Diez claves para el regreso a clases presenciales, según la Ucab

LA HUMANIDAD · 22 FEBRERO, 2021 18:28

Ver más de

Efecto Cocuyo | @efectococuyo


¿Cómo valoras esta información?

230
QUÉ CHÉVERE
24
QUÉ INDIGNANTE
14
QUÉ CHIMBO

En Venezuela casi se cumple un año de que se suspendieran las clases presenciales en todos los niveles educativos y se migrara a la educación a distancia, debido a la pandemia del coronavirus.

El pasado 12 de febrero el gobernante Nicolás Maduro anunció que su administración prevé que los estudiantes y maestros se reincorporen a los planteles el próximo mes de marzo, noticia que desató el debate sobre si están o no dadas las condiciones para un retorno seguro a las aulas

La Escuela de Educación de la Universidad Católica Andrés Bello (Ucab) difundió este lunes 22 de febrero una serie de consideraciones sobre qué medidas creen que deben garantizarse para que se puedan concretar este regreso a las aulas. 

A continuación, el decálogo para el regreso a clases presenciales elaborado por la Escuela de Educación de la Ucab: 

1️⃣ Condiciones mínimas de bioseguridad antes de llegar al aula

El regreso a la modalidad tradicional presencial exige la vacunación de la totalidad de docentes en ejercicio desde Educación Inicial hasta Educación Universitaria, así como de los equipos directivos, personal administrativo y obrero”, señala el documento. 

Esto como medida para preservar la vida y salud de los educadores y estudiantes. Agregan que los alumnos necesitan contar “con un ambiente familiar y comunitario sano“, donde queden claros los factores de riesgo de infección del SARS-CoV-2, sus posibles cadenas de contagio y sus efectos en su propio desenvolvimiento escolar.

2️⃣ Condiciones mínimas para el desarrollo de una práctica pedagógica segura 

La institución plantea que se necesita que el 100% de las escuelas cuenten con servicios públicos mínimos de agua, electricidad, teléfono y conexión a Internet.

Advierten que estos servicios públicos “son requeridos en el pleno contexto pandémico como vía para el aseguramiento de un entorno escolar tendiente a cumplir con las condiciones de salubridad y distanciamiento social”.

El decálogo señala que la escuela tiene que proveer de mascarillas y máscaras protectoras a docentes, estudiantes y todo su personal.

3️⃣ Fortalecimiento de estrategias de enseñanza de tipo colaborativo 

La reincorporación a las aulas implicará un proceso de transición, incluyendo la resocialización del estudiante como parte de un grupo de pares. Este proceso requerirá del desarrollo de “estrategias de enseñanza que privilegien el trabajo colaborativo en equilibrio con el trabajo autónomo”, el diálogo abierto y el fortalecimiento de la condición mediadora del docente.

4️⃣ Potenciar la presencia y el uso de los medios digitales

El documento señala que aún con clases presenciales es necesario mantener las actividades de aprendizaje mediadas por tecnologías de información y comunicación, como parte usual de la programación instruccional de cada docente.

“Queda claro que esta no será la única crisis sanitaria que se vivirá en este siglo, por lo tanto instituciones, padres y medios de comunicación tienen la responsabilidad de fortalecer su apoyo, presencia y actuación en este sentido”, indica el decálogo.

5️⃣ Centrarse en lo esencial

La Escuela de Educación señala que se deben concentrar los esfuerzos académicos en la consecución competencias básicas, entre ellas pensamiento crítico, resolución de problemas, razonamiento cuantitativo, pensamiento lógico, comunicación, creatividad, colaboración e innovación, así como el cumplimiento de estrategias didácticas enfocadas en prácticas, debates, entre otras.

“Cada momento presencial se convierte en una valiosa oportunidad para desarrollar el aprendizaje significativo”, describieron.

La familia y los docentes

6️⃣ Acompañamiento de la familia

El decálogo también insta a los padres reconocen la importancia del educador. “Es importante destacar el rol fundamental que han jugado las familias durante todo este tiempo de confinamiento social, por lo que no se puede pretender dejarlas fuera del hecho pedagógico”, señala.

Llaman a reconsiderar y fortalecer la relación familia-escuela, para lograr el desarrollo integral del estudiante con una acción educativa de calidad.

7️⃣ Dignificación del trabajo del educador

La Escuela de Educación de la Ucab piden un alto al maltrato hacia la profesión docente. 

“¡Ya basta de burlas frente la miseria del único profesional encargado de formar ciudadanía y construir nación! ¡Ya basta de que la educación de niños y jóvenes sea a cuenta del hambre del maestro y su familia!”, expresan en su comunicado.

Agregan que ninguna medida valdrá si no se motiva a los educadores y que continuarán con su reclamo ante las autoridades, entes privados y organismos de cooperación internacional para que garanticen las mejoras socioeconómicas que los dignifiquen, “traduciéndose en bonos especiales por conectividad, transporte, alimentación, bioseguridad, entre otros”.

8️⃣ Contención de la demagogia y el populismo

El texto exhorta a todos los actores políticos y referentes sociales para que eviten “emplear la educación como justificación de acciones demagógicas y populistas”.

Afirman que esta actitud poco colabora en el afrontamiento de las condiciones de la emergencia sanitaria actual, el mejoramiento de la calidad de la educación y el desarrollo de prácticas pedagógicas pertinentes a nuestra idiosincrasia. 

9️⃣ Atención a las realidades particulares

Consideran que es es necesario respetar la diversidad propia de cada familia y su entorno, por lo que “cada escuela deberá evaluar y plantear, bajo un marco común de orientaciones de bioseguridad y del ámbito pedagógico, esquemas y maneras de ofrecer una escuela abierta por y para todos”.

Trabajo en equipo

🔟 Entre todos equilibramos las cargas

“El eventual regreso a clases presenciales no es responsabilidad única de docentes de aula, docentes directivos y docentes supervisores. Es una tarea de nación en su conjunto”, concluye la Ucab.

Indicaron que ponen a disposición del país “el saber, el hacer y el proceder” creado en la Escuela de Educación en sus más de 60 años de existencia, “como forma de asumir que lo hacemos juntos, o no se hace”.

Esperamos que este decálogo que presentamos al país se convierta en un documento orientador, que sea leído, escuchado y evaluado para que cada educador, desde su realidad, contexto institucional y comunitario, pueda visualizar el escenario posible y adecuado en una eventual reincorporación de los estudiantes a actividades presenciales de acuerdo con un cronograma propio.

Ciertamente, entendemos que no es viable una solución unitaria para todas las escuelas; sabemos que cada una posee una situación y realidad particular. Es el momento para construir los escenarios y que no se dependa exclusivamente de las decisiones de autoridades que no visualicen esta situación en los extremos
de su complejidad.