Asciend a 1.305 muertos y a 1.832 heridos en terremoto de Marruecos
Al Haouz, -cercana al epicentro-, registra el mayor número de víctimas con 1.293 muertos. Foto: EFE/ María Traspaderne

El número de víctimas por el terremoto que azotó la anoche de este 8 de septiembre a Marruecos asciende a 2.012 muertos y 2.059 heridos, de los cuales 1.404 se encuentran en estado «muy grave».

Según los últimos datos difundidos este sábado 9 de septiembre, por el Ministerio del Interior marroquí, se registraron víctimas en una decena de provincias: Al Haouz, -al sur de Marrakech y cercana al epicentro-, con 1.293 fallecidos; seguida de Taroudant (452 víctimas mortales); Chichaoua (191 fallecidos); Ouarzazate (41); Marrakech (15); Azilal (11); Agadir (5); Casablanca (3); Al Youssufia (1) y en Tinguir (1).

Un boletín de alerta sísmica difundido por el Instituto Nacional de Geofísica marroquí explica que el terremoto, de magnitud 7, sacudió la región septentrional marroquí de Marrakech y se produjo a las 23.11 hora local del viernes (22.11 GMT) a 8 kilómetros de profundidad.

Tuvo su epicentro en la localidad de Ighil, situada unos 80 kilómetros al suroeste de la ciudad de Marrakech.

Cruz Roja: «críticas» próximas 48 horas

La Federación Internacional de la Cruz Roja (FICR) destacó que está asistiendo a equipos de la Media Luna Roja Marroquí en las operaciones de búsqueda y rescate, en las que, subrayó, las próximas 48 horas son críticas para salvar vidas.

«Los trabajos de búsqueda y rescate serán priorizados en las próximas 24 a 48 horas, decisivas en lo que a salvar vidas se refiere», subrayó la directora global de Operaciones de FICR, Caroline Holt, en un comunicado de la Federación.

«Sabemos lo que puede llegar y es necesario trabajar para que haya un tratamiento digno de los cadáveres y para abastecer a la población con agua limpia», subrayó Holt, en referencia al riesgo de que los problemas de higiene en las zonas afectadas puedan causar brotes epidémicos.

Los equipos de Cruz Roja también están ofreciendo primeros auxilios, apoyo psicológico y ayuda para transportar a los heridos a los hospitales.

«El trabajo en la región no va a durar dos o tres semanas: vamos a necesitar meses, quizá años, como ya ocurrió este año tras el seísmo de Siria y Turquía», aseguró el director regional de FICR para Oriente Medio y el Magreb, Hossam Elsharkawi.

EFE

</div>