“La inconsciencia vistió de acero para matar”: escritores venezolanos reaccionan tras el ataque a Rushdie en Nueva York

LA HUMANIDAD · 14 AGOSTO, 2022 13:12

Ver más de

Reynaldo Mozo Zambrano | @reymozo


¿Cómo valoras esta información?

9
QUÉ CHÉVERE
QUÉ INDIGNANTE
2
QUÉ CHIMBO

Minutos antes de que el escritor Salman Rushdie interviniera para hablar sobre “su experiencia como artista exiliado en Estados Unidos”, fue apuñalado en un escenario de la organización City of Asylum, en Nueva York, Estados Unidos.

Rushdie tendría un debate precisamente sobre las ciudades que ofrecen asilo a escritores perseguidos. La conferencia de Rushdie -que según la organización no es la primera que pronuncia allí- llevaba por título “Más que cobijo” y trataría sobre el carácter de Estados Unidos “como tierra de asilo y hogar para la libertad de expresión creadora”.

Tras el ataque, el autor de obras como “versos satánicos” fue llevado en un helicóptero de emergencia y el presunto asesino fue detenido por las autoridades.

El hecho dejó perpleja a la intelectualidad mundial y escritores y escritoras venezolanos condenaron el atentado contra Rushdie catalogándolo de horroroso.

Salman Rushdie: en qué consiste la fatua contra el escritor británico y qué impacto ha tenido en su vida

La periodistas y escritora venezolana Carolina Acosta Alzuru, aseguró sentirse consternada y horrorizada cuando se enteró del ataque contra Rushdie, quien, según la también profesora de la Universidad de Georgia, en EE.UU., ha personificado y defendido la libertad de expresión en circunstancias en las que otros se hubieran amedrentado.

“Todavía sabemos poco de su atacante, pero no dejo de pensar en ese dualismo rígido que es el fundamentalismo, del cual vemos versiones no solo en las religiones, sino también en la política, y que trae consigo intolerancia, fanatismo y violencia”, dijo en un contacto telefónico con Efecto Cocuyo.

Acosta Alzuru indicó que el atentado a Salman Rushdie es un ataque al derecho a expresión con libertad y que también es una intimidación a la que se debe resistir.

“Como escribió él hace algunos años: ´Si el artista se preocupa de si será libre mañana, entonces ya no es libre hoy´. Mis mejores deseos por su pronta recuperación”, expresó.

La escritora deseó que no “seamos” parte del fundamentalismo que convierte a tantos en victimarios y víctimas.

La ruta de la sangre

Lena Yau, escritora, periodista y poeta, expresó que no sale del horror tras el apuñalamiento contra Rushdie, quien solo hacia su trabajo “dar palabra y convocar al pensamiento”.

Yau, aseguró que, para luchar contra la fe rota, esquiva las imágenes del atentado y se centra en leer a Rushdie. Explica que la forma de hacerle frente a la policía moral es ejerciendo las libertades y derechos, es escribiendo y diciendo, cuestionando.

“La inconsciencia vistió de acero para matar. Sabemos del ojo, el cuello, el brazo, el hígado. Leo y me quedo en esos lugares. El ojo que mira, que tiene perspectiva. El cuello que canaliza la respiración y la voz. El brazo que mueve la mano que escribe. El hígado que sabe de emociones y temperamentos”, escribió la escritora contactada por Efecto Cocuyo.

Para la poeta la sinrazón enmascarada y con puñal actuó para cercenar la libertad. “La ruta de sangre parece dejar un mensaje claro: tu visión, lo que digas, lo que escribas, lo que sientas puede costarte la vida”, dijo.

Yau, señala que todos estamos expuestos y somos vulnerables, puesto que todos tenemos un ejército invisible dispuesto a agredir por disentir y a anularnos.

“No solo los escritores, traductores, editores, comunicadores, cineastas, artistas. Los que aspiramos al mundo libre, a confrontar los absolutos, a escoger y decirlo, a creer o descreer, estamos en peligro. Nuestras cabezas tienen precio también. Ser es un riesgo, pero no hay que temerles. El único miedo que debemos mantener es el miedo a autocensurarnos, a dejarnos absorber, a dejar de discurrir, al silencio forzoso. No pudieron soportar que Joseph Anton se desvistiera. La desnudez de un Rushdie dueño de sus tiempos fue mucho para ellos. El odio es eso”, indicó.

El escritor, poeta y novelista venezolano Fedosy Santaella Kruk, añadió que de lo ocurrido con Rushdie de aprendió que los ofendidos y los indignados no son ancianos retardatarios con turbantes de países lejanos y teocráticos.

“Ahora están en sus veinte años y nacieron en naciones democráticas como Estados Unidos (…) Ahí están: censuran libros y películas desde sus universidades y redes sociales y se sienten absolutamente buenos, puros y revindicados y justicieros”, explicó el poeta.

LA HUMANIDAD · 2 OCTUBRE, 2022

“La inconsciencia vistió de acero para matar”: escritores venezolanos reaccionan tras el ataque a Rushdie en Nueva York

Texto por Reynaldo Mozo Zambrano | @reymozo

Minutos antes de que el escritor Salman Rushdie interviniera para hablar sobre “su experiencia como artista exiliado en Estados Unidos”, fue apuñalado en un escenario de la organización City of Asylum, en Nueva York, Estados Unidos.

Rushdie tendría un debate precisamente sobre las ciudades que ofrecen asilo a escritores perseguidos. La conferencia de Rushdie -que según la organización no es la primera que pronuncia allí- llevaba por título “Más que cobijo” y trataría sobre el carácter de Estados Unidos “como tierra de asilo y hogar para la libertad de expresión creadora”.

Tras el ataque, el autor de obras como “versos satánicos” fue llevado en un helicóptero de emergencia y el presunto asesino fue detenido por las autoridades.

El hecho dejó perpleja a la intelectualidad mundial y escritores y escritoras venezolanos condenaron el atentado contra Rushdie catalogándolo de horroroso.

Salman Rushdie: en qué consiste la fatua contra el escritor británico y qué impacto ha tenido en su vida

La periodistas y escritora venezolana Carolina Acosta Alzuru, aseguró sentirse consternada y horrorizada cuando se enteró del ataque contra Rushdie, quien, según la también profesora de la Universidad de Georgia, en EE.UU., ha personificado y defendido la libertad de expresión en circunstancias en las que otros se hubieran amedrentado.

“Todavía sabemos poco de su atacante, pero no dejo de pensar en ese dualismo rígido que es el fundamentalismo, del cual vemos versiones no solo en las religiones, sino también en la política, y que trae consigo intolerancia, fanatismo y violencia”, dijo en un contacto telefónico con Efecto Cocuyo.

Acosta Alzuru indicó que el atentado a Salman Rushdie es un ataque al derecho a expresión con libertad y que también es una intimidación a la que se debe resistir.

“Como escribió él hace algunos años: ´Si el artista se preocupa de si será libre mañana, entonces ya no es libre hoy´. Mis mejores deseos por su pronta recuperación”, expresó.

La escritora deseó que no “seamos” parte del fundamentalismo que convierte a tantos en victimarios y víctimas.

La ruta de la sangre

Lena Yau, escritora, periodista y poeta, expresó que no sale del horror tras el apuñalamiento contra Rushdie, quien solo hacia su trabajo “dar palabra y convocar al pensamiento”.

Yau, aseguró que, para luchar contra la fe rota, esquiva las imágenes del atentado y se centra en leer a Rushdie. Explica que la forma de hacerle frente a la policía moral es ejerciendo las libertades y derechos, es escribiendo y diciendo, cuestionando.

“La inconsciencia vistió de acero para matar. Sabemos del ojo, el cuello, el brazo, el hígado. Leo y me quedo en esos lugares. El ojo que mira, que tiene perspectiva. El cuello que canaliza la respiración y la voz. El brazo que mueve la mano que escribe. El hígado que sabe de emociones y temperamentos”, escribió la escritora contactada por Efecto Cocuyo.

Para la poeta la sinrazón enmascarada y con puñal actuó para cercenar la libertad. “La ruta de sangre parece dejar un mensaje claro: tu visión, lo que digas, lo que escribas, lo que sientas puede costarte la vida”, dijo.

Yau, señala que todos estamos expuestos y somos vulnerables, puesto que todos tenemos un ejército invisible dispuesto a agredir por disentir y a anularnos.

“No solo los escritores, traductores, editores, comunicadores, cineastas, artistas. Los que aspiramos al mundo libre, a confrontar los absolutos, a escoger y decirlo, a creer o descreer, estamos en peligro. Nuestras cabezas tienen precio también. Ser es un riesgo, pero no hay que temerles. El único miedo que debemos mantener es el miedo a autocensurarnos, a dejarnos absorber, a dejar de discurrir, al silencio forzoso. No pudieron soportar que Joseph Anton se desvistiera. La desnudez de un Rushdie dueño de sus tiempos fue mucho para ellos. El odio es eso”, indicó.

El escritor, poeta y novelista venezolano Fedosy Santaella Kruk, añadió que de lo ocurrido con Rushdie de aprendió que los ofendidos y los indignados no son ancianos retardatarios con turbantes de países lejanos y teocráticos.

“Ahora están en sus veinte años y nacieron en naciones democráticas como Estados Unidos (…) Ahí están: censuran libros y películas desde sus universidades y redes sociales y se sienten absolutamente buenos, puros y revindicados y justicieros”, explicó el poeta.

¿Cómo valoras esta información?

9

QUÉ CHÉVERE

QUÉ INDIGNANTE

2

QUÉ CHIMBO