Comunidades del interior buscan alternativas para acceder a noticias tras cierre de radios

LA HUMANIDAD · 22 OCTUBRE, 2022 15:10

Ver más de

Albany Andara Meza | @AlbanyAndara


¿Cómo valoras esta información?

QUÉ CHÉVERE
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

Comunidades del interior de Venezuela tienen cada vez más dificultades para acceder a la información, en pleno 2022. El cierre de 48 emisoras de radio en los últimos meses, según datos del Colegio Nacional de Periodistas (CNP) y gremios de la prensa, preocupa a defensores de derechos humanos, quienes alertan que la crisis de servicios públicos y la censura provocan que los sectores más vulnerables empiecen a quedar aislados. 

De acuerdo con un estudio reciente de la ONG Espacio Público titulado «La radio en Venezuela o la censura normalizada«, entre 2003 y septiembre de este año se documentó la clausura de 233 emisoras de radio en el país.

La organización indicó que la cifra representa el 64% del total de medios de comunicación cerrados en las últimas dos décadas. En el 55 % de los casos, el principal responsable fue la Comisión Nacional de Telecomunicaciones (Conatel). 

Esta desaparición progresiva de medios para informarse afecta directamente a los estados más alejados de la capital, expresó el comunicador, investigador y profesor universitario Marcelino Bisbal. Comentó que una encuesta realizada en septiembre a nivel nacional arrojó que la radio y la televisión siguen jugando un papel fundamental en la sociedad venezolana:

Al preguntarle a mil personas, por cuál vía se enteraron de las últimas noticias, 30 % señaló la televisión y 12,4 % la radio. Le siguieron Instagram (11,1 %), WhatsApp (11%), Facebook (10%), amigos o vecinos (9 %), página web de noticias (7%), Twitter (2,5 %), Telegram (1%), periódico impreso (0.9 %) y Youtube (0.8%). 

«La radio y la televisión siguen dominando. En Venezuela tenemos una visión sobre el consumo de información: en Caracas, la gente joven utiliza las redes sociales para informarse, pero resulta que esa idea no puede trasladarse a todo el país, sobre todo en esas regiones que tienen serias dificultades por la falta de Internet o luz eléctrica. Además, en muchas de estas comunidades, el ingreso no les da para comprar un teléfono inteligente».

Marcelino bisbal

El acceso a la información es un derecho que está contemplado en el artículo 28 de la Constitución de Venezuela. Frente al cierre de emisoras y la censura estatal, en las comunidades del interior del país los vecinos intentan reinventarse para enterarse de lo que ocurre dentro y fuera del territorio venezolano. 

Informarse en Ospino

Las emisoras de radio han desaparecido progresivamente de Ospino, un pequeño municipio agricultor de Portuguesa, en el centro occidente de Venezuela. 

La censura de los medios tradicionales y las fallas eléctricas les ha dejado pocas opciones para acceder a la información desde sus hogares en tiempo real: actualmente dependen en gran medida de la conexión a Internet a través de datos móviles y lo que se publica en redes sociales, indican los lugareños.

Algunos siguen sintonizando programas radiales de Caracas cuando pueden. Otros envían las noticias que bajan de redes a través de grupos de WhatsApp, en los que participan cientos de personas interesadas en saber lo que ocurre en el país. 

«Si el Internet se cayera en todo el país, la mayoría de las comunidades vulnerables de Ospino quedarían aisladas en un primer instante, desinformadas, porque aquí todo se sabe es por las redes y los mensajes. Cuando empieza el día, bajamos las noticias de Instagram, de los noticieros, y las compartimos para que se riegue la voz. Teníamos una emisora que la gente oía mucho pero la cerró el gobierno», indicó Ricardo Pérez, residente de Ospino y vocero de la alcaldía, a Efecto Cocuyo

Recordó que el 27 de diciembre de 2021 Conatel cerró Astro 97.7FM, perteneciente al alcalde del municipio y secretario de finanzas del CNP, Carlos Barrios, quien es miembro de la oposición venezolana. El 25 de febrero Triunfo 99.3 FM también dejó de transmitir por orden gubernamental. 

«Esto dejó a Ospino prácticamente con una sola emisora, que es afín al gobierno. No es estatal, pero pertenece a personas relacionadas con eso y no es informativa», indicó Pérez, refiriéndose a Más Network 107.5 FM.

Se apaga la radio

El CNP denunció que el gobierno de Nicolás Maduro ha agudizado su persecución a los medios de comunicación este año, sobre todo a los programas y plataformas radiales. 

«Esto evidencia, sin lugar a dudas, una nueva arremetida gubernamental de su llamada ‘Hegemonía comunicacional’ ejecutada por Conatel y que, no es más, que seguir llevando el oscurantismo informativo y comunicacional a todo el país», publicó el colegio en su cuenta oficial de Twitter el 16 de octubre. 

Los registros del CNP indican que hubo cierres en siete estados: Zulia (19), Cojedes (14), Sucre (4), Yaracuy (3), Portuguesa (2), Carabobo (2) y Barinas (2). La cifra total es más del doble de los documentados en 2021. 

Algunos de los reportes más recientes involucran a dos emisoras del estado Carabobo (105.3 fm y Play Top 91.5 FM, pertenecientes al circuito Unión Radio en Valencia) y tres estaciones de radio en Yaracuy, que fueron clausuradas por el organismo estatal en las primeras semanas de octubre. 

Lea más en: Conatel cierra otras 6 emisoras de radio en Yaracuy y Carabobo

En Yaracuy dejaron de funcionar Luz 102.9, Oasis 90.3 y El Trocadero y el Cuarto Ángel 106.3, todas de Yaritagua, capital del municipio Peña, señaló el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Prensa (Sntp).

Espacio Publico comentó que hasta 2021, en Venezuela había un mínimo de 980 medios de comunicación operativos, de los cuales 699 (71 %) eran emisoras de radio. Entre los estados con mayor cantidad de estas últimas están Lara (82), Barinas (68), Aragua (58), Portuguesa (56) y Distrito Metropolitano de Caracas (44)

«Los estados cuyo espectro radioeléctrico se encuentra más limitado son Delta Amacuro (11), Yaracuy (11), Anzoátegui (10) y Amazonas (4)», puntualizó la ONG. 

Los datos suministrados por Marcelino Bisbal a Efecto Cocuyo indican que la televisión tiene un nivel de confiabilidad de 22 % (muy confiable) y 32 % (regularmente confiable). Respecto a la radio, 20 % de los encuestados respondieron que es muy confiable y 27 % que es regularmente confiable.

«Esto sobre todo para la gente del interior. A nivel de provincia, la radio es muy importante. Una hipótesis es que, en la medida en que nos vayamos aproximando a un proceso de campaña electoral, el cierre de emisoras va a seguir creciendo. En la medida en que en la provincia surjan más problemas (gasolina, costo de la vida, costo de la salud…), ellos saben que la radio se hace eco de eso y que generan opinión pública». 

Marcelino bisbal

El boca a boca

Carlys Méndez, habitante de Yaracuy de 23 años, explicó a Efecto Cocuyo que en el municipio Peña de la entidad los jóvenes buscan información en las redes sociales. 

«La gente joven no ve televisión para buscar noticias porque lo que es importante no lo dicen. Claro, no lo dicen por miedo a que el gobierno meta presos a los periodistas o cierre el canal. Tampoco se escucha mucha radio. Casi todo es en redes. Yo uso mucho Instagram y Twitter y le cuento las noticias a mi mamá, que ya está muy mayor. Ella si ve televisión y si necesita saber algo de un sitio, llama si tiene un conocido ahí», dijo. 

Bisbal reiteró que esta forma de consumir información a través del teléfono no es aplicable a toda la población, en especial a aquellos que viven en comunidades vulnerables. Solo en agosto, en Venezuela se registraron 10 caídas del servicio de internet, denunció la organización Ve Sin Filtro.

Su reporte de ese mes arrojó que entre ellas estuvo la del 2 de agosto, cuando ocurrió una falla simultánea de Movilnet, Cantv, Inter y GolData, lo que dejó sin servicio a sus usuarios por espacio de una hora y 30 minutos.

Además de ello, el Comité de Afectados por los Apagones reveló en septiembre que ha documentado 98.315 fallas eléctricas en lo que va de 2022. Si bien recurrir a las plataformas móviles es una opción para varias personas que buscan hacerle frente a la desinformación, los deficientes servicios públicos venezolanos se muestran como un obstáculo. 

«Se informan entonces por boca a boca, si tienen familiares en otras regiones del país, en la capital. Es que no tienen otra posibilidad», puntualizó Bisbal. 

LA HUMANIDAD · 3 DICIEMBRE, 2022

Comunidades del interior buscan alternativas para acceder a noticias tras cierre de radios

Texto por Albany Andara Meza | @AlbanyAndara

Comunidades del interior de Venezuela tienen cada vez más dificultades para acceder a la información, en pleno 2022. El cierre de 48 emisoras de radio en los últimos meses, según datos del Colegio Nacional de Periodistas (CNP) y gremios de la prensa, preocupa a defensores de derechos humanos, quienes alertan que la crisis de servicios públicos y la censura provocan que los sectores más vulnerables empiecen a quedar aislados. 

De acuerdo con un estudio reciente de la ONG Espacio Público titulado «La radio en Venezuela o la censura normalizada«, entre 2003 y septiembre de este año se documentó la clausura de 233 emisoras de radio en el país.

La organización indicó que la cifra representa el 64% del total de medios de comunicación cerrados en las últimas dos décadas. En el 55 % de los casos, el principal responsable fue la Comisión Nacional de Telecomunicaciones (Conatel). 

Esta desaparición progresiva de medios para informarse afecta directamente a los estados más alejados de la capital, expresó el comunicador, investigador y profesor universitario Marcelino Bisbal. Comentó que una encuesta realizada en septiembre a nivel nacional arrojó que la radio y la televisión siguen jugando un papel fundamental en la sociedad venezolana:

Al preguntarle a mil personas, por cuál vía se enteraron de las últimas noticias, 30 % señaló la televisión y 12,4 % la radio. Le siguieron Instagram (11,1 %), WhatsApp (11%), Facebook (10%), amigos o vecinos (9 %), página web de noticias (7%), Twitter (2,5 %), Telegram (1%), periódico impreso (0.9 %) y Youtube (0.8%). 

«La radio y la televisión siguen dominando. En Venezuela tenemos una visión sobre el consumo de información: en Caracas, la gente joven utiliza las redes sociales para informarse, pero resulta que esa idea no puede trasladarse a todo el país, sobre todo en esas regiones que tienen serias dificultades por la falta de Internet o luz eléctrica. Además, en muchas de estas comunidades, el ingreso no les da para comprar un teléfono inteligente».

Marcelino bisbal

El acceso a la información es un derecho que está contemplado en el artículo 28 de la Constitución de Venezuela. Frente al cierre de emisoras y la censura estatal, en las comunidades del interior del país los vecinos intentan reinventarse para enterarse de lo que ocurre dentro y fuera del territorio venezolano. 

Informarse en Ospino

Las emisoras de radio han desaparecido progresivamente de Ospino, un pequeño municipio agricultor de Portuguesa, en el centro occidente de Venezuela. 

La censura de los medios tradicionales y las fallas eléctricas les ha dejado pocas opciones para acceder a la información desde sus hogares en tiempo real: actualmente dependen en gran medida de la conexión a Internet a través de datos móviles y lo que se publica en redes sociales, indican los lugareños.

Algunos siguen sintonizando programas radiales de Caracas cuando pueden. Otros envían las noticias que bajan de redes a través de grupos de WhatsApp, en los que participan cientos de personas interesadas en saber lo que ocurre en el país. 

«Si el Internet se cayera en todo el país, la mayoría de las comunidades vulnerables de Ospino quedarían aisladas en un primer instante, desinformadas, porque aquí todo se sabe es por las redes y los mensajes. Cuando empieza el día, bajamos las noticias de Instagram, de los noticieros, y las compartimos para que se riegue la voz. Teníamos una emisora que la gente oía mucho pero la cerró el gobierno», indicó Ricardo Pérez, residente de Ospino y vocero de la alcaldía, a Efecto Cocuyo

Recordó que el 27 de diciembre de 2021 Conatel cerró Astro 97.7FM, perteneciente al alcalde del municipio y secretario de finanzas del CNP, Carlos Barrios, quien es miembro de la oposición venezolana. El 25 de febrero Triunfo 99.3 FM también dejó de transmitir por orden gubernamental. 

«Esto dejó a Ospino prácticamente con una sola emisora, que es afín al gobierno. No es estatal, pero pertenece a personas relacionadas con eso y no es informativa», indicó Pérez, refiriéndose a Más Network 107.5 FM.

Se apaga la radio

El CNP denunció que el gobierno de Nicolás Maduro ha agudizado su persecución a los medios de comunicación este año, sobre todo a los programas y plataformas radiales. 

«Esto evidencia, sin lugar a dudas, una nueva arremetida gubernamental de su llamada ‘Hegemonía comunicacional’ ejecutada por Conatel y que, no es más, que seguir llevando el oscurantismo informativo y comunicacional a todo el país», publicó el colegio en su cuenta oficial de Twitter el 16 de octubre. 

Los registros del CNP indican que hubo cierres en siete estados: Zulia (19), Cojedes (14), Sucre (4), Yaracuy (3), Portuguesa (2), Carabobo (2) y Barinas (2). La cifra total es más del doble de los documentados en 2021. 

Algunos de los reportes más recientes involucran a dos emisoras del estado Carabobo (105.3 fm y Play Top 91.5 FM, pertenecientes al circuito Unión Radio en Valencia) y tres estaciones de radio en Yaracuy, que fueron clausuradas por el organismo estatal en las primeras semanas de octubre. 

Lea más en: Conatel cierra otras 6 emisoras de radio en Yaracuy y Carabobo

En Yaracuy dejaron de funcionar Luz 102.9, Oasis 90.3 y El Trocadero y el Cuarto Ángel 106.3, todas de Yaritagua, capital del municipio Peña, señaló el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Prensa (Sntp).

Espacio Publico comentó que hasta 2021, en Venezuela había un mínimo de 980 medios de comunicación operativos, de los cuales 699 (71 %) eran emisoras de radio. Entre los estados con mayor cantidad de estas últimas están Lara (82), Barinas (68), Aragua (58), Portuguesa (56) y Distrito Metropolitano de Caracas (44)

«Los estados cuyo espectro radioeléctrico se encuentra más limitado son Delta Amacuro (11), Yaracuy (11), Anzoátegui (10) y Amazonas (4)», puntualizó la ONG. 

Los datos suministrados por Marcelino Bisbal a Efecto Cocuyo indican que la televisión tiene un nivel de confiabilidad de 22 % (muy confiable) y 32 % (regularmente confiable). Respecto a la radio, 20 % de los encuestados respondieron que es muy confiable y 27 % que es regularmente confiable.

«Esto sobre todo para la gente del interior. A nivel de provincia, la radio es muy importante. Una hipótesis es que, en la medida en que nos vayamos aproximando a un proceso de campaña electoral, el cierre de emisoras va a seguir creciendo. En la medida en que en la provincia surjan más problemas (gasolina, costo de la vida, costo de la salud…), ellos saben que la radio se hace eco de eso y que generan opinión pública». 

Marcelino bisbal

El boca a boca

Carlys Méndez, habitante de Yaracuy de 23 años, explicó a Efecto Cocuyo que en el municipio Peña de la entidad los jóvenes buscan información en las redes sociales. 

«La gente joven no ve televisión para buscar noticias porque lo que es importante no lo dicen. Claro, no lo dicen por miedo a que el gobierno meta presos a los periodistas o cierre el canal. Tampoco se escucha mucha radio. Casi todo es en redes. Yo uso mucho Instagram y Twitter y le cuento las noticias a mi mamá, que ya está muy mayor. Ella si ve televisión y si necesita saber algo de un sitio, llama si tiene un conocido ahí», dijo. 

Bisbal reiteró que esta forma de consumir información a través del teléfono no es aplicable a toda la población, en especial a aquellos que viven en comunidades vulnerables. Solo en agosto, en Venezuela se registraron 10 caídas del servicio de internet, denunció la organización Ve Sin Filtro.

Su reporte de ese mes arrojó que entre ellas estuvo la del 2 de agosto, cuando ocurrió una falla simultánea de Movilnet, Cantv, Inter y GolData, lo que dejó sin servicio a sus usuarios por espacio de una hora y 30 minutos.

Además de ello, el Comité de Afectados por los Apagones reveló en septiembre que ha documentado 98.315 fallas eléctricas en lo que va de 2022. Si bien recurrir a las plataformas móviles es una opción para varias personas que buscan hacerle frente a la desinformación, los deficientes servicios públicos venezolanos se muestran como un obstáculo. 

«Se informan entonces por boca a boca, si tienen familiares en otras regiones del país, en la capital. Es que no tienen otra posibilidad», puntualizó Bisbal. 

¿Cómo valoras esta información?

QUÉ CHÉVERE

QUÉ INDIGNANTE

QUÉ CHIMBO