Industria nacional sigue en crecimiento, pero a un ritmo más lento

ECONOMÍA · 15 MAYO, 2022 15:00

Ver más de

Margaret López


¿Cómo valoras esta información?

4
QUÉ CHÉVERE
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

Los sectores de alimentos y medicamentos fueron los dos grandes protagonistas de la leve recuperación en la industria nacional durante todo el año pasado. Ahora, otras industrias dedicadas a los equipos eléctricos e informática, los textiles y calzados y los metales también comienzan a recuperar sus niveles de producción y sus ventas.

La Encuesta de Coyuntura Industrial publicada por la Confederación Venezolana de Industriales (Conindustria) acerca del I trimestre de este 2022 mostró una recuperación en el uso de la capacidad productiva en sectores económicos más diversos y un mayor volumen de ventas, aunque todo a un ritmo más lento.

Por ejemplo, la industria dedicada a los equipos eléctricos, de informática y de óptica creció 12 % entre enero y marzo frente al trimestre de octubre a diciembre del año pasado. En el caso de los textiles y los calzados el incremento de la producción fue de 4 %, mientras que la producción de metales avanzó 3 % también frente al trimestre anterior.

Retrocesos claves

El aprovechamiento de la capacidad productiva en la industria nacional cerró en 27,6 % durante este primer trimestre del año. El promedio general sigue su tendencia al alza, aunque a lo interno se ve que algunas industrias tuvieron caídas.   

La industria de los químicos y los farmacéuticos enfrentó un descenso de 7 % en su producción frente al trimestre anterior. Mientras que las empresas dedicadas a la producción de alimentos y bebidas experimentaron una caída de 2 % entre enero y marzo pasado.

Industria nacional

Encuesta de Coyuntura Industrial para el I trimestre de 2022 | Foto: Captura de pantalla

Para Conindustria estos retrocesos en sectores claves son señales importantes a tener en cuenta para lo que resta del año. “La capacidad de producción en términos generales solo creció 0,6 % durante el primer trimestre de este año y pareciera que estamos tocando un techo,” advirtió Luigi Pisella, presidente de Conindustria, durante la presentación de los resultados de la encuesta que involucra a 10 sectores industriales diferentes en el país.

Pisella explicó que la implementación del Impuesto a las Grandes Transacciones Financieras (Igtf) que establece una tasa de 3 % a los pagos hechos con dólares y el aumento de las tarifas para los trámites en el Servicio Autónomo de Registros y Notarías (Saren) representaron nuevas trabas para el crecimiento de las industrias nacionales. Aunque los dos grandes obstáculos siguen siendo la falta del crédito bancario y la poca demanda de productos que tiene el mercado venezolano.

Industria nacional necesita más créditos

La mayoría de las industrias venezolanas requiere entre 100.000 y 500.000 dólares de financiamiento para invertir en la ampliación de su capacidad productiva en el corto plazo. Otro grupo amplio requiere créditos que se mueven entre 500.000 y 1.000.000 de dólares. No en vano, Conindustria calculó que cualquier plan nacional de crecimiento industrial requiere, al menos, 2.000 millones de dólares.

Ahora los industriales recurren a su propio capital para cubrir las adaptaciones y reparaciones de las maquinarias que hacen falta para aumentar la producción. Más de la mitad (55 %) de los encuestados reconoció que utiliza el autofinanciamiento como la gran vía para inyectarle recursos a su empresa, mientras que apenas un cuarto (26 %) forma parte del grupo de industriales que reciben créditos en la banca.  

“El problema con la banca nacional es el tamaño. El Gobierno le dice a la banca que preste bajo la modalidad indexada, pero lo que tenemos es que estabilizar la inflación y permitir que la banca retome los créditos sin indexación. Es muy difícil crecer sin endeudamiento”, explicó Francisco Acevedo, primer vicepresidente de Conindustria, durante el encuentro con la prensa.

Estos nuevos créditos se necesitan, por ejemplo, para que las industrias venezolanas puedan invertir en la compra de maquinarias y equipos, así como en la modernización tecnológica de las fábricas y las líneas de producción.

 

Foto principal: Antena 3