Argentina aprieta para vencer a Australia e instalarse en los cuartos de Qatar 2022

DEPORTES · 3 DICIEMBRE, 2022 17:23

Ver más de

Efe | @EFEnoticias


¿Cómo valoras esta información?

QUÉ CHÉVERE
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

La selección de Argentina se impuso, por un resultado más ajustado de lo esperado, a Australia (2-1) y se clasificó para los cuartos de final del Mundial de Qatar, en los que se enfrentará a Países Bajos, que previamente había derrotado a Estados Unidos (3-1).

Leo Messi, que este 3 de diciembre llegó a los mil partidos profesionales disputados en su carrera, abrió la lata de los ‘Socceroos’, que jugaron durante buena parte del choque encerrados atrás, a los 35 minutos, y Julián Álvarez amplió la cuenta a los 57 tras un error del meta Matt Ryan al intentar jugar el balón.

Todo parecía sentenciado cuando Australia metió algo de presión a los 77 minutos con un disparo de Craig Goodwin que entró en la meta de Emiliano Martínez tras rozar en Enzo Fernández. Aún así, el equipo de Leonel Scaloni tuvo ocasiones para ganar por un resultado más amplio.

Así jugó Argentina:

Emiliano Martínez: Decir que tuvo poco trabajo es hasta decir mucho, al menos durante más de setenta minutos. Apenas tuvo que despejar dos balones con el pie a los que estuvo cerca de llegar Duke y estar atento a algún balón colgado. No pudo hacer nada en el gol porque desvió el tiro de Goodwin su compañero Enzo Fernández. Pero una parada en la última jornada del partido evitó el empate de Australia (7)

Nahuel Molina: El lateral diestro del Atlético de Madrid estuvo muy activo en la vertiente ofensiva, principalmente antes de que Messi abriera la lata, y atento atrás las pocas veces que sus rivales se lo exigieron (5)

Romero: Estuvo firme, rápido y serio ante Duke todo el partido, pero acabó pasándolo peor de lo esperado ante la reacción australiana (5).

Otamendi: El central del Benfica impuso también su ley. Durante prácticamente todo el partido lo tuvo fácil. El encuentro era en una sola dirección y siempre estaba en superioridad numérica dada la vocación defensiva del rival. Sufrió como su compañero de demarcación esa aparición inesperada de los Beich, Goodwin y compañía par aproximarse en el marcador. (5)

Acuña: El lateral zurdo del Sevilla, firme atrás y peleón cuando el rival se lo exigió, penas pudo llegar a la línea de fondo australiana ante la acumulación de hombres atrás de Australia. (5)

De Paul: El mediocampista atlético impuso su fútbol para tratar de derribar la pared levantada por los ‘Socceroos’ y también su carácter. Su espíritu le dio rendimientos a su equipo al forzar el error de Matt Ryan que acabó en el segundo tanto de la Albiceleste, de Julián Álvarez (7).

Enzo Fernández: Mala fortuna la suya al desviar de forma letal el tiro de Goodwin que acortó la ventaja clara que tenía Argentina. Llevaba un partido aseado, digno, una vez más, el benfiquista. Sacando y moviendo el balón con orden y un rigor siempre necesario para derribar una muralla como la amarilla. (5)

Mac Allister: Menos lúcido que en su anterior prestación ante Polonia. La telaraña australiana le complicó mucho la labor entre líneas, pero lo hizo fácil y es de esos trabajos que se ven menos pero empiezan a minar la resistencia del rival (5).

‘Papu’ Gómez: La novedad en el equipo. Ocupó la plaza del lesionado Di María, lo que le permitió regresar a la titularidad, condición que no ostentaba desde el primer partido. Difícil explotar sus cualidades ante un rival tan cerrado, pero lo intentó por un lado y por otro (5).

Julián Álvarez: Está el delantero del City inspirado. Día a día se gana el pan y el puesto. Su trabajo encomiable en la presión en la movilidad, en el hambre. El premio lo encontró en el segundo tanto de su equipo tras ‘robarle la cartera’ a Matt Ryan junto a De Paul. (7)

Messi: Empezó errático en su partido mil. Falló un par de pases, pero sabía que el choque iba a ser una cuestión de paciencia. Un pique en la banda con Beich le despertó y despertó al partido de un letargo insoportable para derribar el muro ‘aussie’ y encarrilar el triunfo de Argentina. En la segunda mitad volvió a protagonizar acciones estelares ante la telaraña de un rival que se dedicó a defender. (8)

Lisandro Martínez: Reemplazó al ‘Papu’ a los 50 minutos. Apenas se le había visto, pero la salvada que hizo ante Beich para impedir el empate a dos, vale casi tanto como un gol (6)

Lautaro Martínez: Sustituyó a Julián Alvarez en el minuto 71. Ante la dura competencia que tiene salió a comerse el mundo con velocidad y anticipación. Tuvo dos grandes ocasiones para sentenciar, pero le faltó acierto y precisión (5).

Tagliafico: Fue el refresco de Acuña en esta ocasión para el lateral zurdo. E partido estaba ya más roto y eso le permitió encontrar más espacio que el sevillista para llegar hasta la línea de gol. Le faltó el último toque de gracia (5).

Palacios: Scaloni buscó oxígeno. Poco pudo hacer cuando saltó al césped (sc)

Montiel: El lateral diestro sevillista tampoco tuvo apenas tiempo para mostrar más que tratar de guardar su banda de las pocas aproximaciones australianas (sc). 

DEPORTES · 31 ENERO, 2023

Argentina aprieta para vencer a Australia e instalarse en los cuartos de Qatar 2022

Texto por Efe | @EFEnoticias

La selección de Argentina se impuso, por un resultado más ajustado de lo esperado, a Australia (2-1) y se clasificó para los cuartos de final del Mundial de Qatar, en los que se enfrentará a Países Bajos, que previamente había derrotado a Estados Unidos (3-1).

Leo Messi, que este 3 de diciembre llegó a los mil partidos profesionales disputados en su carrera, abrió la lata de los ‘Socceroos’, que jugaron durante buena parte del choque encerrados atrás, a los 35 minutos, y Julián Álvarez amplió la cuenta a los 57 tras un error del meta Matt Ryan al intentar jugar el balón.

Todo parecía sentenciado cuando Australia metió algo de presión a los 77 minutos con un disparo de Craig Goodwin que entró en la meta de Emiliano Martínez tras rozar en Enzo Fernández. Aún así, el equipo de Leonel Scaloni tuvo ocasiones para ganar por un resultado más amplio.

Así jugó Argentina:

Emiliano Martínez: Decir que tuvo poco trabajo es hasta decir mucho, al menos durante más de setenta minutos. Apenas tuvo que despejar dos balones con el pie a los que estuvo cerca de llegar Duke y estar atento a algún balón colgado. No pudo hacer nada en el gol porque desvió el tiro de Goodwin su compañero Enzo Fernández. Pero una parada en la última jornada del partido evitó el empate de Australia (7)

Nahuel Molina: El lateral diestro del Atlético de Madrid estuvo muy activo en la vertiente ofensiva, principalmente antes de que Messi abriera la lata, y atento atrás las pocas veces que sus rivales se lo exigieron (5)

Romero: Estuvo firme, rápido y serio ante Duke todo el partido, pero acabó pasándolo peor de lo esperado ante la reacción australiana (5).

Otamendi: El central del Benfica impuso también su ley. Durante prácticamente todo el partido lo tuvo fácil. El encuentro era en una sola dirección y siempre estaba en superioridad numérica dada la vocación defensiva del rival. Sufrió como su compañero de demarcación esa aparición inesperada de los Beich, Goodwin y compañía par aproximarse en el marcador. (5)

Acuña: El lateral zurdo del Sevilla, firme atrás y peleón cuando el rival se lo exigió, penas pudo llegar a la línea de fondo australiana ante la acumulación de hombres atrás de Australia. (5)

De Paul: El mediocampista atlético impuso su fútbol para tratar de derribar la pared levantada por los ‘Socceroos’ y también su carácter. Su espíritu le dio rendimientos a su equipo al forzar el error de Matt Ryan que acabó en el segundo tanto de la Albiceleste, de Julián Álvarez (7).

Enzo Fernández: Mala fortuna la suya al desviar de forma letal el tiro de Goodwin que acortó la ventaja clara que tenía Argentina. Llevaba un partido aseado, digno, una vez más, el benfiquista. Sacando y moviendo el balón con orden y un rigor siempre necesario para derribar una muralla como la amarilla. (5)

Mac Allister: Menos lúcido que en su anterior prestación ante Polonia. La telaraña australiana le complicó mucho la labor entre líneas, pero lo hizo fácil y es de esos trabajos que se ven menos pero empiezan a minar la resistencia del rival (5).

‘Papu’ Gómez: La novedad en el equipo. Ocupó la plaza del lesionado Di María, lo que le permitió regresar a la titularidad, condición que no ostentaba desde el primer partido. Difícil explotar sus cualidades ante un rival tan cerrado, pero lo intentó por un lado y por otro (5).

Julián Álvarez: Está el delantero del City inspirado. Día a día se gana el pan y el puesto. Su trabajo encomiable en la presión en la movilidad, en el hambre. El premio lo encontró en el segundo tanto de su equipo tras ‘robarle la cartera’ a Matt Ryan junto a De Paul. (7)

Messi: Empezó errático en su partido mil. Falló un par de pases, pero sabía que el choque iba a ser una cuestión de paciencia. Un pique en la banda con Beich le despertó y despertó al partido de un letargo insoportable para derribar el muro ‘aussie’ y encarrilar el triunfo de Argentina. En la segunda mitad volvió a protagonizar acciones estelares ante la telaraña de un rival que se dedicó a defender. (8)

Lisandro Martínez: Reemplazó al ‘Papu’ a los 50 minutos. Apenas se le había visto, pero la salvada que hizo ante Beich para impedir el empate a dos, vale casi tanto como un gol (6)

Lautaro Martínez: Sustituyó a Julián Alvarez en el minuto 71. Ante la dura competencia que tiene salió a comerse el mundo con velocidad y anticipación. Tuvo dos grandes ocasiones para sentenciar, pero le faltó acierto y precisión (5).

Tagliafico: Fue el refresco de Acuña en esta ocasión para el lateral zurdo. E partido estaba ya más roto y eso le permitió encontrar más espacio que el sevillista para llegar hasta la línea de gol. Le faltó el último toque de gracia (5).

Palacios: Scaloni buscó oxígeno. Poco pudo hacer cuando saltó al césped (sc)

Montiel: El lateral diestro sevillista tampoco tuvo apenas tiempo para mostrar más que tratar de guardar su banda de las pocas aproximaciones australianas (sc). 

¿Cómo valoras esta información?

QUÉ CHÉVERE

QUÉ INDIGNANTE

QUÉ CHIMBO