Condominios sobrellevan cuarentena gracias a organización de los vecinos

CORONAVIRUS · 7 ABRIL, 2020 20:46

Condominios sobrellevan cuarentena gracias a organización de los vecinos

Texto por María Victoria Fermín Kancev | @vickyfermin

Ver más de

María Victoria Fermín Kancev | @vickyfermin

¿Cómo valoras esta información?

8
QUÉ CHÉVERE
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

La cuarentena acogida en el país para evitar la propagación del COVID-19 no solo trastoca las rutinas individuales de muchos, sino también las colectivas. Por esta razón, la solidaridad y planificación entre los vecinos es clave para mantener el funcionamiento y la convivencia en los condominios.

Desde que el Gobierno de Nicolás Maduro dio instrucciones a la ciudadanía de quedarse en casa y se establecieron restricciones en la movilidad y el uso del transporte público, sumado a la escasez de gasolina, el conserje del edificio donde vive Ignacio Rosas no ha podido ir a trabajar.

Desde entonces los residentes del inmueble ubicado en San Bernardino, municipio Libertador de Caracas, se organizaron para limpiar los cinco pisos, las escaleras, los pasamanos, el ascensor y el pequeño jardín en la entrada. “Para la limpieza externa, como no han pasado más los empleados de la Alcaldía, unos señores se ofrecieron y un par de vecinos les ofrecieron comida por la colaboración”, contó Rosas.

Seis medidas para mantener la higiene en el hogar y prevenir COVID-19

Un sistema similar se implementó en las residencias donde vive Miriam Cañas en la urbanización San Luis de El Cafetal, municipio Baruta. El cronograma para dividirse las tareas también incluye que se roten para activar las bombas de agua en el horario nocturno.

“Como tampoco ha podido ir la señora que les presta los servicios de limpieza y sacar los desechos, se prohibió usar los bajantes, “así que cada quien tiene que bajar su basura a la calle por donde pasa el camión de Fospuca“, relató.

Apoyo a vigilantes y vecinos

El conjunto residencial donde vive la joven María Vásquez consta de seis edificios. Está ubicado en El Cigarral, municipio El Hatillo, y tienen contratados los servicios de una compañía de vigilancia.

“La mayoría de los vigilantes vive en los Valles del Tuy. En estas circunstancias y para que no tengan que ver cómo se las arreglan yendo y viniendo, los vecinos nos organizamos para garantizarles las comidas y que se queden a dormir acá”, dijo.

Además, comentó, en cada torre se realizó un censo para identificar los apartamentos donde residen adultos mayores (y verificar si están solos), apartamentos donde viven niños y niñas o personas con problemas respiratorios, “para crear una red en caso de que necesiten ayuda o asistencia”.

Rosbersi Díaz es una de las cuatro vecinas que cocina para los vigilantes de su edificio en Los Chaguaramos, en el municipio Libertador de Caracas. “Cada una hace dos almuerzos y así tienen para los siete días de la semana”, contó. En esa residencia también hay dos personas que se dedican al mantenimiento, y a veces no pueden ir “porque no hay transporte”. Otro vecino acordó apoyar con las compras a un par de vecinos que son personas de la tercera edad.

Labores exceptuadas

La coordinadora Nacional de MiCondominio.com, Tibaire Altuve, explicó que en otros países de la región las labores de aseo, limpieza, seguridad y vigilancia si han sido exceptuadas ” porque justamente son los condominios, los edificios donde las personas están pasando esta eventualidad (la cuarentena)”.

Recordó que de acuerdo a un comunicado de la Dirección General de los Servicios de Vigilancia y Seguridad Privada, adscrita al Ministerio de Relaciones Interiores, estos servicios están autorizados para continuar operando durante la cuarentena, pese a que el decreto de alarma nacional no los incluye en la lista de actividades exceptuadas.

Comentó que a los vigilantes que no forman parte de empresas privadas, sino que fueron contratados directamente por los edificios, se les ha hecho más difícil el traslado a sus sitios de trabajo. Para la organización serían suficiente que estos pudieran mostrar a las autoridades una constancia de trabajo que les diera el condominio, indicando su horario, para que se les permita la circulación.

En una comunidad de Valencia, mencionó Altuve, para evitar las dificultades habilitaron el área de conserjería para que el vigilante de las residencias trajera a su familia y se instalaran ahí temporalmente: “En este momento en que las calles están solas, donde prácticamente hay un toque de queda, se presta mucho para que la delincuencia haga lo suyo. Siempre en momentos de crisis en lo que menos se debe economizar es en vigilancia y seguridad… hay que invertir en el personal”.

La abogada laboral recalcó que es importante que a las y los trabajadores residenciales se les suministre no solo el equipo de protección, sino toda la información necesaria sobre cómo protegerse del virus SARS-CoV-2.

Planes de contingencia

“Si no hay transporte y las condiciones no están dadas, habría una suspensión de la relación laboral. Es lo que legalmente ocurriría, una suspensión por causa de fuerza mayor que está absolutamente prevista en la Ley del Trabajo. El tema de la suspensión es que generaría, una suspensión de la relación de servicio y del pago. Si tú no trabajas, yo no te pago”, dijo y consideró que ante estas circunstancias se debe apelar a la solidaridad.

Desde MiCondominio.com recomiendan a los vecinos hacer un plan de contingencia que prevea poder “pagar servicios básicos, productos de limpieza y, sueldos y salarios del trabajador residencial. “Este problema nos afecta a todos… Yo le aseguro que ese señor cuando regrese a trabajar o esa señora, va a venir mucho más comprometida con su comunidad”, expresó Altuve.

La abogada agregó que es importante crear un “protocolo de uso de las áreas comunes” para garantizar las medidas de distanciamiento social, donde entre todos puedan decidir si se toman acciones como prohibir la entrada de visitas o cerrar áreas de recreación como las piscinas.

Reducción de costos

Comentó, además, que ante este contexto surge “un nuevo tipo de morosidad” de aquellas personas que se han visto afectadas económicamente por haber suspendido o reducido su trabajo y por ende sus ingresos. En este sentido, dijo, “hay que bajar los costos, no hacer reparaciones que no sean necesarios y ser muy austeros con los gastos“, así como tener consideración con algunos casos de vecinos perjudicados por la situación

“No podemos dar reglas generales, cada condominio se conoce y pueden generar alternativas, en función de la capacidad económica que tenga cada quien”, dijo y concluyó que, tal como estipula la Ley de Propiedad Horizontal, las cartas consulta son una alternativa para la toma de decisiones en los condominios, dado a que no es recomendable hacer las asambleas tradicionales para evitar la aglomeración de personas. 

Foto: Cortesía