Descubren una subpoblación de osos polares en Groenlandia que persiste sin el hielo marino

CAMBIO CLIMÁTICO · 18 JUNIO, 2022 09:45

Ver más de

Rosmina Suárez Piña | @sciencelover_rs

Foto por Thomas W. Johansen (NASA)

¿Cómo valoras esta información?

QUÉ CHÉVERE
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

A medida que el hielo marino del Ártico se derrite, los osos polares, que han sido el símbolo más representativo del calentamiento global (como la imagen principal de esta nota), luchan por encontrar hielo para poder cazar.

Pero en el sureste de Groenlandia, un equipo internacional de científicos, entre ellos, de la Universidad de Washington, el Greenland Institute of Natural Resources y el National Snow Ice and Data Center (NSIDC), encontró una nueva subpoblación de osos polares que depende del hielo glacial -extraído de los glaciares que terminan en el mar- en lugar del hielo marino.

Así lo informaron en el estudio Glacial ice supports a distinct and undocumented polar bear subpopulation persisting in late 21st-century sea-ice conditions, publicado en la revista Science.

El pequeño grupo, aislado durante varios cientos de años, es genéticamente distinto a sus parientes y hace uso de estrategias que podrían ayudar a la especie a sobrevivir en un mundo cada vez más caliente, pues ocupan condiciones de hielo marino similares a las previstas para el Alto Ártico a finales del siglo XXI.

¿Una esperanza para el resto de osos polares?

Solo en parte. Durante siete años, los científicos rastrearon osos polares en el sureste de Groenlandia; combinaron sus nuevos datos con análisis y 30 años de datos históricos de toda la costa este de Groenlandia. Además de los datos, utilizaron los instrumentos del Espectrorradiómetro de Imágenes de Resolución Moderada (Modis), a bordo de los satélites Terra y Aqua, de la NASA, y los datos del NSIDC para documentar el fiordo y el entorno del hielo marino.

Los hallazgos finales revelaron que los osos del sureste de Groenlandia “están aislados del hielo marino dos tercios del año y complementan su caza con el uso de placas de hielo de agua dulce, que habitualmente se desprenden de la capa de hielo de Groenlandia y glaciares costeros”.

En la investigación, los científicos sugieren que los osos también recorren los fiordos, valles excavados por la acción erosionadora de un glaciar e inundados por agua de mar en forma de “u”, cruzando el hielo interior y caminando por las montañas.

Según los expertos, el hielo marino del sureste de Groenlandia se parece a lo que, se espera, sean las condiciones que veremos a finales del siglo XXI por el cambio climático.

Básicamente, mientras los osos polares de la mayor parte del Ártico dependen del hielo marino anual para capturar focas, los osos del sureste de Groenlandia disponen de una plataforma de caza durante todo el año en forma de mélange (cuerpo de roca) glacial de agua dulce. 

Esto sugiere que los glaciares de terminación marina, aunque de disponibilidad limitada, pueden servir como refugios climáticos no reconocidos anteriormente. 

Pero, si bien el pequeño grupo de ejemplares de osos polares descubiertos “usan estrategias que podrían ayudar a la especie a sobrevivir en un mundo cada vez más cálido”, los autores advierten que el hielo de los glaciares no puede proporcionar un hábitat para muchos osos.

Esto se debe a que, relativamente, pocos lugares arrojan grandes cantidades de hielo de los glaciares al océano. Así que es probable que el número de osos polares disminuya en la mayor parte del Ártico, donde dependen únicamente del hielo marino.

En peligro

Aunque está en lo más alto de la cadena alimentaria del Ártico y representa un indicador de la salud de sus ecosistemas, el oso polar se encuentra como una especie en estado vulnerable, de acuerdo con la Lista Roja de Especies Amenazadas de la Unión Internacional de Conservación de la Naturaleza (UICN).

Ellos dependen del hielo marino del Ártico para cazar focas, pero el hielo se está derritiendo cada vez más de forma anticipada y se forma cada vez más tarde, por lo que los osos deben aguantar más tiempo sin alimento.

Según el Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF), la población de osos polares, con 19 subpoblaciones hasta 2022, se estima entre 22.000 y 31.000 ejemplares en el mundo, pero podría extinguirse si continúa la tendencia actual de calentamiento en el Ártico.

Para los científicos, la conservación de los osos polares del sureste de Groenlandia, que cumplen los criterios para ser reconocidos como la vigésima subpoblación de osos polares del mundo, es necesaria para preservar la diversidad genética y el potencial evolutivo de la especie.