Libertad de expresión enfrenta a ONG y Gobierno en sesiones de audiencias de la CIDH

LA HUMANIDAD · 19 OCTUBRE, 2015 16:57

Ver más de

Reynaldo Mozo Zambrano | @reymozo


¿Cómo valoras esta información?

QUÉ CHÉVERE
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

 

La libertad de expresión en Venezuela fue abordada este lunes en Washington, donde la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), en su 156 periodo de sesiones de audiencias, dedicará cuatro consecutivas a la situación del país.

La Comisión pidió visitar Venezuela para constatar la condición de la libertad de expresión. El comisionado Felipe González, quien es  relator para Venezuela y Estados Unidos, destacó lo importante que es el cumplimiento de la sentencia de la CIDH sobre Radio Caracas Televisión y agregó que el Estado no se ha hecho cargo de observaciones sobre el derecho a la información pública.

 

El Colegio Nacional de Periodistas, el Centro de Derechos Humanos de la UCAB,  Espacio Público, el Instituto de Prensa y Sociedad, el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Prensa y Transparencia Venezuela, llevaron informes con documentación sobre las violaciones a la libertad de expresión.  “Desde enero y hasta septiembre de 2015 registramos un total de 205 denuncias de violaciones a este derecho. El hostigamiento verbal (52), la intimidación (50), la censura (36) y las agresiones (27) constituyeron los principales patrones de violaciones”, resume la presentación.

En Washington, los representantes de la sociedad civil recordaron que el Estado no muestra información de interés público y no publica las estadísticas macroeconómicas de Venezuela,  memorias y cuentas de instituciones públicas, presupuestos, información sobre la escasez de medicinas y alimentos, balances del Fondo Nacional para el Desarrollo Endógeno (Fonden), información sobre el Fondo Conjunto Chino-Venezolano, e información sobre bloqueos a Internet.

Las ONG venezolanas plantearon que una serie de prácticas “institucionales-burocráticas” limitan el funcionamiento regular de los medios de comunicación y afectan el derecho de la sociedad a estar informada. “Persisten los obstáculos para la compra de papel e insumos para prensa. La venta de papel es monopolizada por la Corporación Maneiro, la cual vende a libre discreción con serias restricciones para medios críticos al Gobierno. Tampoco entregan divisas para compra de insumos como planchas y tinta, los cuales deben ser comprados a un precio 66 veces superior al establecido oficialmente. Esto ha causado la reducción del formato de al menos 10 impresos regionales en los últimos dos años. Además, más de 300 emisoras de radio esperan respuesta por parte de Conatel respecto a la concesión del espectro radioeléctrico”, documentaron ante la CIDH.

Presentaron casos de agresiones contra reporteros en ejercicio de sus labores, como los de Beatriz Lara y Alejandro Parada, periodista y fotógrafo del diario El Aragueño, quienes fueron detenidos arbitrariamente y agredidos física y sexualmente por funcionarios del Cicpc. También reportaron los de Alejandro Ledo, Elena Santinés y Pedro Torres, fotógrafo y periodistas de la Alcaldía de Mario Briceño Iragorri, quienes fueron agredidos y lanzados desde un edificio los dos primeros al cubrir una protesta en la alcaldía.

Denunciaron que el presidente de la Asamblea Nacional, Diosdado Cabello, mantiene hostigamiento contra periodistas, defensores de derechos humanos y medios de comunicación en su programa televisivo Con el mazo dando, que es transmitido por Venezolana de Televisión.

El Estado se defiende

William Castillo, presidente de la Comisión Nacional de Telecomunicaciones (Conatel), aseguró ante la CIDH que “ningún periodista ha sido encarcelado por sus opiniones”. El representante del Gobierno venezolano informó que “el 75% de los periódicos reciben papel” y acusó a Miguel Henrique Otero, presidente editor de El Nacional, de “revender” el insumo.

El presidente de Conatel alegó que en el caso de Radio Caracas Televisión “ya existe una decisión del Tribunal Supremo de Justicia sobre las concesiones, podemos conversar”, sin dar más detalles.

Luis Britto García, también por el Gobierno nacional, desestimó las documentaciones de las violaciones de DD.HH. que llevaron las ONG y acusó a la CIDH de ser una instancia parcial y «de quinta categoría» por «no registrar las violaciones de la potencia que más viola los derechos humanos, Estados Unidos», reportó la agencia Efe.

El comisionado Paulo Vannuchi alegó que las descalificaciones contra la actuación de la CIDH  “no tienen fundamento” e invitó al Estado venezolano a revisar el informe sobre la cárcel de  Guantánamo para que verifiquen el trabajo que realiza el organismo.

“El Estado venezolano tiene una visión mal informada y falsa de nuestro trabajo”, dijo Vannuchi.

Rechazan propuesta de visita

La solicitud de visitar Venezuela  fue rechazada por Germán Saltrón, representante del Gobierno para derechos humanos. El funcionario dijo que para hacerse efectiva esa visita primero la Comisión debe  «rectificar el error de haber apoyado el golpe de Estado contra Hugo Chávez en abril de 2002».

«Mientras no cumplan esta condición, no son dignos de visitar nuestro país», afirmó  según Efe.