Ofrecen contención y acompañamiento a niñas, niños y adolescentes de la Cota 905

LA HUMANIDAD · 11 JULIO, 2021 10:30

Ver más de

María Victoria Fermín Kancev | @vickyfermin

Foto por Efecto Cocuyo

¿Cómo valoras esta información?

2
QUÉ CHÉVERE
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

“No se asomen por las ventanas. Tírense al piso. Resguárdense en las paredes que sean de bloque”. Esas fueron las primeras orientaciones que integrantes de la asociación Otro Enfoque pudieron ofrecer a niños, niñas, adolescentes y madres jóvenes que participan de sus programas y viven en la Cota 905, en Caracas.

La tarde del miércoles 7 de julio, poco después de que muchos de ellos habían regresado a sus hogares tras sus actividades en la organización, comenzaron a reportar lo que sucedía al suroeste de la ciudad.

“Queremos salir de aquí”, dijeron a través de mensajes y notas de voz de WhatsApp mientras al fondo sonaban los disparos, producto del enfrentamiento entre grupos de delincuencia organizada liderados por Carlos Luis Revete, alias “El Koki”, y cuerpos de seguridad del Estado.

La ONG ofrece ayuda a las personas de la Cota 905

Pero salir del cerro, en ese momento, no era seguro. No mientras las balas iban de un lado a otro causando muerte y heridos. Hubo que esperar hasta el viernes para que, durante unos minutos de tregua, algunos pudieran finalmente trasladarse hasta la sede de la ONG en busca de refugio. Un primer grupo salió en la mañana y otro llegó de noche.

“Estaban muy nerviosos, ansiosos, pero no querían hablar del tema”, dijo a Efecto Cocuyo la coordinadora del equipo psicosocial, Carolina Terán.

Este sábado 10 de julio, en sus espacios permanecían unos 30 residentes de la Cota 905, entre infantes, adolescentes y las madres de algunos de los niños más pequeños, que también son beneficiarias de sus programas que promueven la cultura de paz y los derechos humanos.

Para habilitar una suerte de albergue temporal solicitaron apoyo a la ciudadanía a través de su cuenta en Twitter @esotroenfoque. Desde entonces las muestras de solidaridad no para: han recibido colchones, ropa, alimentos, artículos de higiene personal, entre otros insumos.

Recibieron donaciones para prestar apoyo a quienes huyeron de la violencia

En el lugar hay baños, lavandería y una cocina, donde al mediodía de este sábado se asaban en la plancha más de 20 arepas.

Para quienes siguen en la zona de conflicto, explicó la coordinadora, se esfuerzan en aplicar mecanismos de contención. Activaron para esto una campaña para buscar psicólogos y psicólogas voluntarias para brindar acompañamiento a la distancia.

Minutos antes de servir el almuerzo, en unas mesas dispuestas en el frente de la quinta donde funciona la ONG, una joven colorea una frase en una hoja de papel: “No hay camino para la paz, la paz es el camino”. El cartel pasará a exhibirse en una de las paredes junto con otros mensajes similares.

La ONG lleva dos años y medio trabajando con población en situación de vulnerabilidad en la Cota 905. Ayudaron a varios niños y adolescentes en situación de calle a volver a sus hogares en esa comunidad. Les brindan atención psicosocial, médica, nutricional y legal. Además han logrado que algunos se reinserten al sistema educativo.

Tienen dos años y medio trabajando con población en situación de vulnerabilidad en la Cota 905

Terán, que es trabajadora social, explicó que la mayoría de estos desplazados por la violencia no tienen la opción de resguardarse con familiares o amigos. También temen sobre qué pueda pasar con sus viviendas, en su mayoría precarias, ante las incursiones de la policía y los militares en búsqueda de los jefes de las bandas, por quienes el Gobierno de Nicolás Maduro incluso ofreció recompensas en dólares.