Fe y Alegría aplica planes especiales de atención al docente ante incremento de renuncias - Efecto Cocuyo

LA HUMANIDAD · 3 FEBRERO, 2020 22:15

Fe y Alegría aplica planes especiales de atención al docente ante incremento de renuncias

Texto por Isabella Reimí │@isabellareimi Fotos por Iván Reyes

Ver más de

Isabella Reimí │@isabellareimi

¿Cómo valoras esta información?

7
QUÉ CHÉVERE
1
QUÉ INDIGNANTE
2
QUÉ CHIMBO

Sin maestros no hay educación. Esta realidad ha sido ampliamente señalada por los docentes venezolanos y luchadores sindicales tras la fuga masiva de educadores. El pasado martes 28 de enero Fe y Alegría anunció que la red contaba con tres mil vacantes de maestros para sus 175 escuelas. Luisa Pernalete, investigadora de Fe y Alegría ofreció una entrevista a Efecto Cocuyo para exponer sobre las medidas que están tomando en la red de escuelas jesuitas para “mitigar” la fuga de educadores.

A pesar de que la cifra es alarmante, se puede ver como un éxito en comparación con la educación pública. La Coalición Sindical Nacional, Sector Educación, dijo en rueda de prensa que el 50% de los profesores con los que empezó el año escolar se ha esfumado. Fe y Alegría se esfuerza por mantener a flote los docentes que, por su condición de red educativa subvencionada, reciben el mismo pago que el de los educadores públicos. Su salario varía entre 300 mil y 600 mil bolívares.

Aunque casi todos los inconvenientes de los docentes derivan de la insuficiencia salarial, Pernalete dice que el principal problema es el transporte, sobretodo en el interior del país. Por eso el año escolar 2019-2020 ha estado marcado por “mucha rotación de maestros” de acuerdo a Pernalete.

Zulia, Táchira, Mérida, Anzoátegui, Sucre y Monagas son los estados más afectados por la crisis de transporte. Pernalete recuerda que las Escuelas Fe y Alegría se distinguen de otro tipo de educación porque, como dice su lema, empiezan donde termina el asfalto. Debido a la eliminación de distintas rutas de transporte como consecuencia de la crisis de repuestos automotrices en el país, a los profesores se les hace más difícil llegar.

“Los alumnos normalmente viven cerca de donde estudian, pero en los lugares rurales no vas a conseguir tres maestros en el caserío”, dijo Pernelete.

Por eso, una de las medidas que está implementando Fe y Alegría es la reubicación de docentes a planteles cercanos a sus hogares, en especial a los más nuevos. Esto también ha causado que se deban reorganizar los horarios de los maestros para no obligarlos a asistir toda la semana.

 Comida y medicinas

De acuerdo a la profesora, hoy en día las escuelas deben ocuparse del maestro. Luisa Pernalete explicó que otra de las formas de Fe y Alegría para conservar a sus docentes es beneficiándolos con alimentos y medicina.

“Antes solo debía ocuparse de los alumnos. Ahora tiene que ocuparse también de los maestros“, señaló.

Con la canasta alimentaria en 27 millones de bolívares en el mes de enero, es imposible que los maestros puedan abastecerse con su salario. Por eso en 70 de las 175 escuelas de Fe y Alegría que cuentan con programas de alimentación los maestros también usan el comedor. De 12.000 docentes al menos 4.000 se ven beneficiados con los programas de alimentación.

Otra de las atenciones que procura la red es garantizarle medicamentos a los profesores con enfermedades crónicas. Esto pueden hacerlo ya que Fe y Alegría es receptora de algunas donaciones de medicina.

Además de estas necesidades básicas, Pernalete recomienda a los directores de las escuelas prestar atención a las emociones de sus profesores.

“Que los directores saluden a los maestros y les pregunten cómo están. Oye, ¿Tu hijo logró irse a Ecuador? ¿Cómo está tu mamá en Colombia, se queda allá?“.

Insistió en que esta atención es lo que hace que los profesores “se sientan bien” en sus lugares de trabajo y se comprometan con sus escuelas, a pesar del sacrificio que conlleve dar clases.

 Mamás maestras

Otra de las soluciones para “mitigar” la crisis ha sido entrenar a madres de la comunidad que quieran ayudar como cuidadoras de aula. Esta iniciativa comenzó en un proyecto en Zulia llamado “Mamás maestras“. Para ello, Fe y Alegría tiene un manual escrito por Pernalete que enseña juegos competitivos y manuales para la vida. Sobre esa experiencia, concluyó que “es preferible tener una mamá como maestra emergente que alguien que no es de confianza para la comunidad”.

No solo las madres, sino los mismos directores han adaptado sus horarios para dar clases en las aulas.

Sin embargo, Pernalete advirtió que tras la migración de docentes, en las condiciones actuales de la educación se presenta un gran riesgo. Así como uno de los riesgos principales de la educación es la fuga de maestros, el otro es la deserción de niños. Un reto próximo para el sistema educativo será reincorporar a estos niños con necesidades pedagógicas específicas con un déficit de educadores.

“Si en un salón de clases un profesor enseña a 30 niños, se necesita un maestro por cada cinco niños en condición de calle o con comportamiento difícil. Por eso es que hay que impedir que los niños abandonen las aulas ahora, a pesar de las condiciones actuales de la educación”, explicó.

De acuerdo con la profesora, próximamente se necesitará elaborar “programas macro” para preparar maestros sin licenciatura.

“En Fe y Alegría estamos constantemente readecuándonos a los retos que presenta el país”, concluyó.

Si quieres saber más sobre este tema, lee también: