Organizaciones ambientalistas se pronuncian a favor de los derechos de pobladores del Caura

LA HUMANIDAD · 31 AGOSTO, 2020 11:15

Ver más de

Jeanfreddy Gutierrez | @Jeanfreddy


¿Cómo valoras esta información?

QUÉ CHÉVERE
QUÉ INDIGNANTE
1
QUÉ CHIMBO

Las organizaciones ambientalistas Clima21-Ambiente y Derechos Humanos y Todos por el Futuro divulgaron un pronunciamiento conjunto en apoyo a la población de la cuenca del río Caura, la cual se encuentra en conflicto con las autoridades municipales, civiles y militares por la autorización del uso de lanchas de dragado para obtener oro. Esto tras la publicación de la Resolución No. 0010 del Ministerio de Desarrollo Ecológico Minero que permite la explotación minera en los ríos de Guayana.

Lea también: Abusos de grupos criminales en Arco Minero suman 149 muertos en cuatro años, denuncia la ONU

Este pronunciamiento viene acompañado de un recuento histórico de los últimos 20 años sobre un área hasta hace poco conocida como «una de las últimas áreas prístinas» del mundo, la cual colinda con el Parque Nacional Caura, creado en 2017 y cuya creación fue criticada por científicos y ambientalistas por la falta de planificación y seguimiento ante el desmantelamiento de Inparques.

En la cuenca del Caura conviven poblaciones indígenas Sanemá y Yekwana con poblaciones de criollos que emigraron en los años 50 como El Jabillal y comunidades afrodescendientes como Aripao. Estas tienen un acuerdo de conservación con la ONG Phynatura para proteger bosques, no cazar especies protegidas y practicar la agroforestería.

Según el análisis de las organizaciones, la expansión de la minería ilegal en el Caura produjo un grave deterioro social y ambiental en la región, las políticas públicas implementadas por el gobierno nacional frecuentemente tuvieron un efecto contrario al esperado y resalta la omisión del Estado Venezolano en cumplir con sus obligaciones con respecto a los derechos humanos de todos los habitantes de la región.

Lea también: Activistas denuncian la desaparición forzada de 77 personas al sur del estado Bolívar

Consecuencias climáticas y sociales

Así mismo, advierten que la destrucción de la cuenca del río Caura afecta negativamente la capacidad reguladora sobre los climas que tienen estos bosques amazónicos. Además, la explotación de oro en la región, más que ser factor de desarrollo, ha sido realizada a costa del sufrimiento de la población, así como la destrucción ambiental. Por lo que resulta una obligación ética detener la minería de oro en el Caura y en el resto de Guayana.

En función de esa situación, realizan una serie de propuestas y exigencias al Estado venezolano, así
como a otras instituciones y organizaciones tanto nacionales como internacionales para detener y resarcir la violación de los derechos constitucionales a un ambiente sano, seguro y ecológicamente equilibrado.

Entre ellas se incluye la derogación del Arco Minero del Orinoco y la Resolución No. 0010, la erradicación de la minería ilegal, la atención a la situación de salud de los habitantes del Caura y el diseño de políticas y programas económicos basados en el respeto a la diversidad cultural, con criterios orientados al desarrollo sostenible de la región y otorgando a los habitantes del Caura roles protagónicos y realmente participativos.

Lea también: Grupos afrovenezolanos e indígenas buscan salvar al Caura con agroforestería

El texto completo, con enlaces que documentan lo sucedido en los últimos años y las recomendaciones detalladas está disponible aquí en Google Drive.