Se cuentan ya 50 víctimas fatales por la peor matanza desde el 11S en la historia de EEUU

INTERNACIONALES · 12 JUNIO, 2016 12:34

Ver más de

Crisleida Porras


¿Cómo valoras esta información?

QUÉ CHÉVERE
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

En la madrugada de este domingo 12 de junio, un hombre armado cobró las vidas de 50 personas en un club homosexual de Orlando (EE.UU.). La fatal cifra puede aumentar, pues algunos de los 53 heridos se encuentran en «estado crítico», informaron hoy las autoridades, reseña EFE.

Personalidades políticas, de la policía local y de la policía de investigaciones (FBI), responsables de un hospital y un líder de la comunidad musulmana, entre otros, ofrecieron una rueda de prensa para informar sobre la matanza que ha conmocionado a esta nación y, especialmente, a esta ciudad conocida por sus lugares recreativos.

La Noche Latina que se celebraba en el club Pulse este sábado 11 se convirtió en un infierno a partir de las dos de la madrugada (06.00 GMT), cuando una persona armada con una pistola y un rifle de asalto empezó a disparar sobre los que estaban en este centro de diversión de la comunidad LGTB.

Lo ocurrido en el club Pulse es la peor matanza de la historia de EE.UU. provocada por tiroteos masivos, según el sitio web especializado Shootingtracker.com.

[metaslider id=53389]

Autor estaría vinculado con EI

Además de informar de las nuevas cifras de víctimas, las autoridades no dieron muchos detalles sobre la marcha de la investigación, para no perjudicarla, y sobre el presunto autor de la matanza, identificado como Omar Mateen, según confirmó el congresista Alan Grayson, que visitó el lugar de los hechos.

Poco se sabe de Mateen, salvo que nació en 1968, era un estadounidense de origen afgano, residía en una localidad cercana a Orlando y falleció también en la discoteca PulseNo obstante, trascendió que el presunto autor de la matanza llamó poco antes de iniciar el tiroteo al teléfono de emergencia 911 y declaró su lealtad al grupo terrorista Estado Islámico (EI), informó el canal NBC News.

Mateen murió en un enfrentamiento con la policía, que entró al local para liberar a los rehenes que él había tomado después de disparar a diestro y siniestro.

Testimonios de una noche de horror

Uno de los asistentes a la Noche Latina que logró escapar, dijo a los canales de televisión que una ráfaga de disparos duró más de lo que duró la canción que sonaba en ese momento.

Otro testigo, este identificado como Christopher Hanson, explicó a medios locales que «parecía como una película de horror, totalmente irreal» y que vio «cuerpos cayendo a su alrededor mientras estaba pidiendo una bebida en el bar».

El joven, que explicó que se cayó al suelo y se arrastró hasta el exterior del local, indicó que estaba disfrutando de la música latina y que estaba siendo una «gran noche» pero que en un segundo se convirtió en una «locura».

Obama: Fue un acto de terrorismo y odio

Barack Obama

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, calificó de este hecho como un «acto de terrorismo y odio». «Hoy marca el tiroteo más letal en la historia» de Estados Unidos, afirmó el mandatario, visiblemente afectado, en una declaración hecha desde la Casa Blanca.

En declaraciones a los medios, el gobernador de Florida, Rick Scott, afirmó que la matanza fue claramente un «acto de terror» y declaró en emergencia el condado de Orange, donde se asienta la turística ciudad de Orlando.

Asimismo, el senador por Florida Bill Nelson señaló que la matanza ocurrida en la discoteca Pulse, tendría alguna conexión con el grupo terrorista Estado Islámico (EI).

El congresista Grayson indicó que agentes de policía se han desplazado a la casa del sospechoso para recabar información de sus computadoras, escritos y mensajes en las redes sociales.

Mir Seddique, padre de Mateen, le dijo a NBC News, que «esto no tiene nada que ver con la religión» y que él y su familia están tan conmocionados como lo está todo el país y piden disculpas. Acotó que, al parecer, su hijo se puso furioso cuando vio a dos hombres besándose en Miami hace unos dos meses y opinó que eso podría haber provocado el ataque al club Pulse.

El jefe de la Policía de Orlando, John Mina, que compareció en la rueda de prensa, señaló que ahora están centrados en identificar a las víctimas y ponerse en contacto con sus familias, mientras que un representante del FBI pidió no poner en peligro la investigación.

Solicitan donantes de sangre para ayudar a heridos

Un médico del hospital donde fueron llevadas las víctimas afirmó que hay muchas personas en estado crítico y están operando a muchas de ellas, por lo que se necesita sangre para transfusiones. El médico instó a la población a hacer «ese regalo».

En la discoteca Pulse, situada en el centro de Orlando, había hoy al mediodía todavía numerosos vehículos de la policía, de bomberos y ambulancias, según pudo constatar EFE desde el perímetro de seguridad de dos cuadras (manzanas) establecido alrededor.

El agente especial del FBI Ron Hopper pidió a las personas que acudieron al club y lo abandonaron antes de que se iniciara el tiroteo que se pongan en contacto con las autoridades para tener más detalles de los sucedido.

La Policía no ha divulgado todavía información sobre las víctimas de la matanza, pero se da por seguro que había muchos hispanos entre el público atraídos por la «Latin Nigth. Reggaeton, Bachata, Merengue, Salsa«, según rezaba el cartel de la discoteca.

El club alertó esta madrugada a través de su página en Facebook a los clientes que estaban en ese momento en el local: «Salir todos de Pulse y correr«. En la misma red social, Pulse aseguró esta mañana que actualizará la información sobre este «trágico suceso» y agradeció por sus «pensamientos y amor».

Con información y fotos de EFE