¿Cuáles son los planes de Elon Musk para Twitter tras convertirse en su principal accionista?

LA HUMANIDAD · 6 ABRIL, 2022 10:21

Ver más de

BBC NEWS MUNDO | @bbcnewsmundo

Foto por GETTY IMAGES

¿Cómo valoras esta información?

QUÉ CHÉVERE
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

Elon Musk no tuiteó sobre su nueva participación en Twitter, lo que para un ávido tuitero parece algo irónico.

Tal vez fue porque el 9,2% que posee ahora se considera como una participación pasiva, aunque quienes conocen a Musk no esperan que siga siendo así por mucho tiempo.

Su primer movimiento fue lanzar una encuesta, preguntando si la gente quería un botón de edición, algo que se pide desde hace mucho tiempo y quizás algo que él personalmente necesita (Twitter confirmó este martes que trabaja en una opción de edición).

El nuevo anuncio de que se unirá al directorio de Twitter no fue una sorpresa.

El director ejecutivo de Twitter, Parag Agrawal, informó en un tuit que «a través de conversaciones con Elon durante las últimas semanas, nos quedó claro que aportaría un gran valor a nuestra Junta».

Agregó que «como creyente apasionado y crítico intenso» del servicio, él es «exactamente lo que necesitamos».

Elon Musk habla en Washington
Elon Musk suele expresar sus ideas y proponer debates por Twitter. Foto: GETTY IMAGES

Más tarde, Musk respondió diciendo que estaba ansioso por hacer mejoras en el gigante de las redes sociales.

La participación del 9,2% de Musk en la empresa de redes sociales puede parecer pequeña, pero Dan Ives, de la firma analista Wedbush, la describe como «alucinante», lo que equivale a 73,5 millones de acciones en la red social.

Las acciones en la plataforma se dispararon luego de que se revelara el lunes que el fundador de Tesla se había convertido en el mayor accionista de la compañía, lo que significa que el valor de la participación ya aumentó y ahora vale más de US$3.000 millones.

La participación accionaria de Musk es cuatro veces mayor que la del fundador de Twitter, Jack Dorsey, quien renunció como director ejecutivo en noviembre.

Ives cree que el empresario sudafricano ahora tiene sus ojos «puestos con láser» en Twitter, y su participación significativa lo verá impulsar un papel activo en la gestión de la empresa.

«Esperaríamos que esta participación pasiva sea solo el comienzo de conversaciones más amplias con la junta y gerencia de Twitter que, en última instancia, podría conducir a una participación activa y un rol de propiedad potencialmente más agresivo de Twitter», dijo.

Cuando Elon Musk tiene una idea, a menudo recurre a Twitter para expresarla.

Musk tiene una especie de relación de amor y odio con Twitter. Es un tuitero frecuente, con más de 80 millones de seguidores, y no es ajeno a la controversia en sus interacciones en el sitio de redes sociales.

La plataforma parece adaptarse a su personalidad impulsiva: el año pasado preguntó si debería vender el 10% de sus acciones en su empresa de autos eléctricos Tesla, a lo que los usuarios de Twitter respondieron que sí. Esto llevó a Musk a vender alrededor de US$5.000 millones en acciones de la empresa en noviembre.

Logo de Twitter
Las acciones de Twitter se dispararon luego de que se revelara que el fundador de Tesla se había convertido en el mayor accionista de la compañía. Foto: GETTY IMAGES

Meses antes había ofrecido firmar un cheque de US$6.000 millones si el Programa Mundial de Alimentos (PMA) explicaba cómo se utilizaría para solucionar el hambre en el mundo, tras una declaración del jefe del programa de la ONU.

Pero tuitear también lo ha metido en problemas. Una publicación de 2018 sobre las acciones de Tesla desató una investigación de la Comisión de Bolsa y Valores (SEC, por sus siglas en inglés) de Estados Unidos que terminó con un acuerdo para que los abogados de la empresa aprobaran previamente ciertos tuits. No está claro si eso realmente sucede.

Curiosamente, el Wall Street Journal informó que sus archivos compartidos de Twitter con la SEC, que en circunstancias normales incluirían una línea que dice que no tiene la intención de influir en la empresa, venían con una marca que decía: «No aplica».

El momento del acuerdo también generó dudas y podría poner a Musk otra vez en desacuerdo con los reguladores financieros.

Su inversión en Twitter se presentó el 14 de marzo, pero no se anunció hasta esta semana. La ley de valores estadounidense exige la divulgación dentro de los 10 días posteriores a la adquisición del 5% de una empresa.

Elon Musk en Tesla
Musk vendió 10% de sus acciones en la empresa de Tesla después de consultar a otros usuarios en Twitter. Foto: POOL

Libertad de expresión

Musk usa Twitter no solo como un indicador de cómo dirige sus propias empresas, sino también cada vez más para medir la temperatura de la nación.

El mes pasado, después de presentar su inversión ante la SEC pero antes de que su participación accionaria se hiciera pública, preguntó a los usuarios si creían que la libertad de expresión era esencial para el funcionamiento de una democracia y si Twitter se adhiere a este principio.

La profesora asistente de la Universidad de Cornell, Alexandra Cirone, cree que esto es evidencia de que puede usar su nueva participación «para tratar de influir en las prácticas de Twitter» y para un «juego más activo en el ecosistema de las redes sociales».

Pero otros ven problemas más inmediatos con sus reflexiones.

Howard Fischer, socio del bufete de abogados Moses & Singer, le dijo a la agencia Reuters que, dado que ya había comprado una participación en Twitter, estas preguntas podrían verse como una forma de manipulación del mercado. «Sospecho que la SEC va a analizar detenidamente si pueden presentar cargos de manipulación, junto con la falta de presentación», dijo.

Agrawal claramente está observando cada uno de sus movimientos. En respuesta a su encuesta de botón de edición, que actualmente tiene 2,6 millones de respuestas, instó a los votantes a hacerlo «con cuidado».

«Las consecuencias de esta encuesta serán importantes», dijo, haciéndose eco de las mismas palabras que usó Musk después de lanzar su encuesta de libertad de expresión en Twitter.

Jack Dorsey siempre había rechazado la idea, y los críticos señalan que podría permitir a las personas cambiar fundamentalmente el significado de los tuits después de haberlos compartido.

Sería un gran cambio para Twitter incluir un botón de edición, y Musk está interesado en ser parte de esa conversación.

Durante un tiempo el mes pasado, parecía que Musk tenía la intención de construir una nueva plataforma de redes sociales como rival de Twitter, y allí tiene un precedente de otro tuitero prolífico y controvertido.

Donald Trump, a quien se le prohibió el uso de Twitter en enero de 2021 después de los disturbios en el Capitolio, anunció el otoño pasado que lanzaría su propia red social, denominada Truth Social, para «hacer frente a la tiranía de la gran tecnología».

Elon Musk
Sería un gran cambio para Twitter incluir un botón de edición, y Musk está interesado en ser parte de esa conversación. Foto: GETTY IMAGES

Pero seis semanas después de su lanzamiento, hay una lista de espera de 1,5 millones de personas que no pueden usarla, y Joshua Tucker, director del Centro de Redes Sociales y Política de la Universidad de Nueva York, calificó la plataforma como un desastre.

Según Reuters, dos ejecutivos clave renunciaron después del problemático lanzamiento.

Para aquellos con acciones en muchos otros negocios de Musk (Space X, Tesla, Neuralink, The Boring Company), sin duda suspirarán de alivio al saber que no siguió el mismo camino que Trump.

Pero también existirá la preocupación de que tenga otro proyecto apasionante para distraerlo del negocio serio de administrar sus firmas establecidas.

Sin mencionar los problemas que ahora podrían surgir sobre el acuerdo de Twitter por parte de la SEC.

El experto en redes sociales Casey Newton señala que no es la primera vez que una gran empresa de tecnología mira a Twitter. El presidente ejecutivo de Microsoft, Steve Ballmer, compró una vez una participación del 4% de la compañía «y esencialmente no hizo nada con ella», escribe.

Pero continúa diciendo que Ballmer nunca tuiteó como lo hizo Musk: «Alegremente, molesto, constantemente».

Y lo más probable es que sea desde esta cuenta de Twitter que Musk le haga saber al mundo lo que piensa hacer a continuación.