ONG advierte que 260 militares presos políticos están en riesgo por el COVID-19

LA HUMANIDAD · 25 AGOSTO, 2020 18:32

ONG advierte que 260 militares presos políticos están en riesgo por el COVID-19

Texto por Manuel Tomillo C. | @ManuelTomilloC

Ver más de

Manuel Tomillo C. | @ManuelTomilloC

¿Cómo valoras esta información?

QUÉ CHÉVERE
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

La organización no gubernamental Justicia Venezolana advirtió el riesgo existente dentro de los recintos carcelarios para militares por la existencia de casos sospechosos de COVID-19. Indica esta institución que actualmente existen 260 efectivos castrenses detenidos por causa política y que son vulnerables a contraer la enfermedad.

“El Poder Judicial venezolano, desde la detección de la pandemia a mediados de marzo, ha mantenido paralizado el servicio de administración de justicia penal, manteniendo tribunales cerrados salvo para casos urgentes”, denunció el abogado y director de la ONG, Yonathan Mustiola.

Justicia Venezolana aboga por la necesidad de extender medidas humanitarias para que cada uno de estos militares, víctimas también del retardo procesal, “puedan permanecer en casa con sus familias para evitar que se conviertan en víctimas fatales de la pandemia”.

Mustiola, jurista y exjuez de la República, enfatizó  que el artículo 156 del Código Orgánico Procesal Penal (COPP), “contrario a la interpretación que hace del mismo el TSJ“, indica que el servicio de administración de justicia penal es una función permanente del Estado y no podrá verse interrumpida por vacaciones judiciales o cualquier otra medida que afecte el cumplimiento de los lapsos procesales.

“En algunos casos se han empezado a celebrar juicios y audiencias preliminares, tomando en cuenta las medidas de bioseguridad, pero incumpliendo por otro lado con garantías al debido proceso”, detalló el abogado.

Sobre esto, citó como ejemplo la convocatoria a una audiencia preliminar en contravención a las normas del COPP que impiden al imputado defenderse de la acusación presentada en su contra.

Instó a las autoridades judiciales y militares a cumplir las exigencias de Michelle Bachelet, alta comisionada para los derechos humanos de la ONU; así como del secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro; quienes han manifestado públicamente la necesidad de liberar a presos políticos para evitar el contagio de la pandemia.

“Hoy en Justicia Venezolana contabilizamos un total de 260 presos políticos militares, que se encuentran en alto riesgo de contagio de coronavirus y a pesar que sí se han otorgado medidas de prelibertad para casos comunes, la misma suerte no han tenido los presos políticos militares, quienes tienen el mismo riesgo de contagio. Ante esto volvemos a alzar nuestra voz pidiendo medidas humanitarias para estos oficiales”, subrayó Mustiola.

También para quienes los vigilan

Esta ONG no solo pide medidas humanitarias para los militares presos políticos, sino también para los custodios en las distintas prisiones, pues “independientemente de su responsabilidad en la violación de los derechos humanos, gozan de los mismos derechos humanitarios sin discriminación alguna. De allí que requieren atención médica a modo de prevención, así como el mínimo tratamiento contra el COVID-19. En este momento, tanto funcionarios, como presos políticos deben ser tratados y atendidos médicamente”,  aseveró la abogada y también directora Justicia Venezolana, Lilia Camejo.

Ante la incertidumbre sobre la propagación del COVID-19 en cárceles del país, la defensora de derechos humanos cuestionó que no exista  información oficial para familiares y abogados de los oficiales institucionales detenidos.

Desde el 13 de marzo, fecha en que quedó prohibida la visita de familiares y abogados de los 260 militares presos por disidencia con el régimen, se encuentran desprotegidos de asistencia médica.

“Muchos de ellos presentan cuadros febriles que ameritan pronta atención”, agregó Camejo.

“Es preciso que estos militares, que están enfermos, se les haga el diagnóstico de lo que sufren, ya que existe el temor de que si se presenta un caso de COVID-19, evidentemente, el riesgo de contagio se aceleraría para todos. Requieren, por lo tanto, ese tipo de prueba en forma urgente”, afirmó.