Especialistas prevén repunte de casos de zika en medio del silencio oficial - Efecto Cocuyo

LA HUMANIDAD · 11 MAYO, 2016 10:14

Especialistas prevén repunte de casos de zika en medio del silencio oficial

Texto por Efecto Cocuyo

Ver más de

Efecto Cocuyo

¿Cómo valoras esta información?

QUÉ CHÉVERE
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

Infectólogos y epidemiólogos pronostican un aumento en los casos de zika en las próximas semanas. ¿La causa? Las lluvias, el agua depositada en las casas debido a los cortes del servicio y la desinformación.

Según José Félix Olleta, miembro de la Sociedad Venezolana de Salud Pública y Red Defendamos la Epidemiología Nacional, en la temporada de lluvias se da las condiciones geográficas ideales para que se multiplique los criaderos de Aedes aegypti, el mosquito transmisor de zika, chikunguya y dengue.

En Venezuela la enfermedad llegó en julio del año pasado y desde entonces, hasta mediados de abril de este año, la Sociedad Venezolana de Salud Pública ha registrado 723.550 sintomáticos. “Y estos días he visto, fácil, cinco o seis casos por semana, simplemente en mi entorno”, comentó Oletta.

El Boletín Epidemiológico se quedó en julio de 2015. La ministra de Salud, Luisana Melo, no habla del tema desde el 28 de enero, cuando informó que en el país se han registrado unos 4.700 casos sospechosos. La cónsul Rosalba Gil aseguró en un simposio en la University of Massachusetts Boston que para el 29 de abril se habían registrado 16.690 casos sospechosos de zika en Venezuela.

“El Gobierno no da la información completa. Esto es lo contrario al deber ser, si en una epidemia tú guardas silencio es como si no existiera, y la población no se entera, no se instruye”, manifestó Oletta.

El galeno aseguró que, aunque en Distrito Capital y Miranda se registran la mayoría de los casos, se puede tener la certeza de que la enfermedad circula en todo el país.

“No se está hablando de esto y el zika persiste. Hay nuevos casos y no se sabe lo que está pasando”, dice la infectóloga Ana Carvajal. Asegura que recientemente se ha visto un repunte en los casos, principalmente por las lluvias que se han registrado en los últimos días. “Los huevos (del Aedes aegypti) quedan en estado latente, son muy resistentes, aparece la lluvia y se reactivan”.

Las embarazadas constituyen el sector más vulnerable de la población, puesto que la enfermedad puede traer graves consecuencias a sus bebés. Según el doctor Oletta, las principales son microcefalia, es decir, el desarrollo insuficiente del cráneo, a menudo acompañado de atrofia cerebral, dilatación de los ventrículos cerebrales, que produce un aumento de la presión intercraneal, calcificaciones cerebrales, un desorden genético neurológico con anormales depósitos de calcio en ciertas zonas del cerebro y daños que pueden producir ceguera o sordera.

Según Gil, 3.283 de los casos sospechosos de zika son mujeres embarazadas. Oletta asegura que esta cifra es muy pequeña y que según los cálculos de la organización, debe ser cerca de 30.000. En Venezuela, el número de embarazadas al año oscila entre los 550.000 y los 600.000. La mayoría de los casos están en Zulia y Lara.

Unos 600 casos son confirmados por el Instituto Nacional de Higiene, y están bajo en un período de observación y vigilancia para ver el desarrollo del feto. “Están en periodo de embriogénesis, es decir, la formación de las estructuras del sistema nervioso del feto”.

“Una importante población está expuesta a riesgo, porque la enfermedad está en todo el país. Además, hay tres grandes dificultades: no hay información sobre la enfermedad, no hay anticonceptivos y tampoco hay preservativos”, añadió.

Carvajal coincide. “Lo primero que hay que hacer es considerar a las embarazadas. La Organización Mundial de la Salud recomienda que todas las embarazadas deben estar en vigilancia”.

El tema volvió a la palestra luego de que este domingo la agencia de noticias AP publicara que Elia Sánchez, presidenta de la Sociedad Venezolana de Infectología, denunciara el primer caso de microcefalia relacionado con zika en Venezuela. El niño habría nacido el 27 de abril en el estado Sucre y, además de tener la cabeza más pequeña que la de otros recién nacidos, el bebé padece ventriculomegalia (aumento de tamaño de uno o de los dos ventrículos laterales) y calcificaciones (depósitos de calcio en el cerebro).

Para Oletta esto es previsible: el riesgo de que el niño desarrolle microcefalia es mayor si la madre se contagia de zika en el primer trimestre de la enfermedad. “Previmos que entre abril y mayo iban a comenzar a nacer niños con microcefalia, porque las madres estuvieron expuestas al virus entre julio y agosto de 2015, las primeras 16 semanas, cuando hay más riesgo de daños congénitos”

A pesar de la gravedad de la microcefalia, no es la única complicación posible de sufrir zika en el embarazo. “Muchos pueden terminar como abortos, o en fetos muertos”, señaló Oletta. Recordó el caso de una madre de 24 años en Monagas: en la semana 17 de gestación los médicos encontraron que el feto estaba muerto. El descubrimiento se hizo en marzo de este año y en enero había sufrido la enfermedad.

“Las embarazadas que tienen síntomas parecidas al zika, como fiebre, erupciones o dolores, deben ir lo más rápido posible a una consulta médica. En los primeros cinco o seis días se debe tomar la muestra e investigar el virus”, explicó Carvajal. También aseguró que en el primer trimestre deben hacerse un eco mensual.