“Hubo una mejoría tímida en las ventas”, asegura presidenta de Consecomercio

ECONOMÍA · 21 DICIEMBRE, 2021 09:00

Ver más de

Margaret López


¿Cómo valoras esta información?

3
QUÉ CHÉVERE
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

Las firmas económicas coinciden en que el sector comercial es uno de los pocos que cerrará este año 2021 con cifras positivas. Desde el Consejo Nacional del Comercio y los Servicios (Consecomercio) confirman que las ventas pudieron concretarse, a pesar del esquema intermitente de trabajo, las dificultades con el combustible para el transporte de carga y los mayores costos en los tributos y los servicios públicos.

Ecoanalítica, por ejemplo, proyecta que el comercio terminará con 0,2 % de recuperación en el balance de este año. Sin embargo, la presidenta de Consecomercio, Tiziana Polesel, se detuvo a explicar que la leve recuperación solo benefició a algunos sectores, mientras que otros siguieron un camino de obstáculos para atraer clientes y sumar más ventas.

En entrevista exclusiva con Efecto Cocuyo, la líder gremial de Consecomercio adelantó su balance del sector:

¿Este 2021 fue un buen año para los comerciantes?

— Somos prudentes a la hora de hacer balance, porque todo depende del año con el que hagamos la comparación. 2020 fue un año muy negativo y si nos comparamos con ese, hubo una mejoría tímida en las ventas, pero la hubo. Aunque eso no significa que haya una real recuperación.

Ahora si nos comparamos con 2019, entonces tenemos que decir que hubo muchos comercios que solo vendieron la mitad de lo que vendían en ese momento en términos de unidades.

¿Esa leve mejoría arropó a todo el comercio o solo a algunos sectores específicos?  

— El mejor comportamiento lo tuvieron los sectores de alimentos y medicinas, porque esos sectores nunca dejaron de trabajar. Nuestras encuestas muestran que hubo una mejora entre 20% y 30% en comparación con el año pasado, pero hubo otros sectores que siguieron afectados.

La construcción, por ejemplo, no logró recuperarse no solo por la pandemia sino también por la falta de crédito. Y eso terminó por arrastrar a todas las empresas comerciales que trabajan con ese sector como las ferreterías. Lo mismo pasó con el comercio asociado con la actividad turística, que apenas en los últimos meses tuvo una leve recuperación.

Consecomercio
El precio del diésel pasó a 0,50 céntimos de dólar a finales de octubre

¿Cuáles fueron los factores que más impactaron al comercio este año?

— La intermitencia con la energía, el combustible y el agua no ayudaron a que fuera lo que hubiéramos querido. En especial, porque nosotros en Caracas vemos algo de estas fallas, pero en el interior se ve una situación más dramática. Nuestras cámaras nos reportan que Bolívar es el estado más afectado con la falta de todos los tipos de combustible.

¿Cómo impactaron las fallas con el diésel y la gasolina en el sector comercial?

— Es cierto que el costo del combustible aumentó, pero el costo más alto que se paga es cuando no se consigue y hay que comprarlo en el mercado negro. Cuando los camiones tuvieron que pasar 3 y 4 días en una cola para abastecerse de combustible, esas demoras fueron las que más afectaron a los comerciantes.

Si hacemos el balance, las colas importantes para surtirse de combustible se mantuvieron en gran parte de 2021. Aunque tenemos reportes de que esas demoras bajaron en los meses más recientes y esperamos que se pueda mantener así.

Con la mirada puesta en 2022 ¿Qué cree que hace falta para ayudar a los comercios nacionales?  

— Hay que restablecer el crédito y no solo para el comerciante sino también para el consumidor. Necesitamos unas medidas que busquen ese mejoramiento del ingreso del venezolano, en un camino para que se recupere el valor del sueldo y se puedan cubrir las necesidades y prosperar de alguna manera.

Otro elemento muy importante es que los nuevos alcaldes comprendan que esa recuperación económica solo puede darse si las alcaldías toman consciencia de la racionalidad fiscal.  

¿En qué consiste la racionalidad fiscal?  

— En Consecomercio queremos que 2022 sea el año de los impuestos racionales. Los nuevos alcaldes y los comerciantes nos tenemos que sentar en unas mesas de trabajo para simplificar los trámites y fijar unas tasas de tributos que permitan la fluidez. Entre todos, tenemos que hacer un esfuerzo para frenar la informalidad, porque cuando hemos conversado con algunas autoridades nos han dicho que no somos más de 20 % quienes estamos al día en el pago de los servicios públicos y los tributos. Eso tiene que cambiar.

Las proyecciones económicas para el sector comercial durante el próximo año son positivas, aunque también hay desafíos en el camino. Los comerciantes tendrán que lidiar con la pandemia del COVID-19 y, a la vez, con el aumento de los precios de los productos y las materias primas que vienen del extranjero. El reto ahora es mayor: aprovechar la ola nacional que promete una recuperación económica durante 2022.

Foto principal: Mairet Chourio