En Rusia, Putin abre la puerta para seguir en el poder

INTERNACIONALES · 1 JULIO, 2020 09:26

Ver más de

Soraya Borelly

Foto por EFE

¿Cómo valoras esta información?

4
QUÉ CHÉVERE
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

 

Rusia cierra este 1 de julio las votaciones del referendo que somete a consideración la aprobación de 200 enmiendas a la Constitución de este país, aliado de Venezuela.

En Caracas los nacionales rusos podrán emitir su voto sólo este 1 de julio, de manera directa y secreta, en la sede de la Embajada de la Federación de Rusia ubicada en Las Mercedes, de acuerdo con comunicado oficial emitido por la delegación diplomática. Las mesas electorales estarán abiertas en la sede del Consulado desde las 8 de la mañana hasta las 8 de la noche.

Aunque la fecha oficial para la realización de la consulta popular fue fijada para este 1 de julio, muchos colegios electorales en Rusia  abrieron sus puertas el pasado 25 de junio para espaciar el voto y evitar aglomeraciones en medio de un elevado índice de contagios por Covid-19.  La consulta estaba originalmente programada para el 22 de abril, pero debido a la pandemia se pospuso.

Las modificaciones proponen una profunda transformación del sistema político ruso y  deja una puerta abierta para que Vladimir Putin pueda intentar permanecer  en el poder hasta el año 2036.

El llamado

Justo en la víspera de este cierre,  Vladímir Putin, llamó a la población a emitir su voto, echando mano a temas que tocan la sensibilidad del pueblo ruso como lo son el patriotismo, la soberanía, la cultura, la familia, la igualdad social y el esfuerzo que realizaron miles de soldados soviéticos por lograr construir un mundo de paz para las generaciones futuras al vencer al ejército nazi alemán durante la Segunda Guerra Mundial.

Apareció ataviado en regio traje color azul oscuro, impecable camisa de cuello blanco y corbata oscura, teniendo de fondo un despejado cielo azul y el monumento al soldado soviético que acababa de inaugurar en la localidad rusa de Rzhev en compañía del presidente bielorruso, Alexander Lukashenko. 

El mandatario de 67 años, quien llegó al poder en el año 1999 al ser nombrado Primer Ministro y luego electo Presidente en el 2000, comenzó su discurso de manera cordial, expresando la necesidad de dirigirse nuevamente a la nación en la víspera del día más importante del feferendo.

 

El discurso que se prolongó por escasos 3:35 minutos tuvo como principal tema la necesidad de acudir a votar en la consulta popular a favor de las 200 enmiendas que se introducirán en la Constitución rusa y que permitirá “construir el país en el que queremos vivir”, según palabras del mandatario, quien agregó que todos los cambios propuestos serán en beneficio de la familia, la educación, la salud, el derecho al trabajo y la seguridad social. 

“Estoy seguro que cada uno de ustedes, al tomar su decisión mañana, pensará en sus familiares y en las riquezas que nos unen: la verdad, la justicia, el respeto al trabajo, nuestras generaciones mayores, la familia, nuestros hijos, su salud y su derecho a recibir una educación en igualdad de condiciones de respeto y espiritualidad”, expresó Putin. 

Con tono categórico agregó que su posición se mantendrá firme, garantizando que todas las enmiendas constitucionales propuestas entrarán en vigor “sólo con la aprobación y apoyo del pueblo ruso”.

El mandatario no hizo alusión a la pandemia. De manera sutil se limitó a decir que las votaciones se prologaron por varios días y que en su organización “se hicieron esfuerzos por garantizar la salud de los electores”.

El Presidente se despidió con la misma cordial manera con la que comenzó su alocución, con una frase que más que un llamado parecía una súplica. “Les ruego expresar su voz, pues la voz de cada uno de ustedes es la más importante”.

Un bajón 

El referendo se inició en dos modalidades, presencial y virtual (sólo para los votantes de Moscú y sus alrededores), el pasado 25 de junio.

Un día antes se realizó  el Desfile de la Victoria en la Plaza Roja de Moscú que conmemoró el 75 aniversario del triunfo del Ejército Rojo y la firma del Acta de Capitulación de la Alemania nazi. 

El desfile militar contó con la presencia de unos 14 mil efectivos militares, 200 vehículos de combate y 75 aviones, todo ello a pesar de que hoy Rusia es el tercer país en el mundo más afectado por contagios de Covid-19 con una cifra mayor a los 600 mil, de los cuales 217 mil se encuentran en Moscú, y se contabilizan más de 7 mil muertes a nivel nacional. 

La organización de un desfile militar de tales proporciones en medio de una pandemia mundial le ha granjeado al mandatario ruso severas críticas de diversos sectores de la oposición, desde donde se asegura que tal evento sólo obedeció a una maniobra para lograr subir los porcentajes de aceptación popular.

Según el Centro Levada de Moscú, a mediados de marzo Vladimir Putin gozaba de un amplio apoyo entre los rusos, apoyo que comenzó a mostrar fisuras y que se reflejan en el 59% que hoy ostenta en contraste con el 69% que mantenía en el pasado mes de febrero, el menor apoyo que ha tenido desde 1999. 

Según sondeos de la agencia Reuters, el drástico descenso podría estar relacionado con la caída del precio del petróleo y por el descalabro económico que ha supuesto la pandemia de coronavirus para la economía rusa. El Kremlin no ha logrado poner en marcha un plan para rescatar la economía y reducir el desempleo.  

Su aparición reciente tampoco abonó mucho y podría suponer un suculento banquete para los analistas del lenguaje corporal del hombre con más poder de Rusia, pues el cuadro de la cámara cortó la imagen del mandatario por debajo de su cadera, escondiendo sus manos, las cuales, por cierto, jamás utilizó para acompañar sus gestos. Su frente estaba rígida, fruncido el ceño. Además, la ubicación también daba al presidente ruso un aire de supremacía desde las alturas. Su cabeza estaba por encima del monumento al soldado soviético, detalles que no pasaron desapercibidos para la audiencia y que fueron tendencia en las redes sociales.

 @_potapova_natasha publicó: “Que infortunada manera de grabarlo. El ya mira a los demás desde allá arriba”. @asmarkevich publicó: “Mejor preocúpese por levantar la economía. Desde hace 12 años es país está en el cul… y usted no se sabe a qué se dedica. Cuando no está inaugurando un monumento, está como un cero a la izquierda. Esto es un horror”.

Un referendo particular en condiciones especiales

Sólo los moscovitas y residentes de las provincias que rodean la capital rusa han podido votar desde la comodidad del hogar, vía web, con la ayuda del sistema “elector móvil”. Esta posibilidad fue aprobada por el parlamento ruso, la Duma Estatal, el pasado mes de marzo. La nueva ley eliminó cualquier obstáculo federal y legal para la aplicación del voto a distancia, incluyendo el voto por correo postal. 

Este será el segundo referendo que experimenta la Federación de Rusia tras la disolución de la Unión Soviética. El primero fue en 1993 sobre la adopción de la actual Constitución.

La consulta popular pregunta a los ciudadanos rusos si aceptan a no los cambios en la Constitución. Las 200 enmiendas que se encuentran en discusión fueron propuestas por el presidente Putin durante su discurso ante el Parlamento el 15 de enero de este año y posteriormente fueron aprobadas por la Duma Estatal en marzo, pero también fue aprobada una ley que establece que se requiere “apoyo popular” para que entren en rigor.  En total se cambiarán 14 artículos.

Las enmiendas en consulta estipulan garantías sociales para los ciudadanos. De aprobarse, la Constitución mencionará por primera vez, por ejemplo, el matrimonio natural: la unión de un hombre y una mujer, la fe en Dios. También incluye mejoras sociales como garantizar que el salario mínimo no caiga por debajo del costo de la vida y que las pensiones aumenten con el tiempo.

 En el plano político, el Consejo de Estado aumentará su papel. La nacionalidad rusa se llamará “Estatal”. Se fortalecerá la institución de la Presidencia. La palabra “consecutiva” se eliminará de la cláusula que limita el término de gobernar el país a “dos mandatos consecutivos”. Al mismo tiempo, las enmiendas incluyen una que permite que un presidente vuelva a postularse para otros dos períodos presidenciales de seis años.

El presidente Putin se encuentra a la mitad de su segundo mandato tras su elección en 2012. Antes de dicho proceso se modificó la Constitución para aumentar el mandato presidencial de cuatro a seis años.

¿Hasta 2036?

Si los rusos le dan el “SI” a la reforma constitucional, cosa que ya se da por hecho, Vladimir Putin podría ser presidente de Rusia hasta el 2036, es decir, podría gobernar Rusia por 36 años hasta su cumpleaños número 83.

Según Juan Jordi, director de La Vanguardia, la edad no será un problema para Putin, quien a sus 67 años es ahora más joven que cualquiera de los dos candidatos norteamericanos a la Casa Blanca. “Los 74 años de Donald Trump y los 77 de Joe Biden son todo un acicate para el presidente ruso. Si esta es la edad que tendrá el gran líder de la superpotencia americana, a él (Putin) aún le queda cuerda para rato”, escribió en un editorial.

La maquinaria propagandística del Kremlin le ha hecho la guerra al fantasma de la abstención, pues, aunque el triunfo está asegurado, ésta tendría un dulzón a derrota si los índices de participación no son altos.  

El Kremlin tiene a su favor que la oposición rusa está fraccionada y ni siquiera hace esfuerzos por formar un frente común. Partidos liberales como Yábloko y Parnas, han llamado al boicot en un intento por alejar de las urnas a un puñado de ciudadanos.

Sergei Mitrojin, diputado en Moscú del partido Yábloko, y la onegé de Observadores Electorales Góloz han mencionado a los medios rusos que el sistema de votación remota facilita la falsificación. Además, Góloz sostiene que el riesgo de fraude aumenta en la medida que aumentan los días de votación. 

El Partido Comunista, el único con representación en la Duma, se opone a la reforma constitucional por considerarla “cosmética”. Cabe destacar que los diputados comunistas votaron en contra de la reforma el pasado mes de marzo. 

«Por supuesto, es sólo un referéndum simbólico, y como el sistema electoral ruso es conocido por sus fraudes generalizados, el resultado se conoce de antemano, piense lo que piense la ciudadanía», dijo Sergey Radchenko, historiador de la Guerra Fría y director de la Facultad de Derecho y Política de la Universidad de Cardiff a la agencia Euronews.

Nikolay Petrov, investigador principal del Programa de Rusia y Eurasia en Chatham House en Londres, dijo a Euronews que la votación está diseñada de manera tal que se evite la más mínima amenaza

«Creo que es muy típico de los regímenes populistas intentar mostrar que todo es por la voluntad de los ciudadanos y por eso ha organizado esta votación popular, violando al mismo tiempo los mecanismos e instituciones democráticas», dijo Petrov.

Un total de 110.564.632 personas están inscritas para votar en este referendo. 

 

Lista de artículos para su aprobación:

  • La Constitución de Rusia debe tener prioridad sobre el Derecho Internacional.
  • La Duma Estatal (la cámara baja del Parlamento) deberá tener derecho a aprobar la candidatura del Primer Ministro (actualmente sólo da su consentimiento para su nombramiento). La Duma Estatal también podrá aprobar a los candidatos de viceprimeros Ministros y Ministros Federales, el Presidente no podrá rechazar su nombramiento, pero en algunos casos podrá destituirlos de su cargo;
  • Las personas que ocupan «cargos importantes para garantizar la seguridad del país» (presidente, ministros, jueces, jefes de regiones) no deben tener ciudadanía extranjera o permiso de residencia en otros países, ni en el momento de su trabajo en el cargo ni, en el caso del presidente, en cualquier momento antes;
  • Un candidato presidencial debe vivir en Rusia durante al menos 25 años (actualmente 10 años);
  • El Consejo de la Federación (la cámara alta del Parlamento) podrá proponer al Presidente que destituya a los jueces federales; en algunos casos, el Consejo de la Federación, a propuesta del Presidente, tendrá derecho a destituir a los jueces de los tribunales constitucionales y supremos;
  • Los jefes de los organismos encargados de hacer cumplir la ley deben ser nombrados por el Presidente en consulta con el Consejo de la Federación;
  • El salario mínimo no puede ser inferior al mínimo de subsistencia;
  • Indexación regular de pensiones;
  • consolidación del estado y el papel del Consejo de Estado (actualmente es solo un órgano consultivo y no está prescrito en la Constitución);
  • Otorgar a la Corte Constitucional la capacidad de verificar la constitucionalidad de las leyes adoptadas por la Asamblea Federal de la Federación de Rusia a solicitud del Presidente antes de que sean firmadas por él;
  • Eliminar la cláusula «consecutivos» del artículo que regula el número máximo de mandatos presidenciales,
  • Definir el matrimonio natural como una relación entre un hombre y una mujer. ​
  • Establecer el estatus de lengua oficial al idioma ruso en la Constitución de Rusia.