Muere Arzobispo Emérito de Barquisimeto por COVID-19

CORONAVIRUS · 11 ABRIL, 2021 09:57

Ver más de

Efecto Cocuyo | @efectococuyo


¿Cómo valoras esta información?

3
QUÉ CHÉVERE
QUÉ INDIGNANTE
1
QUÉ CHIMBO

El Arzobispo Emérito de Barquisimeto (Lara), monseñor Tulio Manuel Chirivella Valera, de 88 años, falleció la noche del pasado sábado, 10 de abril, por complicaciones asociadas al COVID-19, informó la Conferencia Episcopal Venezolana (CEV) en un comunicado. 

Chirivella nació en 1932 en el estado Carabobo y se ordenó sacerdote en la catedral de Valencia en noviembre de 1956, a la edad de 24 años. Dedicó su vida al servicio de la organización de la iglesia venezolana.

En 1974 fue nombrado obispo de Margarita (Nueva Esparta) por el Papa Pablo VI, ocho años más tarde, en octubre de 1982, fue designado Arzobispo de Barquisimeto por el Papa Juan Pablo II. Permaneció en el cargo hasta 2007, cuando alcanzó la edad para retirarse. 

Presidió la CEV de 1996 a 1999. En ese tiempo se dedicó a la defensa de los derechos humanos y la ratificación del compromiso de la iglesia católica con la acción social, continúa el comunicado publicado este domingo, 11 de abril. 

Se suma al recuento

El pasado 8 de abril, falleció monseñor César Ramón Ortega Herrera, Obispo Emérito de la Diócesis de Barcelona, a la edad de 82 años. El religioso se encontraba en casa de una sobrina, ubicada en Valencia,  para el momento de su deceso.

Se ordenó sacerdote el 30 de junio de 1963, por imposición de manos de Monseñor Juan José Bernal Ortiz, en Ciudad Bolívar, cumpliendo allí diferentes servicios pastorales. Más tarde, el 25 de agosto de 1983, fue nombrado Obispo de la Diócesis de Margarita por el Papa Juan Pablo II.

Dos días antes, el 6 de abril, murió por síntomas asociados al COVID-19, el padre Moisés Pérez Lugo, párroco de San Martín de Porres de la Fundación Mendoza, en Valencia estado Carabobo. Según cita el diario el Carabobeño el presbítero tenía un mes, aproximadamente, recluido en un centro de salud del norte de Valencia.

La CEV también informó el 9 de abril el fallecimiento de Monseñor  Helímenas Rojo Paredes, Arzobispo Emérito de la Arquidiócesis de Calabozo. Sobre ese evento no indicó las causas.

El jueves 8 de abril, la presidencia de la máxima institución religiosa emitió un comunicado en el que expresó la urgencia de la vacunación contra el COVID-19 en el país, y manifestó que “el pueblo tiene el derecho a ser debidamente atendido tanto en la prevención como en los cuidados médicos necesarios”.

“Es una urgencia que debe enmarcarse en la llamada a practicar el mandamiento del amor fraterno”, señalaron los religiosos en el comunicado, y afirmaron que “no se puede esperar más tiempo. Lo humano está por encima de las diatribas políticas, pues la vida de cada persona es digna y sagrada. La vacunación debe realizarse sin excepción ni discriminación alguna”.

CORONAVIRUS · 13 AGOSTO, 2022

Muere Arzobispo Emérito de Barquisimeto por COVID-19

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

El Arzobispo Emérito de Barquisimeto (Lara), monseñor Tulio Manuel Chirivella Valera, de 88 años, falleció la noche del pasado sábado, 10 de abril, por complicaciones asociadas al COVID-19, informó la Conferencia Episcopal Venezolana (CEV) en un comunicado. 

Chirivella nació en 1932 en el estado Carabobo y se ordenó sacerdote en la catedral de Valencia en noviembre de 1956, a la edad de 24 años. Dedicó su vida al servicio de la organización de la iglesia venezolana.

En 1974 fue nombrado obispo de Margarita (Nueva Esparta) por el Papa Pablo VI, ocho años más tarde, en octubre de 1982, fue designado Arzobispo de Barquisimeto por el Papa Juan Pablo II. Permaneció en el cargo hasta 2007, cuando alcanzó la edad para retirarse. 

Presidió la CEV de 1996 a 1999. En ese tiempo se dedicó a la defensa de los derechos humanos y la ratificación del compromiso de la iglesia católica con la acción social, continúa el comunicado publicado este domingo, 11 de abril. 

Se suma al recuento

El pasado 8 de abril, falleció monseñor César Ramón Ortega Herrera, Obispo Emérito de la Diócesis de Barcelona, a la edad de 82 años. El religioso se encontraba en casa de una sobrina, ubicada en Valencia,  para el momento de su deceso.

Se ordenó sacerdote el 30 de junio de 1963, por imposición de manos de Monseñor Juan José Bernal Ortiz, en Ciudad Bolívar, cumpliendo allí diferentes servicios pastorales. Más tarde, el 25 de agosto de 1983, fue nombrado Obispo de la Diócesis de Margarita por el Papa Juan Pablo II.

Dos días antes, el 6 de abril, murió por síntomas asociados al COVID-19, el padre Moisés Pérez Lugo, párroco de San Martín de Porres de la Fundación Mendoza, en Valencia estado Carabobo. Según cita el diario el Carabobeño el presbítero tenía un mes, aproximadamente, recluido en un centro de salud del norte de Valencia.

La CEV también informó el 9 de abril el fallecimiento de Monseñor  Helímenas Rojo Paredes, Arzobispo Emérito de la Arquidiócesis de Calabozo. Sobre ese evento no indicó las causas.

El jueves 8 de abril, la presidencia de la máxima institución religiosa emitió un comunicado en el que expresó la urgencia de la vacunación contra el COVID-19 en el país, y manifestó que “el pueblo tiene el derecho a ser debidamente atendido tanto en la prevención como en los cuidados médicos necesarios”.

“Es una urgencia que debe enmarcarse en la llamada a practicar el mandamiento del amor fraterno”, señalaron los religiosos en el comunicado, y afirmaron que “no se puede esperar más tiempo. Lo humano está por encima de las diatribas políticas, pues la vida de cada persona es digna y sagrada. La vacunación debe realizarse sin excepción ni discriminación alguna”.

¿Cómo valoras esta información?

3

QUÉ CHÉVERE

QUÉ INDIGNANTE

1

QUÉ CHIMBO