Nieto Palma sobre Comisión para la Revolución Judicial: Sigue trabajando pero no como al principio

LA HUMANIDAD · 4 ABRIL, 2022 11:20

Ver más de

Reynaldo Mozo Zambrano | @reymozo


¿Cómo valoras esta información?

QUÉ CHÉVERE
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

En junio de 2021 Nicolás Maduro anunció la creación de la “Comisión de la Revolución Judicial”, que principalmente se encargaría, en un lapso de 60 días, de acabar o disminuir de gran manera el hacinamiento en los calabozos policiales en toda Venezuela.

La Comisión está conformada por Diosdado Cabello, quien es el presidente; Cilia Flores, que es la vicepresidenta y la magistrada de la Sala Constitucional del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) como secretaria ejecutiva, Lourdes Suárez Anderson.

“Se la ha dado un plazo de 60 días a esta comisión especial para que solucione de manera profunda y de raíz, con justicia y sin impunidad el hacinamiento en los centros de detención preventiva del país, regularice el paso a los centros penitenciarios del país de todo el personal que esté siendo juzgado por el sistema de justicia», dijo Maduro en una alocución que transmitió Venezolana de Televisión, en junio de 2021.

Cuando apenas faltan dos meses para que se cumpla un año de su creación, Carlos Nieto Palma, coordinador general de Una Ventana a la Libertad (Uval), afirma que la comisión “sigue trabajando pero no como al principio, que se veía la actividad y el movimiento”.

Qué se sabe de la comisión

En entrevista a Efecto Cocuyo, Nieto Palma señala que hasta el momento se sabe muy poco del funcionamiento de la Comisión, pero que no está cerrada oficialmente. El coordinador general de Uval, organización que se encarga de la defensa de los derechos humanos de las y los privados de libertad, explica que en pocos lugares del país este grupo está actuando.

De hecho, en su más reciente informe del 2021, Uval denuncia la muerte de 123 reclusos en los centros de detención preventiva del país. De esta cifra, 95 murieron a causas de enfermedades, 15 por fugas, cinco por riñas entre reclusos, cuatro ocurrieron durante motines, tres por abusos de funcionarios y hubo un suicidio.

Además de las muertes en los calabozos policiales, al problema carcelario que enfrenta Venezuela, se le suma el grave hacinamiento, el que prometió acabar la Comisión para la Reforma Judicial, en 60 días.

Continúa el hacinamiento

Uval estima que durante el año 2021, en los calabozos policiales del país se registró un hacinamiento de 161%.

“En líneas generales ha habido deshacinamiento, pero muy poco, no han solucionado el problema del hacinamiento porque es verdaderamente grave. De un 360% de hacinamiento que había registramos un descenso y quedó en 160%, o sea que sigue el hacinamiento; sigue siendo grave, no se logró acabarlo como dijo Nicolás Maduro cuando creo la comisión”, explica Nieto Palma.

Según los registros que tiene Uval el deshacinamiento solo se logró en siete de 23 estados del país. Esto quiere decir que de un total de 16.595 reclusos están detenidas y detenidos en espacios que tienen solo la capacidad de albergar a 10.310 personas.

Nieto Palma afirma que los centros de detención preventiva en Venezuela se han convertido en las nuevas cárceles de Venezuela.

Pocos logros

El defensor de derechos humanos explica que han sido poco los logros que ha obtenido la Comisión creada por Maduro. El experto en temas carcelarios asegura que ha habido más desaciertos que acierto.

“El único logro importante es que se logró revisar los expedientes de algunos reclusos y le dieron libertad a algunos que lo merecieran, pero repito muy poca cantidad para lo que se tenía que hacer”, añade.

Para Nieto Palma la Comisión trabajó de manera desordenada y con muchos desacuerdos. Explica que tampoco había un plan de trabajo o una ruta a seguir para que todos los que laboraban en ese grupo.

“Esto llevó a que hicieran los que ellos le diera la gana y estas cosas hechas de esta manera no tienen éxito, entonces yo creo que el logro es que si logró deshacinar algunos centros de detención preventiva pero no de la forma que se esperaba” señala.

Qué pasa en los calabozos

Los calabozos policiales en el país son centros  de reclusión que según la ley, un detenido solo debe permanecer 48 horas. El defensor de derechos humanos dice que el hacinamiento está lejos de terminarse, a pesar de ser uno de los objetivos principales de la Comisión.

“Siguen habiendo hacinamiento, siguen habiendo reclusos con tuberculosis sin ser atendidos, siguen habiendo una cantidad de cosas muy graves”, recalca el coordinador general de Uval.

Además del hacinamiento, el informe de 2021 de Uval expone que las enfermedades son unas constantes en las cárceles y calabozos policiales de Venezuela. Según el documento la escabiosis es la enfermedad más común entre las y los reclusos, desplazando a la tuberculosis que en informes anteriores repuntaba como la más frecuente.

En la investigación señalan que al menos 1,373 privados de libertad padecieron de escabiosis durante 2021,  949 reclusos padecieron de gripe, a 925 los diagnosticaron con desnutrición, 460 con enfermedades respiratorias y 304 padecieron de tuberculosis.