05

Qué pasa en las playas de Anzoátegui tras derrame petrolero

LA HUMANIDAD · 7 DICIEMBRE, 2022 21:55

Hasta cuándo hará frío en Venezuela