¿Hace falta una tercera reconversión monetaria en Venezuela?

ECONOMÍA · 3 JULIO, 2021 17:22

Ver más de

Margaret López


¿Cómo valoras esta información?

7
QUÉ CHÉVERE
2
QUÉ INDIGNANTE
2
QUÉ CHIMBO

Ahora que comienza el segundo semestre de este año, las proyecciones sobre una tercera reconversión monetaria en Venezuela vienen en aumento. Algunos economistas, contadores y comerciantes coinciden en que es una medida necesaria para simplificar las transacciones contables y aliviar a los sistemas informáticos. Aunque también concuerdan en que no se trata de una acción que pueda frenar a la hiperinflación en el mediano plazo.

“Hace falta una reconversión monetaria porque los propios sistemas administrativos tienen cierta cantidad de posiciones que se pueden manejar en las operaciones, sino se comienzan a generar errores y asteriscos en los montos” explicó para Efecto Cocuyo, el economista Aarón Olmos, director de la firma Olmos Group Venezuela.

Si se concreta esta medida, entonces, se trataría de la tercera reconversión monetaria en Venezuela en la era del chavismo. La primera se hizo efectiva el 1° de enero de 2008, cuando se le restaron tres ceros a la moneda nacional, bajo el gobierno del fallecido Hugo Chávez. Más tarde, Nicolás Maduro siguió esos pasos con una segunda reconversión monetaria decretada a partir del 20 de agosto de 2018 y que le quitó otros cinco ceros al bolívar. 

El límite de los 100 millones de bolívares

Todas esas complicaciones están atadas a que el dólar oficial se cotiza en 3.241.854,60 bolívares, como cerró el pasado viernes 2 de julio en la web del Banco Central de Venezuela (BCV). Entonces, aquellas compras que superan el equivalente a los 30 dólares suponen un esfuerzo para la mayoría de los sistemas contables y de ventas, porque se supera el límite de 100 millones de bolívares con el que se programaron la mayoría de las cajas registradoras o programas informáticos de venta hace apenas tres años atrás. 

Las grandes cadenas de supermercados fueron de las primeras en ajustar los sistemas de sus cajas para incluir más espacios de números y evitar los problemas a la hora de facturar. Aunque todavía en algunas sucursales hacen dos o tres operaciones diferentes por el punto de venta, a la hora de cancelar compras que superen los 100 millones de bolívares.

En la casa de cambio Zoom también experimentaron una limitación con las remesas. Western Union contaba con un límite de 99.999.999,99 bolívares, lo que supuso que durante semanas no se podían enviar al país remesas que superaran ese monto, a pesar de que son pequeñas remesas que se mueven entre 30 y 50 dólares.

En los locales comerciales más pequeños, la situación supuso mayores inversiones. En una pequeña perfumería en El Paraíso, por ejemplo, tuvieron que comprar una nueva caja registradora para facturar. Esto porque la anterior no contaba con una vía para actualizar los límites de los montos y se trancaba al llegar a las cuentas que sumaban más de 50.000.000 de bolívares, que apenas son compras equivalentes a 15 dólares.  

Las soluciones para manejar estos nuevos montos en bolívares a lo interno de los comercios o las empresas “siempre conllevan una inversión de capital humano y costos administrativos”, como lo advirtió el reporte de “Desbordamiento de dígitos en los sistemas: una consecuencia de la hiperinflación” lanzado por la firma de contadores PwC en diciembre del año pasado.

Medida aislada

La apuesta porque se concrete una tercera reconversión monetaria, sin duda, supone un alivio para los sistemas contables. Pero al igual que otras medidas económicas como la Ley Antibloqueo, no se trata de una política que pueda resolver la causa del problema: la hiperinflación.

“Venezuela es un caso atípico y no se conoce de otro país que haya hecho tres reconversiones (monetarias) en un período tan corto. Esto ayuda para un maquillaje contable o para el efecto psicológico de los precios en millones, pero no sirve para resolver el problema de la hiperinflación” advirtió Carlos José Peña, profesor de macroeconomía de la Universidad Central de Venezuela (UCV), en entrevista con Efecto Cocuyo.

El economista Olmos también resaltó que una nueva reconversión monetaria puede facilitar que los comercios vuelvan a expresar los precios en bolívares y no, bajo la etiqueta de “Ref 5”, como se ve en muchos locales para evitar publicar el símbolo de la divisa estadounidense. Aunque él tampoco cree que esta medida de forma aislada, pueda ayudar a resolver los problemas económicos del país.

“Reconvertir a la moneda por tercera vez no solventa ningún problema real. Para levantar el poder de compra, incrementar la producción interna y los servicios en Venezuela hace falta un paquete de ajuste económico, uno que tenga coordinación entre las autoridades y las empresas privadas” apuntó el director de Olmos Group Venezuela.

A lo interno de la banca nacional y en muchas grandes cadenas comerciales ya cuentan con un plan para asumir una tercera reconversión monetaria en el corto plazo. La decisión final la tiene la administración de Nicolás Maduro y, al menos hasta ahora, esta nueva medida que le quitaría otros seis ceros a la moneda nacional todavía no tiene una fecha definida.

Foto principal: Mairet Chourio