Alemania queda eliminada en primera ronda y México agradece «el milagro coreano»

DEPORTES · 27 JUNIO, 2018 14:37

Ver más de

Ivan Reyes | @IvanEReyes


¿Cómo valoras esta información?

QUÉ CHÉVERE
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

El Mundial de Rusia 2018 sigue siendo una verdadera sorpresa. Resultados y desenlaces de infarto han dejado los protagonistas en la cancha y la asistencia de videoarbitraje tomó un papel sumamente importante en los partidos de cierre de grupos. En la última jornada del grupo F, México cayó 0-3 ante Suecia y podía quedar eliminado si Alemania ganaba 0-1, pero el tanto alemán nunca llegó, al contrario, fue Corea del Sur el equipo que se alzó con la victoria 2-0 y destrozó las esperanzas del campeón defensor.

Los alemanes no lloran

El partido entre alemanes y surcoreanos fue sumamente áspero y en momentos hasta se tornó aburrido. El equipo de Joachim Löw venía de ganar 2-1 a Suecia con un gol agónico de Toni Kroos y, parecía sencillo su pase a octavos, después de todo sólo tenía que ganarle a Corea del Sur, equipo que cayó ante Suecia en el primero juego y ante México en el segundo.

El equipo europeo partía como claro favorito ante los asiáticos, pero el asunto no se le hizo nada fácil a los alemanes. El conjunto teutón atacaba una y otra vez, pero lo hacía de forma desordenada y errática, por lo que los embates alemanes no terminaban con el ansiado gol.

El show de JO Hyeonwoo

Mientras Alemania intentaba una y otra vez romper el cero en el partido y buscar su pase a octavos de final, la defensa surcoreana intentaba no perder el orden y esperar por una posible contra y anotar un gol que derrumbara el orgullo alemán. Pero además de los errores teutones, Corea del Sur contó con una gran actuación de su guardameta JO Hyeonwoo, un muchacho de 26 años de edad que sacó todos los disparos de los alemanes y logró mantener el cero en el arco.

El guardameta de Corea del Sur fue protagonista en el partido.

¿Los alemanes se desesperan?

Contra Suecia se vio una Alemania insistente, optimista del gol, pero ordenada. Nada de desesperación, nada de desorden, nada de rebelión. Pero ante Corea del Sur la imagen era otra. Alemania ya tenía en cuenta que Suecia goleaba a México 0-3 y que los teutones tan solo necesitaban un gol para pasar a octavos de final y, además, eliminar a México. Pero el gol no llegaba y, a diferencia del partido ante Suecia, Alemania no fue ordenada en el ataque, sino que lanzó centros por aire una y otra vez buscando la alternativa de la altura de Mario Gómez, jugando cómo jugaba Alemania en hasta 2004 y no el fútbol deslumbrante que los hizo estar en la élite desde 2006.

Corea del Sur anotó el primero gol del partido en el minuto 90+3 gracias a un clamoroso error de Toni Kroos, quien tocó la pelota hacia atrás y habilitó a KIM Younggwon quien definió a la parte superior del arco defendido por Manuel Neuer y eliminaba a los alemanes, algo realmente impensado.

Tras ese tanto todo el partido se rompió. Alemania mandó balones al área surcoreana, tenía que marcar el empate y, además, marcar el de la victoria. Es decir, 2 goles en menos de 5 minutos. El mazazo final de Corea del Sur llegó en el minuto 90+6, cuando el equipo alemán estaba completamente adelantado y hasta el portero europeo estaba al ataque. Con el arco solo, JU Sejong mandó la pelota muy lejos para que el capitán SON Heungmin tomara la pelota y definiera a puerta vacía.

Corea derrotó a Alemania 2-0 y eliminó a los europeos. El primer lugar del grupo F quedó para Suecia y el segundo lugar para México.

«La Maldición del campeón»

No está claro qué ocurre, pero ya se está haciendo tradición que el campeón defensor queda eliminado en primera ronda del Mundial. Francia se coronó en 1998, pero en 2002 no pasaron de la fase de grupos. Italia fue campeón en 2006, pero en 2010 tampoco pudo pasar de la primera ronda y España también fracasó en la misión en Brasil 2014 tras quedar campeón en 2010.

Alemania, entonces, se suma a los campeones defensores que no logran pasar de primera ronda, pero también continúa con la tradición de que el campeón de Copa Confederaciones tampoco gana el mundial que le sigue.

Brasil ganó el trofeo en el 97 y perdió la final del mundial en el 98. Francia ganó la Confederaciones en 2001 y tampoco pudo hacerse con el campeonato en 2002, situación similar vivió Brasil en 2005, en 2009 y en 2013.