“Las escuelas no son cuarteles militares”, opinan expertos tras anuncio de Maduro

LA HUMANIDAD · 15 JULIO, 2022 17:28

Ver más de

Reynaldo Mozo Zambrano | @reymozo


¿Cómo valoras esta información?

39
QUÉ CHÉVERE
4
QUÉ INDIGNANTE
4
QUÉ CHIMBO

Un anuncio hecho por Nicolás Maduro tiene al gremio de educación en expectativa. El mandatario nacional aseguró que en “cada escuela y liceo debe haber un responsable militar encargado para resolver, arreglar y poner las cosas como deben ser”.

Maduro no dio detalles de cuál será la función de los efectivos castrenses en las instituciones educativas, ni cuándo se podría implementar la medida, pero ante el anuncio, miembros del sistema educativo y defensores de los derechos de los niños indicaron que las “escuelas no son cuarteles militares”.

Luisa Pernalete, educadora y miembro del Centro de Formación de Investigación de Fe y Alegría señala que evidentemente en las escuelas hay problemas pero que deben ser arreglados por civiles y no por militares.

Las escuelas no son cuarteles, en las escuelas debatimos, en las escuelas debe haber democracia, estamos para enseñar derechos humanos, pero ese no es el clima de los cuarteles, en los cuarteles hay una autoridad que se vincula de manera vertical y que no se puede discutir, no se conversa no se consultar, el clima de una escuela es educativo y el de un cuartel es militar, no se compagina”, explica Pernalete.

Para la educadora está bien que los militares quieran ayudar, pero deja claro que las autoridades de las instituciones educativas deben ser civiles. “Nos preocupa que quieran militarizar de alguna manera las escuelas”, añade.

Pernalete explica que quienes hacen vida en el sistema educativo, específicamente en las escuelas, están empeñados en tener climas cordiales y de confianza, que es contrario a la disciplina militar donde hay secretos y órdenes. “En las escuelas no podemos funcionar por órdenes”.

La especialista en el sistema educativo recalca que el órgano rector del área educativa es el Ministerio de Educación y que a través de redes sociales no se pueden dar órdenes sin aclarar las cosas. “Nos preocupan los anuncios así porque no sabemos cuál es el alcance”, agrega.

Amedrentamiento

Para Griselda Sánchez, representante del sector educativo, señala que la planificación que se está realizando desde el Palacio de Miraflores, es un amedrentamiento para los y las docentes, porque hace un año iniciaron protestas para exigir salarios dignos y mejoras en los beneficios de la ley.

“Nosotros no creemos que los militares estén formados para estar en las escuelas”, indica la educadora, a Efecto Cocuyo.

Sánchez añade que los funcionarios castrenses no son idóneos para estar en los planteles educativos y coincide con Pernalete en que las escuelas no son cuarteles militares.

Aunque no está claros los detalles de la función militar en las escuelas públicas, para Sánchez es inaceptable que se permitan militares dentro de los centros educativos del país portando armas de fuego.

En las escuelas está prohibido el uso de armas, un policía para entrar en una escuela debe ir sin armas. Los militares no pueden tener armas para entrar a las instituciones educativas, desconocemos este plan y entendemos que esto se está hablando para el mes de septiembre y Maduro lo hizo visible en su alocución”, reitera.

Sánchez propone que se realice una mesa de diálogo para definir el por qué y para qué se está tomando está decisión. “Que se nos aclare, que se lo aclaren al país, a los representantes no le va a gustar esa idea. Esto pone en riesgo la seguridad de los que hacen vida en las instituciones educativas”, dice.

Las escuelas son un espacios civiles, no militares

Para Carlos Trapani, coordinador general del servicio jurídico de la organización Centros Comunitarios de Aprendizaje (Cecodap), explica que las escuelas son un espacio eminentemente civil, señala que la primacía en la toma de decisiones de una escuela corresponde a la asamblea escolar que está integrada por los docentes, el personal administrativo, la familia y los estudiantes.

“Como un docente no manda en un cuartel, un militar no debe mandar en una escuela, en una escuela se caracteriza por el diálogo, por el consenso por la constitución colectiva de sus soluciones que se aleja la lógica militar, en ese sentido hay que rechazar la injerencia de militares en el marco de una dinámica escolar”, explica.

Trapani aseguró que, dentro del Ministerio de Educación, hay una fundación que tiene competencia en el mantenimiento correctivo y preventivo de los centros educativos. “No entendemos por qué organismos militares deben asumir estas tareas”.

Para Trapani el anuncio hecho por Maduro fue ambiguo, impreciso y utilizó verbos que parecieran que la institución militar tendrá injerencia en todos los procesos.

“No sabemos cuál es el fundamento que justifique una medida de este tipo, el estado debe promover el fortalecimiento de la estructura escolar, un funcionario militar no forma parte de las dinámicas de una escuela y no conoce las características, las funciones, las rutinas, es como que se pretenda que un docente vaya a organizar una tropa, que vaya a organizar una actividad de campaña, o sea se escapa de sus competencias”, añade.

LA HUMANIDAD · 15 AGOSTO, 2022

“Las escuelas no son cuarteles militares”, opinan expertos tras anuncio de Maduro

Texto por Reynaldo Mozo Zambrano | @reymozo

Un anuncio hecho por Nicolás Maduro tiene al gremio de educación en expectativa. El mandatario nacional aseguró que en “cada escuela y liceo debe haber un responsable militar encargado para resolver, arreglar y poner las cosas como deben ser”.

Maduro no dio detalles de cuál será la función de los efectivos castrenses en las instituciones educativas, ni cuándo se podría implementar la medida, pero ante el anuncio, miembros del sistema educativo y defensores de los derechos de los niños indicaron que las “escuelas no son cuarteles militares”.

Luisa Pernalete, educadora y miembro del Centro de Formación de Investigación de Fe y Alegría señala que evidentemente en las escuelas hay problemas pero que deben ser arreglados por civiles y no por militares.

Las escuelas no son cuarteles, en las escuelas debatimos, en las escuelas debe haber democracia, estamos para enseñar derechos humanos, pero ese no es el clima de los cuarteles, en los cuarteles hay una autoridad que se vincula de manera vertical y que no se puede discutir, no se conversa no se consultar, el clima de una escuela es educativo y el de un cuartel es militar, no se compagina”, explica Pernalete.

Para la educadora está bien que los militares quieran ayudar, pero deja claro que las autoridades de las instituciones educativas deben ser civiles. “Nos preocupa que quieran militarizar de alguna manera las escuelas”, añade.

Pernalete explica que quienes hacen vida en el sistema educativo, específicamente en las escuelas, están empeñados en tener climas cordiales y de confianza, que es contrario a la disciplina militar donde hay secretos y órdenes. “En las escuelas no podemos funcionar por órdenes”.

La especialista en el sistema educativo recalca que el órgano rector del área educativa es el Ministerio de Educación y que a través de redes sociales no se pueden dar órdenes sin aclarar las cosas. “Nos preocupan los anuncios así porque no sabemos cuál es el alcance”, agrega.

Amedrentamiento

Para Griselda Sánchez, representante del sector educativo, señala que la planificación que se está realizando desde el Palacio de Miraflores, es un amedrentamiento para los y las docentes, porque hace un año iniciaron protestas para exigir salarios dignos y mejoras en los beneficios de la ley.

“Nosotros no creemos que los militares estén formados para estar en las escuelas”, indica la educadora, a Efecto Cocuyo.

Sánchez añade que los funcionarios castrenses no son idóneos para estar en los planteles educativos y coincide con Pernalete en que las escuelas no son cuarteles militares.

Aunque no está claros los detalles de la función militar en las escuelas públicas, para Sánchez es inaceptable que se permitan militares dentro de los centros educativos del país portando armas de fuego.

En las escuelas está prohibido el uso de armas, un policía para entrar en una escuela debe ir sin armas. Los militares no pueden tener armas para entrar a las instituciones educativas, desconocemos este plan y entendemos que esto se está hablando para el mes de septiembre y Maduro lo hizo visible en su alocución”, reitera.

Sánchez propone que se realice una mesa de diálogo para definir el por qué y para qué se está tomando está decisión. “Que se nos aclare, que se lo aclaren al país, a los representantes no le va a gustar esa idea. Esto pone en riesgo la seguridad de los que hacen vida en las instituciones educativas”, dice.

Las escuelas son un espacios civiles, no militares

Para Carlos Trapani, coordinador general del servicio jurídico de la organización Centros Comunitarios de Aprendizaje (Cecodap), explica que las escuelas son un espacio eminentemente civil, señala que la primacía en la toma de decisiones de una escuela corresponde a la asamblea escolar que está integrada por los docentes, el personal administrativo, la familia y los estudiantes.

“Como un docente no manda en un cuartel, un militar no debe mandar en una escuela, en una escuela se caracteriza por el diálogo, por el consenso por la constitución colectiva de sus soluciones que se aleja la lógica militar, en ese sentido hay que rechazar la injerencia de militares en el marco de una dinámica escolar”, explica.

Trapani aseguró que, dentro del Ministerio de Educación, hay una fundación que tiene competencia en el mantenimiento correctivo y preventivo de los centros educativos. “No entendemos por qué organismos militares deben asumir estas tareas”.

Para Trapani el anuncio hecho por Maduro fue ambiguo, impreciso y utilizó verbos que parecieran que la institución militar tendrá injerencia en todos los procesos.

“No sabemos cuál es el fundamento que justifique una medida de este tipo, el estado debe promover el fortalecimiento de la estructura escolar, un funcionario militar no forma parte de las dinámicas de una escuela y no conoce las características, las funciones, las rutinas, es como que se pretenda que un docente vaya a organizar una tropa, que vaya a organizar una actividad de campaña, o sea se escapa de sus competencias”, añade.