Maestros protestan contra "salario de pobreza" y rechazan política de "maestros exprés"

LA HUMANIDAD · 20 AGOSTO, 2019 14:27

Maestros protestan contra “salario de pobreza” y rechazan política de “maestros exprés”

Texto por Isabella Reimí │@isabellareimi

Ver más de

Isabella Reimí │@isabellareimi

¿Cómo valoras esta información?

QUÉ CHÉVERE
1
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

El Sindicato de Maestros Venezolanos protestó junto a sus afiliados frente al Liceo Andrés Bello, a razón de la medida ministerial de incorporar facilitadores de la Chamba Juvenil al sistema educativo.

Este martes, 20 de agosto, los trabajadores de educación se unieron a la causa de la Coalición Sindical Nacional, que empieza su jornada de agitación y protesta ante el incumplimiento de la contratación colectiva.

Maestros Exprés, Educación En Peligro. Así reza la campaña a la que se han sumado muchos educadores venezolanos en las redes sociales a partir de que empezó el rumor de una supuesta convocatoria que se realiza desde el Ministerio de Educación para la formación de “maestros insurgentes” que se graduarían en 450 horas.

“Nosotros rechazamos contundentemente esta acción que pretende violar una vez más los derechos de nuestros estudiantes”, dijo en la protesta Gricelda Sánchez, representante del sistema educativo en la Coalición Sindical.

El coordinador de operaciones sindicales y secretario de Educación de la coalición, René Zapata, se preocupó por las supuestas declaraciones de la alcaldesa del Municipio Libertador Érika Farías que “solicitó a los bachilleres a que fueran a llevar sus planillas a las plazas de Caracas para incorporarlos a la chamba juvenil”.

En realidad, se refería al plan “Toda Caracas una escuela”, que anunció la alcaldesa de manera pública a finales de julio. Este plan busca acreditar como maestros insurgentes a educadores y pedagogos, y formar como profesores de aula a estudiantes de educación, jubilados, deportistas y profesionales en las áreas terapéuticas, psicológicas y sociales. La intención era incorporarlos a la Universidad Pedagógica de Caracas Luis Bigott.

“Nosotros no vamos a permitir que unos bachilleres vengan a querer a robar la educación, con cuatro meses de preparación cuando la licenciatura tarda cinco años en conseguirse. No vamos a permitir que la meritocracia sea violentada por este régimen”, dijo René Zapata.

En vista de que al rumor de la implementación de este programa se le ha asociado con la Chamba Juvenil, existe la preocupación por parte de los profesores que los acreditados sean bachilleres, con a penas dieciocho años.

Por su parte, Orlando Alzuru, presidente de la Federación Venezolana de Maestros aseveró que si ese plan de formación realmente se estuviera aplicando sería “la locura más grande en contra de la educación y la federación reaccionaría como siempre lo ha hecho”.

La maestra Elsa Castillo, dijo que existe una solución para cubrir la fuga de profesores, pero con candidatos más idóneos.

“La solución que tendría que implementar el ministro sería llamar a los estudiantes de educación de todas las universidades nacionales y ofrecerles trabajo. Porque ellos sí pueden trabajar como no graduados en educación porque, aun cuando no han completado su formación, están en proceso de hacerlo”.

Otro motivo para protestar: “los salarios de pobreza”

Elsa Castillo trabaja como sastre, ajustándole a las personas la ropa que le queda grande. Habiendo sido jubilada con el rango más alto y estudios de post grado, la profesora Castillo recibe mensualmente Bs. 97.000. Este salario no le alcanza para pagar su alimentación ni su servicio de salud, por lo cual la docente ha tenido que trabajar en asesorando tesis y empresas.

“Y cuando tengo tiempo agarro la máquina de coser… pero ya nadie se manda a hacer ropa a la medida, sino que te piden que le metas al pantalón que les queda grande”.

Una preocupación grande de la profesora Castillo que hizo eco en la protesta sindical es que los maestros “ya no pueden ni enfermarse”. El Estado les quitó a los jubilados la póliza HCM, un seguro que cubría accidentes y gastos funerarios.

El Ipasme, un sistema para la asistencia médica de docentes de educación pública, también funciona de manera parcial según Castillo. Sirve para dar atención a cualquiera, ya que el sistema de salud no puede atender al ciudadano común en sus hospitales, sabiendo que son los educadores los que pagan el funcionamiento del Ipasme con el descuento mensual del 6% de su salario.

“Cuando el maestro va a hacerse un examen de sangre le dicen no hay reactivos, porque están atendiendo ahí a todo el mundo en vez de arreglar sus propios hospitales.”

Otro caso es el de María Gabriela Flores, maestra de la Escuela Técnica de Coche. El 19 de mayo la reincorporaron al sistema después de que la despidieron durante tres meses por estar de reposo médico, debido a un esguince. “A través de la educación uno no se puede ni enfermar”, dijo. Esto también les pasó a doce otros docentes de su plantel.

Los maestros en acompañamiento del sindicato citan a una protesta el viernes en la mañana frente a la estación de metro La Hoyada, para reclamar el mal funcionamiento del sistema subterráneo.

Si quieres saber más sobre este tema, lee también: