"Fue una persona fuera de serie", dicen miembros del Sistema sobre el maestro Abreu - Efecto Cocuyo

LA HUMANIDAD · 25 MARZO, 2018 22:43

“Fue una persona fuera de serie”, dicen miembros del Sistema sobre el maestro Abreu

Texto por Shari Avendaño | @shariavendano

Ver más de

Shari Avendaño | @shariavendano

¿Cómo valoras esta información?

QUÉ CHÉVERE
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

Al finalizar el segundo movimiento de la séptima sinfonía de Beethoven, tanto los músicos como el público aplaudieron sin interrupción durante cinco minutos. Sin embargo, estos no iban dirigidos al director de la orquesta, Jesús Uzcátegui, y a los ejecutantes, sino para honrar el trabajo que “el maestro” había hecho en ellos en vida.

Niños, jóvenes y adultos, músicos, embajadores, políticosamigos y admiradores se acercaron al Centro Nacional de Acción Social por la Música (Cnaspm) en Quebrada Honda, este domingo 25 de marzo, para recordar y despedir al fundador del Sistema Nacional de Orquestas y Coros Infantiles y Juveniles de Venezuela, el maestro José Antonio Abreu; quien falleció la tarde de este sábado 24 de marzo.

A la sala llena, inició el acto que tenía como centro el féretro dispuesto en capilla ardiente en la Sala Simón Bolívar. Entre sus paredes fue posible congregar a  figuras del mundo de la política que en el contexto socio-político venezolano suelen repelerse: el encargado de negocios de Estados Unidos, Todd Robinson; la presidenta del Consejo Nacional Electoral (CNE), Tibisay Lucena y el hijo del presidente de la República y constituyente, Nicolás Maduro Guerra, por nombrar algunos.

El Sistema”, nombre con el que popularmente se conoce al Sistema Nacional de Orquestas y Coros Infantiles y Juveniles de Venezuela, es una red de aprendizaje musical que durante más de 40 años, conforme al “sueño” del maestro Abreu, ha permitido que niños y adolescentes de sectores populares de todo el país puedan hallar en la música su refugio y vocación.

El maestro, según testimonios de miembros del Sistema y sus familiares, se caracterizaba por ser cercano, amable, atento y perfeccionista. Solía interrumpir los ensayos para dar alguna palabra de aliento a los músicos (o “apretarle las tuercas”), conversaba tanto con los directores como con los muchachos y tendía su mano a quien necesitara su ayuda.

“Fue una persona fuera de serie”

“El maestro es un padre para muchos de los que estamos aquí. En el manejo de proyectos es inigualable. Tengo casos de amigos que el maestro paraba lo que estaba haciendo para ayudarlos. Además se acordaba del nombre de todos, incluso el mío. Era una persona fuera de serie”, aseguró Óscar Rodríguez, el actual director de las corales del sistema del Eje Este.

Llegó a la música “por llamado natural”. Entró al núcleo de Los Teques en 1989. Primero con el contrabajo, luego se involucró con la coral, actividades que  desarrolló en paralelo. Se retiró momentáneamente de la música para estudiar administración. Sin embargo, la decisión le costó la salud. A la fecha, está sano otra vez. Dejó la administración para formarse en el Conservatorio José Ángel Lamas y dedicarse de lleno a la música.

Para quienes acompañan al director de orquesta y miembro de la cátedra de educación musical, José Omar Dávila Durán, su madre Teresa de Dávila y su hermana Yhomara Dávila, el maestro Abreu era una persona encantadora y cordial.

Dávila Durán entró en el sistema en el año 2003, con la Orquesta Juvenil e Infantil del núcleo de Mérida. Su condición de salud, el Síndrome de Down, no limitó sus ganas de dedicarse a la música. Este domingo, en el sepelio del maestro le tocó dirigir el Alma Llanera y el tema Mayrita.

Para el director musical de la Sinfónica de Stavanger en Noruega, Christian Vásquez, “el maestro fue un gran amigo, padre, abuelo para mí. Fue la persona que creyó en mi antes que nadie. Gracias a él estoy en donde estoy. Estoy muy agradecido. Él era muy humilde, noble, sencillo”.

 “Esto no se acaba”

Vásquez dirigió la pieza de cierre: El Aleluya. Otra ronda de aplausos le dio el último adiós al maestro Abreu; que esta vez se prolongó durante diez minutos en sala. Los asistentes salieron del Cnaspm a ver partir la carroza fúnebre.

“Esto no se acaba”, “el legado del maestro Abreu sigue”, “lo extrañaremos en los ensayos”, comentaban algunas personas que se encontraban aglomeradas en la entrada del Cnaspm.  El amor y la admiración de quienes lo conocieron se expresó, una vez más, en una nueva ronda de aplausos, que esta vez se escuchó en la calle Quebrada Honda y llegó a donde ahora se encuentra el maestro.

Si quieres saber más sobre este tema, lee también: