Presionado por cientos de artistas independientes, el Gobierno cubano se abre al diálogo - Efecto Cocuyo

INTERNACIONALES · 28 NOVIEMBRE, 2020 14:29

Presionado por cientos de artistas independientes, el Gobierno cubano se abre al diálogo

Texto por Luz Escobar | 14 y medio Fotos por 14 y medio

Ver más de

Luz Escobar | 14 y medio

¿Cómo valoras esta información?

1
QUÉ CHÉVERE
1
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

La Habana, Cuba, vivió este viernes y hasta la madrugada de este sábado un acontecimiento muy inusual con la concentración frente al Ministerio de Cultura de unos 300 artistas e intelectuales, en su gran mayoría jóvenes, que expresaron su solidaridad con los integrantes del Movimiento San Isidro, desalojados unas horas antes de su sede por las fuerzas de seguridad.

Después de varias horas de tensión, provocada por un importante despliegue de policías y agentes de la Seguridad del Estado para frenar, incluso con espray de pimienta, la llegada de más manifestantes en ese sector del barrio de El Vedado, el viceministro de Cultura, Fernando Rojas, aceptó recibir a una delegación de unos 30 artistas.

También se unieron en horas de la noche el cineasta Fernando Pérez y el actor Jorge Perugorría. “El Pichi y yo estamos aquí para decirle al Ministerio de Cultura que los reciba” afirmó el reconocido director. “Eso va a ser el inicio de un nuevo lenguaje que nos hace falta a la cultura cubana”, “no habría que llegar a esto si hubieran escuchado desde mucho antes”, agregó.

La reunión se extendió durante cinco horas, hasta poco antes de las 2 de la mañana, cuando reaparecieron los representantes de los manifestantes para anunciar los puntos acordados con el viceministro. Mientras, dentro del Ministerio ocurría el encuentro, los que esperaban afuera aplaudían cada quince minutos “para hacerles llegar la fuerza y decirle que seguimos aquí”, dijo a 14ymedio una de las jóvenes que había llegado al filo del mediodía junto a sus padres.

Escuchan reclamos

Tras los reclamos, las autoridades han aceptado interesarse de manera urgente por la situación del joven rapero Denis Solís, cuya condena a ocho meses de cárcel por un supuesto desacato ha sido el detonante de las huelgas de hambre en el Movimiento San Isidro. La situación del artista Luis Manuel Otero Alcántara, que está por cumplir diez días sin comer, será también un asunto prioritario.

El Ministerio de Cultura se ha comprometido también a cesar el hostigamiento a los artistas que se expresan en los espacios independientes. Además, la oficialista Asociación Hermanos Saíz, cuyo representante acompañaba al viceministro en la reunión, aceptó revisar el comunicado donde tildada a los miembros del Movimiento San Isidro de “mercenarios” al servicio de Estados Unidos.

Las partes acordaron que el ministro de Cultura, Alpidio Alonso, que no estaba oficialmente en La Habana en ese momento, se reunirá con los artistas independientes a partir del 2 de diciembre con una agenda de trabajo muy amplia sobre las propuestas de ese sector.

“Podemos ser optimistas”

Al salir, el dramaturgo Yunior García habló al grupo y agradeció a “las personas que esperaron a pesar de las horas que demoramos en el debate”. Además enfatizó que muchos de los que participaron en el encuentro consideraron que lo que ocurrió es “histórico en este país”. “Creemos que hoy podemos ser optimistas que hoy comienza un diálogo donde se respeten las diferencias”, agregó.

“Es importante decir que nosotros explicamos insistentemente todo el hostigamiento que está viviendo la comunidad artística independiente en Cuba. Por lo menos hoy, estando todos aquí, nos dieron la posibilidad de decirles directamente a los funcionarios más altos de la cultura lo que está pasando”, declaró a la prensa la artista visual Camila Lobón.

Acto seguido, la reconocida artista Tania Bruguera expresó: “Ya no pueden decir que no saben la situación del arte independiente y del hostigamiento, la persecución y la represión que hay porque se les explicó con lujo de detalle”.

Si en horas de la tarde en las afueras del ministerio había unas 150 personas pasadas las nueve de la noche ese número se había duplicado. Hasta allí llegó la solidaridad de muchos a modo de refuerzos, movilizados en pequeños grupos garantizaron agua, café, carga para la batería de los celulares y hasta saldo para no perder la conexión a internet.

“Yo vivo lejos, en Marianao, pero aquí estoy junto a estos jóvenes, es un momento de cambio importante y necesario”, declaró a 14ymedio el músico Roberto Carcassés mientras tomaba una pausa de una conversación muy animada que tenía con el Premio Nacional de Teatro 2016, Carlos Celdrán.

Tensión durante la protesta

La noche tuvo dos momentos tensos, uno cuando se cortó la electricidad y el otro a la llegada de un grupo de jóvenes a los que el cerco policial les intentó impedir la entrada con amenazas de arresto y rociando gas pimienta en sus caras.

Tras pasar el operativo una de las jóvenes hizo declaraciones a la prensa contando los sucesos. “Ellos me dijeron que me llevarían para la estación pero les dije que si no me explicaban las razones de por qué no me dejaban continuar yo iba a pasar. Me decían que me iban a hacer lo mismo que hacen a todos los que cometen desacato, me amenazaron, te vamos a poner una denuncia. Me trataron de empujar hacia atrás pero yo seguí caminando”.

Otro de los jóvenes que fue víctima de la agresión detalló que también había sido rociado con el gas, unas declaraciones que realizó mientras todavía se limpiaba el rostro con el pulóver que llevaba puesto, un gesto que arrancó un aplauso solidario de la multitud.

A medida que pasaban las horas, el operativo de fuerzas represivas que rodeaba la sede del Ministerio de Cultura fue en aumento, lo que provocó inquietud entre las personas reunidas. Patrullas, motorizados, camiones llenos de policías y agentes de la Seguridad del Estado formaban parte del cerco.

La reconocida artista Tania Bruguera, en declaraciones a  14ymedio, explicó que el grupo que ha llegado al ministerio este viernes “es intergeneracional”, y lo nutren personas de todas las ramas artísticas que se han unido para expresar que esa institución no los representa a ellos ni ha sido capaz de “encontrar las vías para negociar cuando está en riesgo la vida de un artista y se ha desentendido de su deber que es proteger a los artistas”.

Movimiento San Isidro

El artista visual Julio Llopiz-Casal declaró: “Estoy aquí porque considero que lo ocurrido con el Movimiento San Isidro es un síntoma grave de la sistemática política cultural que ha tenido el Estado cubano a lo largo de 60 años, que consiste en criminalizar y difamar a las personas que quieren dialogar y no tienen ninguna intención subversiva”.

Las imágenes están siendo compartidas en las redes sociales de los artistas y dan cuenta como minuto a minuto se suma más gente a la convocatoria. Reynier Leyva Novo escribió en su muro de Facebook: “¡Ya somos más reclamando que el ministro de Cultura nos atienda! Movimiento San Isidro. MSI. De aquí no nos movemos…”

Falta de libertad

Otro de los artistas que llegó a la cita, Henry Eric, declaró a este diario que lo movió a sumarse “la falta de libertades ciudadanas”, algo que a su juicio “deriva en la falta de libertad en los procesos creativos e intelectuales”.

“Lo que pasó en San Isidro me parece un proceso de represión política grave, de los tantos que ocurren cíclicamente en este país”, y mencionó a modo de ejemplo la Carta de los Diez en 1991, la Primavera Negra de 2003 y “los finales de los 80, cuando en el mundo de las artes visuales muchos artistas fueron prácticamente empujados a irse del país”.

Para Henry Eric es importante, además, “denunciar el derecho que se arroga el Ministerio de Cultura a decir quién puede y quién no puede ser artista”, pues “ningún funcionario público tiene derecho a denigrar a una persona que decida hacer arte de la manera que quiera”.

El dramaturgo y director teatral Yunior García precisó que la mayoría de los presentes son “jóvenes artistas”.

Él ve en lo que ha pasado en San Isidro “una amenaza a todas nuestras libertades creativas como artistas y nuestras libertades como ciudadanos”, un entorno, dice, “muy enrarecido a la hora de poder hacer nuestro arte sin tener que marcharnos del país donde nacimos”.

Reproducción del medio digital cubano 14ymedio.com. Texto de Luz Escobar