Defensor del Pueblo: la verdad de lo que pasó en Tumeremo debe saberse

LA HUMANIDAD · 12 MARZO, 2016 10:36

Ver más de

Mariel Lozada | @marielozadab


¿Cómo valoras esta información?

QUÉ CHÉVERE
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

La desaparición de 28 mineros ocurrida en Tumeremo, estado Bolívar, así como todas las circunstancias que han rodeado el caso, merece una «profunda investigación», y que ésta debe ser objetiva, independiente e imparcial para que se sepa la verdad, «sea cual fuese», aseveró Tarek William Saab, defensor del Pueblo, a Efecto Cocuyo. 

Entre el Ejército y la Guardia Nacional suman 570 los efectivos de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana que están desplegados en el sur del estado Bolívar, rastreando la zona alrededor de Tumeremo y buscando a los culpables, según indicó. También se encuentra un equipo especializado del Cicpc y representantes de la Defensoría, Ministerio Público, Ministerio de Interior y Justicia y Paz.

Sin dar muchos detalles, Saab relató que las investigaciones están avanzando: ya lograron identificar al responsable de los hechos y a varios de sus cómplices. «Seguimos trabajando por el hallazgo de los desaparecidos y por que sean aprehendidos los culpables. No hemos dejado de trabajar en eso», puntualizó.

Con voz cansada, producto de una semana ajetreada, el Defensor señaló cómo el ente que dirige ha trabajado para intentar esclarecer el caso. «El lunes, el Presidente se comunicó conmigo. Consideró pertinente crear una comisión mixta de alto nivel y me indicó que nos fuéramos hasta la zona», comentó.

Una vez que llegó a Tumeremo el martes, Saab entrevistó a dos testigos presenciales, a quienes considera «claves» en el desarrollo de la investigación. «No habían querido declarar ante una autoridad competente, por temor o seguridad, pero lo hicieron, y en esa entrevista se arrojaron datos muy interesantes».

Por ejemplo, esos dos testigos sirvieron para identificar el sitio del suceso. El miércoles, cuando ya el Defensor había regresado a la capital, acompañados por autoridades policiales y militares, los sobrevivientes se trasladaron hasta los lugares que señalaron, donde se encontraron evidencias materiales que permitieron confirmar los actos delictivos que se cometieron.

Aunque hay más de dos testigos del hecho, esas primeras declaraciones «le dieron un vuelco a la investigación. Yo le doy mucha importancia a la declaración de estos testigos» expresó Saab.

Agregó que también entrevistó entre 9 y 14 familiares de los desaparecidos, lo que permitió identificar a 11 de las víctimas. «En los días posteriores se fueron sumando más declaraciones, ahora ya hay entre 15 y 17 desaparecidos identificados». Señaló que no descarta que este número aumente, puesto que corresponde solo a los familiares que han declarado hasta los momentos.

La hipótesis del móvil que se maneja es el control de la zona. «Hay sujetos que pertenecen a una banda delictiva, de muy alta peligrosidad, y quieren ejercer dominio al margen de la ley en ese sitio». Dijo que el líder «es un ciudadano extranjero», registrado con nacionalidad ecuatoriana, y que la opinión pública debe estar al tanto de esto. El Defensor recalcó que con esta información cesaron las elucubraciones y falsas hipótesis que vinculaban el hecho con las Fanb.

El papel de la Defensoría 

«Desde el primer momento estamos con los familiares y protegiendo a los testigos. Mi primer objetivo es acompañar a los que han denunciado la desaparición de sus seres queridos, apoyar las investigaciones y lograr que la justicia actúe», aseguró Saab, quien recordó que tiene más de 30 años trabajando por los Derechos Humanos.

Amparado en el artículo 281 de la Constitución, que establece las atribuciones del organismo, han trabajado en las investigaciones del caso. «Se establece que la Defensoría puede investigar cuando sean temas que atenten a los Derechos Humanos y se habla de desaparecidos, y alrededor de esa figura pueden tejerse múltiples delitos», comentó Saab.

Respecto al operativo de disolución de la protesta que cerró el paso por la Troncal 10 de Tumeremo durante más de cuatro días, afirmó que «absolutamente todos los habitantes del pueblo y de Santa Elena de Uarién» querían que la tranca cesara, porque estaba afectándolos social y económicamente, además de bloquear el libre tránsito. «Se estaban perdiendo kilos y kilos de comida por esa tranca, no tenía sentido».

Saab culminó diciendo que con la participación de la Defensoría buscan sentar un precedente y hacer las cosas distintas al pasado, donde «no se investigaba, había impunidad y criminalizaban al que denunciaba».