El insilio o la lucha de las personas que se quedan en el país

LA HUMANIDAD · 29 OCTUBRE, 2020 18:57

El insilio o la lucha de las personas que se quedan en el país

Texto por Álvaro Pulido | @aepulido

Ver más de

Álvaro Pulido | @aepulido

¿Cómo valoras esta información?

1
QUÉ CHÉVERE
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

No solo los migrantes venezolanos sufren las consecuencias de la crisis humanitaria compleja. A esa población que se mantiene en la lucha interna por sobrevivir a la crisis se le considera como insilio, un término utilizado por varios expertos que no cuenta todavía con una definición en el Diccionario de la Lengua Española.

Para la profesora Anitza Freitez, directora del Observatorio Venezolano de Migración de la Universidad Católica Andrés Bello (Ucab), el término insilio puede definirse como toda población apresada que se mantiene en una lucha por la vida y el sustento, especialmente aquella que no han migrado.

“Este fenómeno se vuelve cuando existe un control político y social. Cuando las personas sienten que no nada va a cambiar por la hegemonía mediática que se profundiza en algunos sectores de la población. Tiene mucho que ver con la desesperanza”, dijo la también investigadora de la Encuesta Nacional de Condiciones de Vida (Encovi) durante su participación en el primer día de la Escuela Cocuyo, en el marco del Festival Cocuyo 2020, que comenzó este jueves 29 de octubre.

Freitez destacó que también existe una migración dentro del país generada por problemas económicos, de alimentos, pobreza y deterioro del sistema de salud.

Vanina Berguella: Nuevos modelos de monetización requieren de nuevas formas de llegar a la audiencia

Espacio de resistencia

Manuel Llorens, profesor e investigador de la Ucab, sustentó esta terminología como un espacio de acción y liberación para escapar del mundo externo que “se puede volver desgastante”.
.
“Se puede entender como un mecanismo de resistencia encubierta, que puede servir para pasar desapercibido de las censuras y prohibiciones del entorno. Es el mundo interno en el que uno se refugia”, destacó el psicólogo médico en su intervención en la Escuela Cocuyo.

Llorens destacó que pueden existir dos variantes de insilio: “La primera, es cuando no voy a declarar mis problemas para tratar de preservarse. La otra variante es cuando existe una resistencia en el entorno opresivo, esta última se puede considerar como un mecanismo de resistencia sin atacar directamente al poder”.

Inteligencia artificial es estrecha, frágil e insensata, plantea periodista Gideon Lichfield

Violación de derechos humanos

Esa población apresada que se mantiene en la lucha sobrevivir puede forzar en un desplazamiento interno, que implica cuando las personas huyen de sus hogares, lo que implica que existe una violación de derechos humanos.

El periodista Edgar López, especialista en materia de derechos humanos, destacó en su participación en el Festival Cocuyo que estos desplazamiento forzados deben contar con la protección dada para las personas consideradas como refugiadas. “No solo aplica en el contexto internacional, también influye en las personas que transitan a un nivel más nacional pero que igual son desplazados de la tierra en la que provienen”, agregó.

López, quien también es jefe de la unidad de investigación de Efecto Cocuyo, destacó que se ha desarrollado una normativa de protección internacional para crear soluciones soluciones duraderas aplicables, para cada proceso, de aquellos que estén implicados en el desplazamiento interno.

En este sentido, destacó que la importancia del Estado y los organismo internacionales en atender estos casos.

También participó la periodista Mabel Sarmiento, especializada en la cobertura de temas sociales y en la formación de líderes comunitarios. Es actualmente cronista y reportera de
del medio digital Crónica.Uno.

Ella habló sobre la importancia y las claves de contar las historias de quienes se quedan en Venezuela en un contexto de emergencia humanitaria compleja, que se agravó por la llegada de la pandemia del COVID-19 en marzo pasado.

Cuarta edición de la Escuela Cocuyo

La Escuela Cocuyo llega este año a su cuarta edición y es el programa de formación de Efecto Cocuyo para los periodistas de las nuevas generaciones.

La primera edición se realizó el mismo año de la fundación de nuestro medio digital en 2015, cuando abordó la cobertura en teléfonos móviles. En 2016 se amplió a ciudades como Maracaibo y Puerto La Cruz, además de Caracas para tratar la temática de la cobertura de la violencia con perspectiva de derechos humanos.

En 2019 la tercera edición congregó a periodistas jóvenes en Barquisimeto y Caracas para hablar sobre la cobertura de la emergencia humanitaria compleja, pero además incorporó a los de larga trayectoria, con quienes discutió sobre cómo superar la brecha digital.

Tanto la Escuela como el Festival se realizan este año de forma virtual por la pandemia del coronavirus, gracias a la plataforma Hopin, bajo la administración de Wingu, una iniciativa de tecnología cívica que realiza eventos virtuales.

Dos talleres para este viernes

Este viernes 30 de octubre la Escuela tendrá dos talleres simultáneos. El primero con la periodista y una de las participantes de la primera edición de la Escuela Cocuyo, Julett Pineda. Ella hablará sobre “Narrativas multimedia: cómo hacer contenidos en diversos formatos” y el segundo con la periodista y fact checker de Efecto Cocuyo, Shari Avendaño. Abordará el tema “Ver y no creer.Herramientas de fact checking para fotos y videos”.